Ir al contenido principal

De la turismofobia

En los últimos años ha surgido una corriente de turismofobia que, desde Barcelona, se ha ido instalado en casi todas las ciudades españolas. En el caso de Cádiz, aún no hemos sufrido grandes problemas y tampoco es un debate que esté a pie de calle. Demasiados problemas tenemos ya en esta ciudad como para preocuparnos de ello. Al menos, para que sea prioritario.

Pero lo cierto es que es recurrente la pregunta para los que nos dedicamos a esto del turismo. Y por eso hoy me he decidido a dar mi opinión. Obviamente, sesgada, desde el momento en el que mi modo de vida se basa en la llegada de turistas, pero que trataré de razonar.

En primer lugar, tengo claro que debemos tener una buena legislación municipal que regule el sector. No todo vale. Ni en el mundo de los guías, ni hoteles y apartamentos ni en hostelería. Por eso, es importante regular, para evitar que Cádiz se convierta en un Venecia vetado para los locales, sin más acceso que el turístico y sin vida en su interior. Todavía estamos muy lejos de ello, pero podemos estar encaminandonos.

Por suerte, nuestra ciudad cuenta con una vida "autóctona" muy fuerte; a lo que se une el circuito universitario, que también nutre nuestra sociedad. Además, es el centro administrativo de la provincia y eso evitará que termine convertida en un parque temático. Pero eso no quita para que debamos mirar lo que ocurre a nuestro alrededor.

Ciudades como Málaga ya están sufriendo el colapso de los pisos de alquiler vacacional (no solo de plataformas de sobra conocidas, también de particulares), que elevan los precios hasta hacerlos imposibles. Pensemos que en Cádiz, antes del boom turístico, ya se estaba pagando por una habitación en piso compartido por encima de los 200 € en la temporada escolar. ¡Ni hablamos de la temporada estival! Eso provocó que muchos jóvenes se vieran obligados a irse a poblaciones vecinas y, como consecuencia, el descenso poblacional de la ciudad se hizo más acusado. Y ese factor sigue al alza en este momento.

Turismofobia o riqueza para la ciudad

El turismo bien llevado puede ser una gran fuente de riquezas y permitir que la ciudad siga viva. Obviamente, con esa regulación necesaria por parte de las instituciones. Por suerte, la provincia de Cádiz llegó tarde al turismo y eso ha evitado la proliferación de grandes urbes turísticas a pie de playas, llenas de extranjeros o de turismo de playa (con todo el respeto, se trata de un perfil bajo que deja poca riqueza en la zona). 

Contamos con una ventaja patrimonial e histórica que debemos aprovechar para convertirnos en referente del turismo cultural. Normalmente vinculado a las clases medias / altas y que gastan en las ciudades que visitan. Este perfil permite que no se masifiquen los centros urbanos, a la que vez que fortalecen el tejido empresarial creando negocios de calidad y, por tanto, empleo más estable. 

Cádiz es el paradigma del slow travel, de un modo de viajar tranquilo que se adapta a las tradiciones de la zona. Y eso lo tenemos gracias a nuestra llegada tardía al turismo. Por eso, es importante que aprendamos de los errores de otros y los convirtamos en nuestras virtudes. Si hacemos eso, lograremos que la industria turística sea motor y no tumba de nuestra ciudad. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Aventuras de Fernán Garces. 1ª Entrada.

I 1488 Arguim El viento azotaba las velas y la nave se movía al vaivén de las olas. Paseé la mirada por la cubierta y vi rostros curtidos que rezaban atenazados por el miedo, pues el mar es madre del marino e igual que arrulla unas veces, castiga los pecados otras muchas. Y aquel día Dios Nuestro Señor parecía dispuesto a castigar los nuestros haciéndonos zozobrar frente a Arguim. La costa se mostraba desafiante, recortada en el cielo de la mañana aparecía grisácea cada vez que La Gitana se alzaba sobre las olas. —¡Maldita la hora en que decidisteis salir, Fernán! —me aferré al timón, ayudando a Jácome para mantenerlo firme. —Era necesario —respondí— Debíamos adelantarnos al resto para realizar esta empresa. —Voto a Dios, Fernán, que la locura de Pedro Cabrón sigue viva en vos. Mi risa fue acallada por el ruido de los truenos y la conversación interrumpida por el fuerte viento que acompañaba la tormenta. Temí por el velamen, pero ya era tarde para recoger el apare

Toledo, una serie que se queda a medias

Ayer vi Toledo, y supongo que seguiré viéndola mientras sea capaz de soportar la calidad ¿interpretativa? de Maxi Iglesias (alguien, algún día, tendrá que explicar porque a este chico se le siguen dando protagonistas con los buenos actores que hay en España). Aunque como historiador, recreacionista y –mal- esgrimista no puedo más que ponerle algunos peros. 1º.- Cuando haces una serie histórica de pretendida calidad tienes que tener cuidado con los personajes reales. En la serie tenemos al Infante Fernando de la Cerda y al príncipe Sancho; el primero rondando los 16-18 y el segundo superando con creces los 20. Pero la realidad es que Fernando es el segundo hijo  de Alfonso X (nace en 1255) y Sancho es el tercer hijo varón  del rey (nace en 1258), con lo que en la serie debería tener 13-15 años. El primogénito, Alfonso Fernández, Señor de Molina y Mesa, es hijo natural y no entra en la línea sucesoria. 2º.- En varias ocasiones se le llama “príncipe” cuando hasta 1388, con el futu

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán. Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real. Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret,