Ir al contenido principal

En la Isla de los Gatos


Los tres hombres corrieron por el campo, hacia el lugar en el que los sonidos se hacían más fuertes. La vegetación golpeaba sus piernas, y el orondo capitán comenzó a boquear cual vaca vieja en su desesperada carrera. El camino giró abruptamente y mostró ante sus ojos el estrecho cauce de un riachuelo.

-Por el river- gritó sir Charles, saltando sin mojarse el corto margen que le separaba del otro margen.
-¡Ni de coña! –Fat se detuvo repentinamente, en seco, delante de D’Orange, que no pudo detener su carrera.
-Mis disculpas, capitán- tendió la mano al gordo líder de La Marabunta, ahora mojado, que balbuceaba inconfundibles blasfemias en el charco, más que río, que quedaba bajo su gruesa barriga.

Mientras los dos nobles caballeros trataban de elevar en volandas al bajo capitán un sonido les obligó levantar el rostro, perlado de sudor por tamaño trabajo que se traían entre manos. Soltaron el cuerpo y tomaron las espadas cuando una masa informe de algo cayó sobre ellos. Dos veces más había volado sobre sus cabezas, pero hasta que no cayó, literalmente, no lograron ver la que se les venía encima…

--¡Montesimios! –gritaron al unísono preparándose para cargar y preguntándose qué extraño artilugio había usado el antiguo marino y, por pocos minutos capitán, de la Marabunta para llegar hasta ellos.
-¡Quietos!, ¡deteneos! –mostró sus manos desnudas y la liana de hiedra anudada a su cintura- Vengo en son de paz.
-Tú nunca vienes en… ¿de dónde has caído? –dijo Fat con la cara llena de barro.
-Sí, capitán –el aludido miró con suspicacia al adulador-. He vuelto a casa.
-Vamos, que te has hundido y has acabado aquí…
-Me perdí –se encogió de hombros.
-Siempre fui mejor capitán que tu –soltó una risotada Fat, justo en el momento en el que Montesimios, que volvía a ser Jappy, le lanzó un puñetazo que se detuvo en su vuelo fugaz al orondo rostro cuando una flecha cruzó el cielo para clavarse en un árbol cercano.
-Bonito recuerdo – Hernán acariciaba un hermoso felino de blanco pelaje con una joven esbelta, morena y bizca portando un arco a su lado- Pero ahora, hablemos de cosas serias ¿Cuánto estáis dispuesto a pagar por vuestras tripulaciones, capitanes? Sus hombres son ahora mio, los de ambos navíos. Y tengo especial encanto con las mujeres, así que ellas son y serán mías.

Fat y Montesimios se miraron sin decir palabras. Enemigos y amigos, como siempre, hoy tocaba luchar hombro con cadera por recuperar lo que era suyo. Y, sobre todo, por salir de aquella maldita isla de los gatos. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Aventuras de Fernán Garces. 1ª Entrada.

I 1488 Arguim El viento azotaba las velas y la nave se movía al vaivén de las olas. Paseé la mirada por la cubierta y vi rostros curtidos que rezaban atenazados por el miedo, pues el mar es madre del marino e igual que arrulla unas veces, castiga los pecados otras muchas. Y aquel día Dios Nuestro Señor parecía dispuesto a castigar los nuestros haciéndonos zozobrar frente a Arguim. La costa se mostraba desafiante, recortada en el cielo de la mañana aparecía grisácea cada vez que La Gitana se alzaba sobre las olas. —¡Maldita la hora en que decidisteis salir, Fernán! —me aferré al timón, ayudando a Jácome para mantenerlo firme. —Era necesario —respondí— Debíamos adelantarnos al resto para realizar esta empresa. —Voto a Dios, Fernán, que la locura de Pedro Cabrón sigue viva en vos. Mi risa fue acallada por el ruido de los truenos y la conversación interrumpida por el fuerte viento que acompañaba la tormenta. Temí por el velamen, pero ya era tarde para recoger el apare

Toledo, una serie que se queda a medias

Ayer vi Toledo, y supongo que seguiré viéndola mientras sea capaz de soportar la calidad ¿interpretativa? de Maxi Iglesias (alguien, algún día, tendrá que explicar porque a este chico se le siguen dando protagonistas con los buenos actores que hay en España). Aunque como historiador, recreacionista y –mal- esgrimista no puedo más que ponerle algunos peros. 1º.- Cuando haces una serie histórica de pretendida calidad tienes que tener cuidado con los personajes reales. En la serie tenemos al Infante Fernando de la Cerda y al príncipe Sancho; el primero rondando los 16-18 y el segundo superando con creces los 20. Pero la realidad es que Fernando es el segundo hijo  de Alfonso X (nace en 1255) y Sancho es el tercer hijo varón  del rey (nace en 1258), con lo que en la serie debería tener 13-15 años. El primogénito, Alfonso Fernández, Señor de Molina y Mesa, es hijo natural y no entra en la línea sucesoria. 2º.- En varias ocasiones se le llama “príncipe” cuando hasta 1388, con el futu

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán. Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real. Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret,