Ir al contenido principal

De galimatías "columnísticas"

Hay días que creo que soy más tonto de lo normal. Suele ocurrir terminado el fin de semana y tras haber cometido el error —imperdonable— de leer las columnas dominicales. Cada uno tiene sus vicios inconfesables y ese es uno de los míos y aunque, he de reconocer, no soy mucho de columnas locales en ocasiones cae en mis manos la excelsa prosa de algún politólogo provinciano. Y es aquí donde me echo las manos a la cabeza, o al diccionario de la RAE, por intentar comprender lo leído.

Será que yo soy de los que cree que la sencillez no está reñida con la calidad ni con la profundidad de lo dicho. O será que no termino de comprender eso de que exista una alta y una baja literatura. Será que he disfrutado más con Harry Potter  que con el Ulises de Joyce; o que prefiero las obras de Salgari o Doyle que las de Dostoievski. Sí, quizá sea eso, pero no entiendo que alguien que quiere crear opinión se dedique a lanzar palabras en desuso —algunos parecen pensar que así demuestran su cultura— que convierten los textos en galimatías que muy pocos son capaces de descifrar.

En laberintos de palabras para que unos pocos (en ocasiones amigos bienintencionados) les halaguen los oídos por la belleza de sus textos, hermosos sin duda, con una musicalidad más propia de una poesía que de una columna periodística. Pero, para mí, lo importante de las columnas es que digan algo, que muestren las opiniones de sus autores, que desarrollen esas ideas para presentar opiniones sustentadas y razonadas. Que ayuden al lector a ver la realidad de otra forma.

Y este país ha dado grandísimos columnistas: desde Umbral hasta Antonio Burgos. Sin importar cual fuese su ideología, escritores como Reverte o Elvira Lindo han engrandecido un género menor para dotarle de un espacio propio y de alta calidad en el que algunos tratan de entrar por una puerta que se les queda demasiado grande y que tratan de llenar a base de sinónimos y poco sentido. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Aventuras de Fernán Garces. 1ª Entrada.

I 1488 Arguim El viento azotaba las velas y la nave se movía al vaivén de las olas. Paseé la mirada por la cubierta y vi rostros curtidos que rezaban atenazados por el miedo, pues el mar es madre del marino e igual que arrulla unas veces, castiga los pecados otras muchas. Y aquel día Dios Nuestro Señor parecía dispuesto a castigar los nuestros haciéndonos zozobrar frente a Arguim. La costa se mostraba desafiante, recortada en el cielo de la mañana aparecía grisácea cada vez que La Gitana se alzaba sobre las olas. —¡Maldita la hora en que decidisteis salir, Fernán! —me aferré al timón, ayudando a Jácome para mantenerlo firme. —Era necesario —respondí— Debíamos adelantarnos al resto para realizar esta empresa. —Voto a Dios, Fernán, que la locura de Pedro Cabrón sigue viva en vos. Mi risa fue acallada por el ruido de los truenos y la conversación interrumpida por el fuerte viento que acompañaba la tormenta. Temí por el velamen, pero ya era tarde para recoger el apare

Toledo, una serie que se queda a medias

Ayer vi Toledo, y supongo que seguiré viéndola mientras sea capaz de soportar la calidad ¿interpretativa? de Maxi Iglesias (alguien, algún día, tendrá que explicar porque a este chico se le siguen dando protagonistas con los buenos actores que hay en España). Aunque como historiador, recreacionista y –mal- esgrimista no puedo más que ponerle algunos peros. 1º.- Cuando haces una serie histórica de pretendida calidad tienes que tener cuidado con los personajes reales. En la serie tenemos al Infante Fernando de la Cerda y al príncipe Sancho; el primero rondando los 16-18 y el segundo superando con creces los 20. Pero la realidad es que Fernando es el segundo hijo  de Alfonso X (nace en 1255) y Sancho es el tercer hijo varón  del rey (nace en 1258), con lo que en la serie debería tener 13-15 años. El primogénito, Alfonso Fernández, Señor de Molina y Mesa, es hijo natural y no entra en la línea sucesoria. 2º.- En varias ocasiones se le llama “príncipe” cuando hasta 1388, con el futu

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán. Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real. Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret,