Ir al contenido principal

Crisantemos (VI)

No sabría decir que afectaba a su ánimo, seguramente la pequeña caja que escondía bajo el capote mientras caminaba por las calles de Londres en dirección a su destino. No le gustaba el juego en el que había entrado, estaba habituado a realizar su trabajo de forma limpia, rápida y sencilla. Además, siempre había escogido con cuidado sus clientes pues no deseaba que la conciencia le impidiese dormir cada noche. Tratando de convencerse de que era un protector para los indefensos. Pero ahora había entrado en el juego equivocado. La joven embarazada del parque no había vuelto a responder a sus misivas y su cliente real había resultado ser una exótica y atractiva hindú, que le recibía en un apartado fumadero de opio y le entregaba extraños presentes para su víctima. Y, lo peor, aun no sabía que mal había cometido éste. 

Decidió su siguiente paso casi sin pensarlo y, antes de lo esperado, estaba ante la casa de la criada a la que había engatusado. Entró con soltura, subiendo los escalones que separaban el desvencijado portal de la calle con energía y accediendo al edificio sin esperar que nadie le abriera. Cruzó el pasillo y atravesó la puerta de su efímera amante sin decir palabra. Esperaba encontrarla en la casa, pues sabía que a esas horas el señor le daba libertad. Además, desde que recibiese la serpiente, había expulsado a parte del servicio y solo mantenía en la casa a la vieja ama de llaves.

-¡Darlyn!- dijo sin recordar el nombre de la chica -¿Estás en la casa?.

Dejó la caja en un rincón de la pobre habitación, echando sobre ella la capa y el bombín, esperando ocultar el movimiento de lo que se escondiera, pues no había tenido valor de abrirla en la calle y aquel tampoco era el lugar para matar su curiosidad. Al no recibir respuesta, se dirigió a la pequeña alacena que hacía veces de cocina y tomó un vaso de agua mientras miraba despreocupado por el sucio cristal de la ventana. Y, entonces, lo vio. El hombre al que debía matar estaba apoyado contra la pared del edificio de enfrente y le miraba fijamente. No necesitaba verle claramente para saber que había ido a buscarlo y que sabía dónde debía buscarlo. Se apartó de la ventana y abrió la puerta principal pero, en el último instante, volvió al desvencijado butacon y se sentó. No sin antes asegurarse de que podría echar mano fácilmente al revolver si lo necesitase. 

No habían transcurrido cinco minutos cuando el oficial apareció ante él. 

-No esperaba que fuerais así -dijo impetuoso-. Habría deseado enfrentarme a un caballero y no a un simple perdonavidas portuario. Pero ya veo que mis enemigos no han podido encontrar nada mejor.
-¿Qué sabes de tus enemigos?- preguntó Roman sin alterarse, acostumbrado a que confundieran su origen social.
-Mucho más de lo que debería, supongo. Imagino que esa es la razón por la que desean acabar conmigo a pesar de la distancia.
-No hay distancia suficiente para evitar que el pecador cumpla su penitencia -dijo recordando la frase que el padre O'Malloy le repetía en el colegio irlandés en el que había estudiado.
-No hay pecado -mintió-. Y la India está demasiado lejos. No sé qué desea de mí la Logia, pero no he cometido delito contra ella ni contra la Corona.

Roman no respondió. Le miró, esperando que diera más información sobre esa Logia hindú que había contratado sus servicios. Unos servicios que ahora dudaba querer, pero que no podría rechazar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán. Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real. Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret,

De pienso para humanos

Nos volvemos gilipollas. Definitivamente, nos estamos ganado la extinción a pulso. Ejemplo práctico: Me han encargado un artículo sobre una nueva moda que está llegando a Europa: comer a base de pienso (llámalo "Comida en Polvo Nutricionalmente Completa"). Son varias las empresas (Joylent, Huel, KÜiK Mealque o Soylent, entre otras) que venden ese polvo que puede convertirse en batido, con el objetivo de que comamos rápido y sano; y con la mejor opción vegetariana y para cuidar el planeta. No es más que una moda que viene de: La idea postmoderna de que ya no existe tiempo para lo innecesario: comer ya no es un placer; es algo que hay que hacer para vivir y, por tanto, se puede delimitar en el tiempo. Muchos gimnasios, y tiendas asociadas, principalmente vinculadas a culturistas la recomiendan a sus deportistas, junto a otros componentes nutricionales que hinchan los músculos (la apariencia sobre el esfuerzo real, luego pasa lo que pasa) La cultura vegana y el ant

Aventuras de Fernán Garces. 1ª Entrada.

I 1488 Arguim El viento azotaba las velas y la nave se movía al vaivén de las olas. Paseé la mirada por la cubierta y vi rostros curtidos que rezaban atenazados por el miedo, pues el mar es madre del marino e igual que arrulla unas veces, castiga los pecados otras muchas. Y aquel día Dios Nuestro Señor parecía dispuesto a castigar los nuestros haciéndonos zozobrar frente a Arguim. La costa se mostraba desafiante, recortada en el cielo de la mañana aparecía grisácea cada vez que La Gitana se alzaba sobre las olas. —¡Maldita la hora en que decidisteis salir, Fernán! —me aferré al timón, ayudando a Jácome para mantenerlo firme. —Era necesario —respondí— Debíamos adelantarnos al resto para realizar esta empresa. —Voto a Dios, Fernán, que la locura de Pedro Cabrón sigue viva en vos. Mi risa fue acallada por el ruido de los truenos y la conversación interrumpida por el fuerte viento que acompañaba la tormenta. Temí por el velamen, pero ya era tarde para recoger el apare