Ir al contenido principal

De Góngoras y Quevedos

Que lejos quedan esos tiempos en el los genios de las Artes y las Letras solucionaban sus problemas con ingenio, cargado de más o menos sorna, y cierta educación.

Pero los tiempos cambian y ya no existen Quevedos ni Góngoras, como tampoco quedan Quijotes. Y es esto último lo que necesita nuestro pequeño rincón andaluz: un Quijote que en su locura aúne a los miles de artistas de todos los campos que pululan por la villa.

Si algo tiene Cádiz, es ingenio, del bueno, del que podría darle mucho a la propia ciudad y a sus creadores. Pero, donde hay muy ingenio, también hay mucho ego. Y ninguno de los que andamos en este mundillo estamos libres de pecado —al fin y al cabo, todos recibimos con satisfacción las alabanzas, cuando las hay— pero ni eso justifica que seamos incapaces de dar un paso adelante e ir todos a una, como en Fuenteovejuna a terminar con el Comendador. 

Yo, que me muevo en el mundo literario, no puedo más que mirar a mi alrededor y ver tantos y tantos nombres de la vieja y nueva hornada mostrando, cada uno en su campo, lo mejor que pueden dar: novelistas, poetas, relatistas/cuentistas que van dejando su impronta y su estilo, que ganan adeptos, devotos casi, pero que, sin embargo, son/somos incapaces de embarcarnos en el mismo barco para llegar a un puerto de destino que debe ser similar: lograr situar a esta pequeña ciudad del sur en el lugar que le corresponde por Historia.

Parece que preferimos ser góngoras y quevedos "aperez-revertizados" lanzándonos puñales de mentira para abrirnos hueco en un mundo en el que se debería entrar por la aceptación de los escrito y no por la obligatoriedad del amigo fiel. Y eso hace que los sentimientos se extralimiten, que los odios se acrecienten por afinidad y que la envidia insana gane el terreno que debería ser de la rivalidad sana: la de Góngora, la de Quevedo.

Y, al final, pierden los mismos. O la misma: pierde Cádiz, pierde la cultura.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Aventuras de Fernán Garces. 1ª Entrada.

I 1488 Arguim El viento azotaba las velas y la nave se movía al vaivén de las olas. Paseé la mirada por la cubierta y vi rostros curtidos que rezaban atenazados por el miedo, pues el mar es madre del marino e igual que arrulla unas veces, castiga los pecados otras muchas. Y aquel día Dios Nuestro Señor parecía dispuesto a castigar los nuestros haciéndonos zozobrar frente a Arguim. La costa se mostraba desafiante, recortada en el cielo de la mañana aparecía grisácea cada vez que La Gitana se alzaba sobre las olas. —¡Maldita la hora en que decidisteis salir, Fernán! —me aferré al timón, ayudando a Jácome para mantenerlo firme. —Era necesario —respondí— Debíamos adelantarnos al resto para realizar esta empresa. —Voto a Dios, Fernán, que la locura de Pedro Cabrón sigue viva en vos. Mi risa fue acallada por el ruido de los truenos y la conversación interrumpida por el fuerte viento que acompañaba la tormenta. Temí por el velamen, pero ya era tarde para recoger el apare

Toledo, una serie que se queda a medias

Ayer vi Toledo, y supongo que seguiré viéndola mientras sea capaz de soportar la calidad ¿interpretativa? de Maxi Iglesias (alguien, algún día, tendrá que explicar porque a este chico se le siguen dando protagonistas con los buenos actores que hay en España). Aunque como historiador, recreacionista y –mal- esgrimista no puedo más que ponerle algunos peros. 1º.- Cuando haces una serie histórica de pretendida calidad tienes que tener cuidado con los personajes reales. En la serie tenemos al Infante Fernando de la Cerda y al príncipe Sancho; el primero rondando los 16-18 y el segundo superando con creces los 20. Pero la realidad es que Fernando es el segundo hijo  de Alfonso X (nace en 1255) y Sancho es el tercer hijo varón  del rey (nace en 1258), con lo que en la serie debería tener 13-15 años. El primogénito, Alfonso Fernández, Señor de Molina y Mesa, es hijo natural y no entra en la línea sucesoria. 2º.- En varias ocasiones se le llama “príncipe” cuando hasta 1388, con el futu

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán. Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real. Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret,