Ir al contenido principal

Nido de Cuervos


La sombra se extendió en la acera, bajo los altos muros de vieja piedra de la iglesia, recortando el relieve de sus torres en el suelo. Las niñas correteaban camino de casa buscando una sombra que le alejase del calor sofocante de aquel día de agosto. Como cada día, volvían de la piscina hasta casa, jugando, mientras su madre las observaba desde la quinta planta de un edificio moderno con grandes terrazas. Jugaban “al tú la llevas”. Salía una corriendo, se pegaba al portal de la primera casa que encontraba, escondiéndose de forma visible, y dejando que las risas llenasen la mañana. Sus pies, aún mojados, dejaban efímeras huellas en el acerado.

-1,2,3,4…. ¡voy! –gritó Marta, la pequeña de las dos hermanas -¿Dónde te has metido?

Corrió por la calle, preparándose para descubrir a su hermana en el primer portal, junto al callejón que daba acceso a la sacristía de la iglesia. Pero allí no estaba. Miró al interior del callejón, pero aquel lugar siempre había estado prohibido para los niños y, además, a ellas les daba miedo. Se retorcía entre las casas y la Iglesia y terminaba en un bajo murete, tras el que una higuera dejaba ver sus hojas. Pero ellas nunca habían entrado allí.  Se detuvo ante el portal de la casa, y volvió atrás, recorriendo con sus lentos pasos el camino andado. Miró hacia la terraza, en la que sabía que su madre las observaba, esperando que le ayudase a encontrar a su hermana, como tantas otras veces había hecho. Pero vio sorprendida que ella, su madre, no estaba allí. Se dio la vuelta y corrió camino de casa, parando en cada portal. Mirando a las personas que a esa hora recorrían la calle, esperando que, al igual que tantas veces, alguien le diese una pista sobre Elena. Pero nadie parecía querer ayudarla.

-¿Has visto a mi hermana?- le pregunto a la vieja que, como cada día, estaba sentada leyendo una revista del corazón en el único bar de la calle.
-No hija, estaba jugando contigo- fue su única respuesta.

Volvió a mirar hacia su casa. No le gustaba subir sola en el ascensor. No llegaba a los botones y mamá siempre le había dicho que se montase con Elena, que ya había cumplido los 12 años y era bastante alta para pulsar el botón del quinto. Se detuvo en seco al ver que su madre no estaba allí. Corrió, aterrorizada hasta el portal y sus gritos llamaron la atención de los vecinos ¿dónde estaba Elena? ¿dónde su madre?. Mireia, la joven vecina del cuarto que a veces se quedaba con ellas para que sus padres salieran, la cogió de la mano:

-¿Qué pasa, cariño? ¿no puedes abrir? Yo te acompaño.
-Elena –sollozó Marta –Elena no está.
-¿Cómo que no está?
-Estábamos jugando y no la encuentro.
-Vamos a ver si está en casa –estaba llamando al telefonillo cuando el portal se abrió y apareció Elena, la madre de las niñas, con rostro preocupado.
-¿Por qué no subís de una vez? –preguntó enfadada- Os estamos esperando para comer.
-Elena está escondida y no la encuentro –el rostro de la madre mostró su sorpresa- Estábamos junto al callejón de la iglesia.

Señaló el lugar con su pequeña mano, y su madre echó a correr hacia allí. Marta se quedó con Mireia, y con ella estaba cuando un grito desgarrador rompió la quietud de la mañana.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Aventuras de Fernán Garces. 1ª Entrada.

I 1488 Arguim El viento azotaba las velas y la nave se movía al vaivén de las olas. Paseé la mirada por la cubierta y vi rostros curtidos que rezaban atenazados por el miedo, pues el mar es madre del marino e igual que arrulla unas veces, castiga los pecados otras muchas. Y aquel día Dios Nuestro Señor parecía dispuesto a castigar los nuestros haciéndonos zozobrar frente a Arguim. La costa se mostraba desafiante, recortada en el cielo de la mañana aparecía grisácea cada vez que La Gitana se alzaba sobre las olas. —¡Maldita la hora en que decidisteis salir, Fernán! —me aferré al timón, ayudando a Jácome para mantenerlo firme. —Era necesario —respondí— Debíamos adelantarnos al resto para realizar esta empresa. —Voto a Dios, Fernán, que la locura de Pedro Cabrón sigue viva en vos. Mi risa fue acallada por el ruido de los truenos y la conversación interrumpida por el fuerte viento que acompañaba la tormenta. Temí por el velamen, pero ya era tarde para recoger el apare

Toledo, una serie que se queda a medias

Ayer vi Toledo, y supongo que seguiré viéndola mientras sea capaz de soportar la calidad ¿interpretativa? de Maxi Iglesias (alguien, algún día, tendrá que explicar porque a este chico se le siguen dando protagonistas con los buenos actores que hay en España). Aunque como historiador, recreacionista y –mal- esgrimista no puedo más que ponerle algunos peros. 1º.- Cuando haces una serie histórica de pretendida calidad tienes que tener cuidado con los personajes reales. En la serie tenemos al Infante Fernando de la Cerda y al príncipe Sancho; el primero rondando los 16-18 y el segundo superando con creces los 20. Pero la realidad es que Fernando es el segundo hijo  de Alfonso X (nace en 1255) y Sancho es el tercer hijo varón  del rey (nace en 1258), con lo que en la serie debería tener 13-15 años. El primogénito, Alfonso Fernández, Señor de Molina y Mesa, es hijo natural y no entra en la línea sucesoria. 2º.- En varias ocasiones se le llama “príncipe” cuando hasta 1388, con el futu

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán. Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real. Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret,