Ir al contenido principal

De textos e Historia

El otro día, releyendo algunas cosas me encontré con el siguiente texto:

"La victoria de la burguesía política ya no era otra cosa que la victoria de una clase social producida por leyes económicas, de una clase que carecía, a su vez, de todas las condiciones necesarias para una dirección política efectiva, que hacía que la dirección política dependiera de los fenómenos y sucesos eternamente variables de la vida de las masas, de la preparación de la opinión pública, etc. En otros términos: el pueblo tenía, con razón, la sensación de que en todos los ramos de la vida tiene lugar una selección natural, partiendo siempre de la capacidad para este ramo determinado de la vida, menos para uno: el de la dirección política. En el ramo de la dirección política se echó mano repentinamente te de un resultado de selección que debe su existencia a un proceso enteramente diferente. Mientras que entre los soldados es muy natural que sea jefe únicamente quien ha recibido una instrucción debida, no era lógico que sólo pudiera ser guía político quien tuviese la instrucción necesaria y demostrase la capacidad para serlo, sin o que más bien se fue extendiendo la opinión de que bastaba pertenecer a una determinada clase de la sociedad, nacida de leyes económicas, para sentir la aptitud indispensable para regir un pueblo. Hemos conocido las consecuencias de este error. La clase que se arrogaba esta dirección ha sufrido un tremendo fracaso en las horas críticas y ha resultado ser completamente inútil en los momentos más graves que ha tenido la nación"

E inmediatamente me vinieron a la cabeza discursos muy actuales, tanto que el texto -excepto por el lenguaje utilizado- bien podría ser dado por cualquiera de los líderes de la nueva izquierda emergente: la casta política, los gobernantes que gobiernan a espaldas del pueblo apropiándose de ese poder, la falta de formación,... Pero la realidad es que el mensaje no ha sido dado por el demonizado Pablo Iglesias en ninguna de sus presencias públicas; es bastante anterior y fue dado por uno los mayores genocidas de la Historia: Adolf Hitler. 

Por supuesto no existe comparación posible entre ambos -y desde luego no seré yo el que haga la imbecilidad de compararlos-, pero si que hay una serie características históricas comunes:

  1. La crisis socio-económica que afecta a todos los estados. La Alemania de entre guerras sufrió una profunda crisis que conllevo la caída de gran parte de la sociedad en la miseria. Los trabajadores urbanos y del campo mostraron su descontento y se movilizaron.
  2. Los diferentes gobiernos fueron acusados de la crisis, obviándose que la situación -profundamente agravada por la I Guerra Mundial-  es muy anterior y que, además, el crack del 27 tenía razones mucho más profundas que la simple falta de formación del gobierno.
  3. Un caldo de cultivo para los nuevos mesías. Oradores con gran capacidad de mimetizarse con las necesidades de la sociedad y decir lo que sus oyentes quieren oír. Así, en el caso del texto, nos encontramos con un Hitler que defiende las virtudes del socialismo entre los obreros alemanes. Y estos mesías son profundamente peligrosos en el caso de tener intereses "oscuros" con tintes totalitarios -que, obviamente, no es el caso de los líderes de Podemos, por más que se les vincule al chavismo-.
Por eso, como historiador, el texto me llamó tanto la atención, porque nos encontramos en un momento de crisis integral que puede -y debe- conllevar cambios en los sistemas políticos y económicos. Hasta ahora, la sociedad europea ha sido propensa a solucionar las crisis mediante guerras, pero la existencia de la UE y un mercado común deben obligatoriamente detener esa tendencia. Aún así cabe preguntarse cual es nuestro destino.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Aventuras de Fernán Garces. 1ª Entrada.

I 1488 Arguim El viento azotaba las velas y la nave se movía al vaivén de las olas. Paseé la mirada por la cubierta y vi rostros curtidos que rezaban atenazados por el miedo, pues el mar es madre del marino e igual que arrulla unas veces, castiga los pecados otras muchas. Y aquel día Dios Nuestro Señor parecía dispuesto a castigar los nuestros haciéndonos zozobrar frente a Arguim. La costa se mostraba desafiante, recortada en el cielo de la mañana aparecía grisácea cada vez que La Gitana se alzaba sobre las olas. —¡Maldita la hora en que decidisteis salir, Fernán! —me aferré al timón, ayudando a Jácome para mantenerlo firme. —Era necesario —respondí— Debíamos adelantarnos al resto para realizar esta empresa. —Voto a Dios, Fernán, que la locura de Pedro Cabrón sigue viva en vos. Mi risa fue acallada por el ruido de los truenos y la conversación interrumpida por el fuerte viento que acompañaba la tormenta. Temí por el velamen, pero ya era tarde para recoger el apare

Toledo, una serie que se queda a medias

Ayer vi Toledo, y supongo que seguiré viéndola mientras sea capaz de soportar la calidad ¿interpretativa? de Maxi Iglesias (alguien, algún día, tendrá que explicar porque a este chico se le siguen dando protagonistas con los buenos actores que hay en España). Aunque como historiador, recreacionista y –mal- esgrimista no puedo más que ponerle algunos peros. 1º.- Cuando haces una serie histórica de pretendida calidad tienes que tener cuidado con los personajes reales. En la serie tenemos al Infante Fernando de la Cerda y al príncipe Sancho; el primero rondando los 16-18 y el segundo superando con creces los 20. Pero la realidad es que Fernando es el segundo hijo  de Alfonso X (nace en 1255) y Sancho es el tercer hijo varón  del rey (nace en 1258), con lo que en la serie debería tener 13-15 años. El primogénito, Alfonso Fernández, Señor de Molina y Mesa, es hijo natural y no entra en la línea sucesoria. 2º.- En varias ocasiones se le llama “príncipe” cuando hasta 1388, con el futu

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán. Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real. Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret,