Ir al contenido principal

Crisantemos (V)

Roman caminó entre la niebla que ya cubría la ciudad, con andares rápidos y deseando no ser seguido por nadie, pues sería incapaz de descubrirlo a aquellas horas de la tarde, cuando un reguero de hombres sin oficio se encaminaban a los muelles en busca de un trabajo con el que sacarse unos chelines o una comida caliente. Se unió a la marea humana, dejando que le arrastrase hasta la zona más pobre de Londres, buscando con la mirada el pequeño y oscuro callejón que tenía que tomar para llegar a su destino.

Aún se preguntaba como aquel encargo había llegado hasta él. Sabía que la joven embarazada del parque no tenía recursos para pagar sus honorarios y la llegada del mensajero con los pasos a seguir lo habían confirmado. Ahora, por fin, sabría quién estaba detrás de tan extraño encargo. Se adentró en el callejón, empujó a un borracho que meaba contra la pared, y caminó despacio hasta la pequeña portezuela que se hundía en los bajos del edificio. Descendió por la mugrienta y oscura escalera, arrastrando sus dedos por la pared, cubierta de un raído papel con adornos orientales. El olor, nauseabundo, se coló por todos los poros de su cuerpo cuando entró en la gran sala del fumadero. Observó a los clientes, sentados o tumbados, pero aferrados a sus pipas de opio. Nunca había entendido a aquellos señores que se gastaban su fortuna en la droga oriental y tampoco allí pudo ocultar su desacuerdo con lo que veía. Pero guardó silencio y siguió al joven, de origen chino, que le indicaba el camino hasta su destino. Y un grito de asombró se ahogó en su garganta.

La mujer que le esperaba era hermosa, con una belleza que jamás había visto antes. La melena, oscura y ondulada, le llegaba hasta la cintura y los ojos verdes resaltaban en su tez blanquecina. El cuerpo quedaba oculto bajo un traje rojo intenso, que aun así insinuaba las curvas perfectas de la dama. Pero si algo destacaba era su mirada fiera y segura que obligó a Roman a apartar la suya propia. Nunca hasta ahora se había sentido inseguro, menos ante una mujer, pero aquella le imponía respeto sin tan siquiera hablar. Y, cuando por fin lo hizo, comprendió que ningún sentimiento superaría al miedo de no cumplir sus deseo.

-Has llevado lo que te pedí –dijo sin cortesía alguna-. Y el señor está nervioso por el regalo recibido.
-Ha hablado con una de las criadas –respondió Roman, omitiendo que había acompañado a la chica a su casa y su cama para sonsacarle la información-, está absolutamente aterrorizado. Desde la pasada semana no ha salido de su residencia y está encerrado en la biblioteca. Sé que ha quemado el crisantemo y, supongo, también la serpiente.
-Está preparando su estrategia. Cree que dentro de la casa es invencible y que ningún mal podrá ocurrirle. Debes demostrarle que no es así, como el tigre que acecha, también tu has de estar atento a sus pasos pero no eres un tigre, eres un hombre: oblígale a salir. Oblígale a conocer el miedo.


Roman asintió mientras recogía la pequeña caja que le entregó la mujer. La sujetó con fuerza cuando, lo que hubiera dentro, se movió furioso haciéndola temblar entre sus dedos. Tenía muchas preguntas que hacer, pero no se atrevió. Salió del local sin haber descubierto, tan siquiera, el nombre de su interlocutora. Y eso le ponía casi tan nervioso como el nuevo encargo recibido.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán. Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real. Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret,

De pienso para humanos

Nos volvemos gilipollas. Definitivamente, nos estamos ganado la extinción a pulso. Ejemplo práctico: Me han encargado un artículo sobre una nueva moda que está llegando a Europa: comer a base de pienso (llámalo "Comida en Polvo Nutricionalmente Completa"). Son varias las empresas (Joylent, Huel, KÜiK Mealque o Soylent, entre otras) que venden ese polvo que puede convertirse en batido, con el objetivo de que comamos rápido y sano; y con la mejor opción vegetariana y para cuidar el planeta. No es más que una moda que viene de: La idea postmoderna de que ya no existe tiempo para lo innecesario: comer ya no es un placer; es algo que hay que hacer para vivir y, por tanto, se puede delimitar en el tiempo. Muchos gimnasios, y tiendas asociadas, principalmente vinculadas a culturistas la recomiendan a sus deportistas, junto a otros componentes nutricionales que hinchan los músculos (la apariencia sobre el esfuerzo real, luego pasa lo que pasa) La cultura vegana y el ant

Aventuras de Fernán Garces. 1ª Entrada.

I 1488 Arguim El viento azotaba las velas y la nave se movía al vaivén de las olas. Paseé la mirada por la cubierta y vi rostros curtidos que rezaban atenazados por el miedo, pues el mar es madre del marino e igual que arrulla unas veces, castiga los pecados otras muchas. Y aquel día Dios Nuestro Señor parecía dispuesto a castigar los nuestros haciéndonos zozobrar frente a Arguim. La costa se mostraba desafiante, recortada en el cielo de la mañana aparecía grisácea cada vez que La Gitana se alzaba sobre las olas. —¡Maldita la hora en que decidisteis salir, Fernán! —me aferré al timón, ayudando a Jácome para mantenerlo firme. —Era necesario —respondí— Debíamos adelantarnos al resto para realizar esta empresa. —Voto a Dios, Fernán, que la locura de Pedro Cabrón sigue viva en vos. Mi risa fue acallada por el ruido de los truenos y la conversación interrumpida por el fuerte viento que acompañaba la tormenta. Temí por el velamen, pero ya era tarde para recoger el apare