Ir al contenido principal

Diez relatos para Natalia, II: Detroit

El tradicional silencio de la casa se había visto roto por los gritos del pequeño monstruo que acaba de llegar. Su padre lo miraba, entre incómodo y divertido, mientras correteaba junto a la mesa central del salón. Era lo único que tenía claro: el niño viajaría con él: saldrían temprano, cogerían el avión en Detroit y, unas horas más tarde, habrían llegado a Washington. Nadie sospecharía de un joven viudo que viajaba con su hijo de 4 años. Era imposible que levantase sospechas entre la policía y el resto de viajeros.

Ya había preparado las maletas, pero aún necesitaba repasar las últimas instrucciones recibidas poco antes por teléfono. Rememoró la llamada, la última de una larga sucesión de conversaciones que habían transformado su vida… o estaba en ello. Recordó las oscuras noches en Irak, incapaz de dormir a causa de los remordimientos: cada día recordaba los mismos rostros de los infelices a los que torturaban en cárceles que no existían según el gobierno.

Ese gobierno del que ahora se vengaría por haber destrozado su vida en una guerra que no era de ellos. El mismo que había causado la muerte de su mujer y le había dejado solo con un niño de 4 años, enfermo y casi moribundo. No, nadie sospecharía de un padre destrozado que acudía a la capital federal para tratar de conseguir un tratamiento diferente a su hijo.  

-Es la hora –dijo entregando el peluche de un oso pardo a su hijo –Vamos a coger el avión.

Las manos le sudaban cuando pagó al taxista que les trasladó hasta el Metropolitan Airport y agarró a su hijo para acercarse a los controles de seguridad. Entregó los papeles que mostraban que su hijo necesitaba una medicación especial a una joven agente que miró con ternura al chico antes de devolver, con un cariñoso apretón de manos, los papeles al padre. La maleta ya pasaba por el escáner de seguridad cuando ellos cruzaron los arcos: el padre, sin problema alguno; el hijo aferrado a su pequeño osito, pitando al atravesarlo. La misma agente se acercó y tomó el muñeco para pasarlo nuevamente por el arco: pitó.


-No quiere separarse de él –dijo el padre – Fue el último regalo de mi mujer. Antes de fallecer.
-Tendremos que pasarlo por el escáner –respondió un segundo agente.
-¿Qué puede llevar? ¡No es más que un oso! –el niño comenzó a llorar asustado por los gritos de su padre -¿Ven lo que han hecho? ¿No tiene ya bastante para que lo traten como a un terrorista?

Algo en el rostro del agente que controlaba el escáner de seguridad hizo que todos se pusieran en alerta. No hicieron falta más palabras cuando el mismo hombre sacó su arma reglamentaría y apuntó al padre. La agente tomó al niño de cuatro años, casi acunándolo entre sus brazos maternales, para sacarlo de allí mientras su padre rompía a llorar desconsolado.

-Tengo que hacerlo.
-¿Que es lo que tiene que hacer señor?
-Vengar a mi mujer…
-¿Por eso va a Washington?
-Sí, por eso y porque él me lo ha pedido.
-¿Quién y qué?
-Debo matar al presidente y él curará a mi hijo.
-¿Quién es él?

El silencio se hizo tenso, hasta los gritos de los viajeros asustados se acallaron y el pitido intenso de la pantalla que mostraba la pistola dentro del oso de peluche marcó los latidos en los corazones.


-Dios… Dios me dijo que matará a Obama y salvaría a mi hijo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Aventuras de Fernán Garces. 1ª Entrada.

I 1488 Arguim El viento azotaba las velas y la nave se movía al vaivén de las olas. Paseé la mirada por la cubierta y vi rostros curtidos que rezaban atenazados por el miedo, pues el mar es madre del marino e igual que arrulla unas veces, castiga los pecados otras muchas. Y aquel día Dios Nuestro Señor parecía dispuesto a castigar los nuestros haciéndonos zozobrar frente a Arguim. La costa se mostraba desafiante, recortada en el cielo de la mañana aparecía grisácea cada vez que La Gitana se alzaba sobre las olas. —¡Maldita la hora en que decidisteis salir, Fernán! —me aferré al timón, ayudando a Jácome para mantenerlo firme. —Era necesario —respondí— Debíamos adelantarnos al resto para realizar esta empresa. —Voto a Dios, Fernán, que la locura de Pedro Cabrón sigue viva en vos. Mi risa fue acallada por el ruido de los truenos y la conversación interrumpida por el fuerte viento que acompañaba la tormenta. Temí por el velamen, pero ya era tarde para recoger el apare

Toledo, una serie que se queda a medias

Ayer vi Toledo, y supongo que seguiré viéndola mientras sea capaz de soportar la calidad ¿interpretativa? de Maxi Iglesias (alguien, algún día, tendrá que explicar porque a este chico se le siguen dando protagonistas con los buenos actores que hay en España). Aunque como historiador, recreacionista y –mal- esgrimista no puedo más que ponerle algunos peros. 1º.- Cuando haces una serie histórica de pretendida calidad tienes que tener cuidado con los personajes reales. En la serie tenemos al Infante Fernando de la Cerda y al príncipe Sancho; el primero rondando los 16-18 y el segundo superando con creces los 20. Pero la realidad es que Fernando es el segundo hijo  de Alfonso X (nace en 1255) y Sancho es el tercer hijo varón  del rey (nace en 1258), con lo que en la serie debería tener 13-15 años. El primogénito, Alfonso Fernández, Señor de Molina y Mesa, es hijo natural y no entra en la línea sucesoria. 2º.- En varias ocasiones se le llama “príncipe” cuando hasta 1388, con el futu

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán. Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real. Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret,