Ir al contenido principal

Nido de Cuervos (IV)


La juez Benitez estaba sentada en el mugriento sillón de su despacho. Se había dejado caer sobre el reposabrazos y miraba al techo con mirada ausente, pero Márquez conocía demasiado bien a la joven jueza para saber que estaba pensando. El comisario, con el rostro surcado por las cicatrices que deja el paso del tiempo, esperaba que la juez saliese de su aparente ostracismo sentado en una de las sillas del escritorio.

-¿Porqué nadie dijo nada antes? –preguntó finalmente –Es un dato demasiado relevante para haberlo pasado por alto.
-No se sabía –fue la escueta respuesta del comisario.
-¿Cómo puede no saberse algo así? No estamos hablando de una mancha en la rodilla, estamos hablando del padre de la niña.
-Elena, la madre, nunca nos dio ese dato. Nadie del entorno familiar conocía la vinculación. Para sus vecinos, sus amigos y sus hermanos, Elena era madre soltera. Había tenido un lío con un joven casado hace unos años y como resultado estaban las dos niñas. Pero punto. Nadie podía imaginar que ese hombre fuera Jaime Gutiérrez. Y mucho menos que llevarán casados en secretos 12 años.
-Pero ¡esto lo cambia todo!, ya tenemos un motivo para la desaparición de la niña: el secuestro y la extorsión a su padre.
-Nadie lo sabía ¿recuerdas?
-¿Y si había alguien que sí lo supiese? Tuvo que haber testigos de esa boda, por lo que decís los papeles están en regla y eso conlleva testigos y un oficiante. ¿Sabemos dónde y cómo se casaron?
-En el sur de Francia, en un pueblecito de la costa cerca de Marsella llamado Sausset-les-Pins. Les casó un viejo sacerdote, amigo de la familia Gutiérrez y que se exilió durante la Guerra Civil por sus ideas republicanas. Sí, sí, hubo algunos curas que se fueron de España por no comulgar con Franco y parece ser que éste fue de esos. Falleció hace 7 años y se llevó el secreto a la tumba, así que con él nada podemos hacer. Hubo dos testigos, como manda la Iglesia en estos casos. Estamos intentando localizarlos pero no hemos tenido resultados por ahora.
-Pues centrémonos en ellos. ¿Sabemos algo sobre los dos testigos?
-Uno de ellos era amigo del novio y sigue siendo socio de Jaime, un tal Guilloun, pero se encuentra desaparecido desde hace unos días.
-Buscadlo, daremos orden de búsqueda a la Interpol si es necesario. Por ahora lo buscaremos como testigo del caso, pero no descartemos nada. Es cuanto menos sospechoso que haya desaparecido justo ahora.
-Según su secretario se encuentra haciendo treking en Nepal.
-¿De verdad la gente hace esas cosas?
-Está bastante de moda entre ciertos sectores, sí. Pero, si me lo permites, creo que deberíamos centrar nuestras miradas en el segundo testigo.
-¿Quién fue?
-Eso es lo curioso, ninguno lo conocían entonces. Hemos hablado con Jaime, que ha confirmado la historia y se ha puesto a nuestra disposición. Asegura que desde el día de su boda no ha vuelto a verlo y que el segundo testigo debía ser un amigo de Elena, pero no llegó a la boda. De hecho –continuó el comisario- ni siquiera sabía que iba a una boda y nunca se enteró después de faltar. Así que tuvieron que buscar un testigo de urgencia, y lo encontraron en un joven seminarista alemán que estaba de vacaciones en el pueblo y hacía las labores de monaguillo en la parroquia. No sabía español ni francés, así que no podía saber a quienes estaba casando, tampoco creo que le importase mucho por aquel tiempo. Aún así sería bueno investigarlo.
-¿Y eso? Te conozco Márquez, tanto empeño es por algo. ¿Qué más tienes?
-El seminarista hoy es sacerdote, con cierto nombre en… ciertos círculos, ya me entiendes.
-No –respondió la jueza-, no te entiendo.
-Es afín a una poderosa organización religiosa que está naciendo: laicos ultraconservadores no reconocidos por el Vaticano pero que van cobrando mucho peso dentro de las diócesis, sobre todo entre las más pobres, como la nuestra.
-Vale, pero ¿qué tiene que ver eso con el secuestro de Elena?
-El padre Helmuth estaba en la ciudad el día que la niña desapareció y ¿adivinas en qué iglesia se alojaba?.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Aventuras de Fernán Garces. 1ª Entrada.

I 1488 Arguim El viento azotaba las velas y la nave se movía al vaivén de las olas. Paseé la mirada por la cubierta y vi rostros curtidos que rezaban atenazados por el miedo, pues el mar es madre del marino e igual que arrulla unas veces, castiga los pecados otras muchas. Y aquel día Dios Nuestro Señor parecía dispuesto a castigar los nuestros haciéndonos zozobrar frente a Arguim. La costa se mostraba desafiante, recortada en el cielo de la mañana aparecía grisácea cada vez que La Gitana se alzaba sobre las olas. —¡Maldita la hora en que decidisteis salir, Fernán! —me aferré al timón, ayudando a Jácome para mantenerlo firme. —Era necesario —respondí— Debíamos adelantarnos al resto para realizar esta empresa. —Voto a Dios, Fernán, que la locura de Pedro Cabrón sigue viva en vos. Mi risa fue acallada por el ruido de los truenos y la conversación interrumpida por el fuerte viento que acompañaba la tormenta. Temí por el velamen, pero ya era tarde para recoger el apare

Toledo, una serie que se queda a medias

Ayer vi Toledo, y supongo que seguiré viéndola mientras sea capaz de soportar la calidad ¿interpretativa? de Maxi Iglesias (alguien, algún día, tendrá que explicar porque a este chico se le siguen dando protagonistas con los buenos actores que hay en España). Aunque como historiador, recreacionista y –mal- esgrimista no puedo más que ponerle algunos peros. 1º.- Cuando haces una serie histórica de pretendida calidad tienes que tener cuidado con los personajes reales. En la serie tenemos al Infante Fernando de la Cerda y al príncipe Sancho; el primero rondando los 16-18 y el segundo superando con creces los 20. Pero la realidad es que Fernando es el segundo hijo  de Alfonso X (nace en 1255) y Sancho es el tercer hijo varón  del rey (nace en 1258), con lo que en la serie debería tener 13-15 años. El primogénito, Alfonso Fernández, Señor de Molina y Mesa, es hijo natural y no entra en la línea sucesoria. 2º.- En varias ocasiones se le llama “príncipe” cuando hasta 1388, con el futu

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán. Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real. Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret,