Ir al contenido principal

Nanas cinematográficas

Tengo varios amigos sufriendo un mal inconcebible en pleno siglo XXI: el del insomnio, así que hoy he decidido hacer una de esas listas que tanto gustan a la gente con las 10 películas más recomendadas para dormir en una noche en blanco:

10.- El buen pastor (Robert de Niro, 2006)
La historia del agente Edward Wilson (Matt Damon), uno de los fundadores de la CIA, durante casi 40 años de su vida. Con Angelina Jolie, el propio de De Niro, Jonh Turturro y otros muchos. Un bodrio infumable que hará las delicias del insomne.



9.- El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford (Andrew Dominik, 2007)
Vale, sí. La historia del asesinato de Jesse James (Brad Pitt) le valió la nominación al Oscar a Casey Affleck por hacer de Robert "Bob" Ford, pero ni por el elenco de actores se salva este wester biográfico. Lento, muy lento por momentos. Al final, te dormirás en el desierto.



8.- Agora (Amenabar, 2009)
Que de años hacía que no me dormía en una sala de cine, pero la pretenciosa película del –normalmente- genial director español se convirtió en un duerme bobos. Diría de que va, pero no recuerdo, algo de una mujer sabía que lucha contra un pérfido obispo cristiano.



7.- The Amazing Spider-Man ( Marc Webb, 2012)
La enésima vuelta de tuerca al enmascarado arácnido, pero Andrew Garfield y Emma Stone no están a la (escasa) altura de Tobey Maguire y Kirsten Dunst en la saga anterior. Tampoco los villanos llegan al nivel, y al final aburre.



6.- The Artist ( Michel Hazanavicius, 2011)
Que técnica y artísticamente sea magnífica no quiere decir que no duerma a los búhos. No simpre la calidad va acompañada del entretenimiento.



5.- La cura contra el insomnio (John Henry Timmis IV, 1986)
Podría ser la primera, pero la metemos aquí porque no creo que nadie sea capaz de encontrarla. Al menos nadie en su sano juicio. 87 horas (si, más de 3 días) de duración en el que el protagonista (L.D. Groban) lee un poema propio de 4.080 páginas. Al menos, de vez en cuando, mete algo de porno.

No encuentro el tráiler, pero dejo una muestra con una de sus canciones.



4.- Balada Triste de Trompeta (Alex de la Iglesia, 2010)
La guerra civil española, un circo, el mundo interior de Alex de la Iglesia y ¡a dormir! No fui capaz de terminarla, al menos, por esta, no pagué.




3.- El árbol de la vida (Terrence Malik, 2011)
Yo la disfruté como un gorrino en un charco, pero me temo que una gran parte de la población española la durmió, así que, por demerito de los espectadores, la incluimos entre las 3 películas más somnolientas de la historia.




2.- Los diez mandamientos (Cecil B. DeMille, 1956)
Puede que tenga algo que ver con el nombre, pero es oír la cabecera y dormir como un cerdito apaleado. No puedo evitarlo, superior a mis fuerzas.




1.- Ran (Akira Kurosawa, 1988)
Terminamos con una cinta magnifica, una verdadera obra maestra, calmada, apasionada y exótica en nuestro cine occidental. Una película sobre el Japón feudal rodada magistralmente por Kurosawa pero que se gana el derecho a ocupar el puesto número 1 de este ranking de cintas que dormirán al más pintado.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Aventuras de Fernán Garces. 1ª Entrada.

I 1488 Arguim El viento azotaba las velas y la nave se movía al vaivén de las olas. Paseé la mirada por la cubierta y vi rostros curtidos que rezaban atenazados por el miedo, pues el mar es madre del marino e igual que arrulla unas veces, castiga los pecados otras muchas. Y aquel día Dios Nuestro Señor parecía dispuesto a castigar los nuestros haciéndonos zozobrar frente a Arguim. La costa se mostraba desafiante, recortada en el cielo de la mañana aparecía grisácea cada vez que La Gitana se alzaba sobre las olas. —¡Maldita la hora en que decidisteis salir, Fernán! —me aferré al timón, ayudando a Jácome para mantenerlo firme. —Era necesario —respondí— Debíamos adelantarnos al resto para realizar esta empresa. —Voto a Dios, Fernán, que la locura de Pedro Cabrón sigue viva en vos. Mi risa fue acallada por el ruido de los truenos y la conversación interrumpida por el fuerte viento que acompañaba la tormenta. Temí por el velamen, pero ya era tarde para recoger el apare

Toledo, una serie que se queda a medias

Ayer vi Toledo, y supongo que seguiré viéndola mientras sea capaz de soportar la calidad ¿interpretativa? de Maxi Iglesias (alguien, algún día, tendrá que explicar porque a este chico se le siguen dando protagonistas con los buenos actores que hay en España). Aunque como historiador, recreacionista y –mal- esgrimista no puedo más que ponerle algunos peros. 1º.- Cuando haces una serie histórica de pretendida calidad tienes que tener cuidado con los personajes reales. En la serie tenemos al Infante Fernando de la Cerda y al príncipe Sancho; el primero rondando los 16-18 y el segundo superando con creces los 20. Pero la realidad es que Fernando es el segundo hijo  de Alfonso X (nace en 1255) y Sancho es el tercer hijo varón  del rey (nace en 1258), con lo que en la serie debería tener 13-15 años. El primogénito, Alfonso Fernández, Señor de Molina y Mesa, es hijo natural y no entra en la línea sucesoria. 2º.- En varias ocasiones se le llama “príncipe” cuando hasta 1388, con el futu

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán. Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real. Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret,