Ir al contenido principal

La Luz (V)


La puerta se abrió de golpe y Echevarri entró sin anunciarse. Navarro estaba sentando en la desvencijada silla, de espaldas a un escritorio repleto de viejas carpetas. Estaba ensimismado con un expediente y no se percató de la entrada del viejo forense.

-Deberías comer algo –dijo Echevarri lanzando sobre la mesa la grasienta bolsa de una hamburguesería-. No ganas nada pasando hambre.
-Hay cosas que no cuadran, Vasco- le dijo pausadamente-. Podría ser una casualidad, pero algo huele mal. Vale que desaparezcan dos personas en cuatro años pero ¿los dos novios de la misma chica? Ella debería ser el detonante. Algo en su vida es lo que conduce a estas desapariciones pero… ¿y si no fueran los únicos desaparecidos en Cádiz? Quizá eso nos abra una ventana para saber que pasó aquella mañana.
-Pero no hay constancia de más desapariciones en la ciudad.
-Esa es la cosa, que sí las hay –entregó la carpeta al forense-, al menos hay cuatro extrañas desapariciones sin resolver. Se dio por hecho que se habían ido por voluntad propia pero ¿y si hubo algo más? Revisando los casos he encontrado una única similitud: todos eran varones. El primero de ellos, tenía 22 años, vivía en la calle de la Palma y era estudiante de Empresariales. Salió un sábado camino de Algeciras para ver a sus padres y ni llegó ni volvió a Cádiz. Según el informe, se sospecha que se fue a vivir de forma alternativa a un pueblo catalán, pero lo cierto es que en casi cuatro años no se ha puesto en contacto con nadie. Aún así la investigación se cerró.
           >>El segundo –continuó- tenía 65 años. Vivía en Puerto Real y padecía de Alzheimer. Se dio por hecho que se perdió y falleció en las salinas, pero su cuerpo no se encontró nunca. Al tercero ya lo conoces, el novio de Elena que se marchó a Marruecos. Y el cuarto desapareció hace unos seis meses. Seguro que has oído hablar de él. Un crío, 17 años recién cumplidos, pero toda una promesa del fútbol gaditano: el tal Koke que desapareció sin dejar rastro tras las críticas recibidas por una noche de juerga en un desplazamiento con la selección sub-18.
-Sí –dijo Echevarri- como para no recordar el caso del futbolista. Toda la prensa hablaba del efecto de la presión sobre los jóvenes deportistas. Llegaron a decir que se había suicidado nada más aterrizar en España, pero lo cierto es que nada se sabe de él desde que el taxista lo dejase en la puerta de su casa.

Los dos hombres se miraron y se lanzaron sobre las carpetas. Miguel, el novio de Elena había ido en taxi hasta la estación de autobús, igual que Juan, el universitario; Koke había vuelto en un taxi desde el aeropuerto; la última persona que había visto al viejo portuense fue un joven cerca de una parada de taxis. 

-Y Pedro no se había montado en el autobús, así que debió coger un taxi para ir al trabajo –dijo Echevarría- Por fin hemos encontrado una conexión entre las cinco desapariciones. ¡Eres un genio Navarrol!
 -Pero los taxistas siempre fueron diferentes –dijo el inspector tras ojear sus notas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Aventuras de Fernán Garces. 1ª Entrada.

I 1488 Arguim El viento azotaba las velas y la nave se movía al vaivén de las olas. Paseé la mirada por la cubierta y vi rostros curtidos que rezaban atenazados por el miedo, pues el mar es madre del marino e igual que arrulla unas veces, castiga los pecados otras muchas. Y aquel día Dios Nuestro Señor parecía dispuesto a castigar los nuestros haciéndonos zozobrar frente a Arguim. La costa se mostraba desafiante, recortada en el cielo de la mañana aparecía grisácea cada vez que La Gitana se alzaba sobre las olas. —¡Maldita la hora en que decidisteis salir, Fernán! —me aferré al timón, ayudando a Jácome para mantenerlo firme. —Era necesario —respondí— Debíamos adelantarnos al resto para realizar esta empresa. —Voto a Dios, Fernán, que la locura de Pedro Cabrón sigue viva en vos. Mi risa fue acallada por el ruido de los truenos y la conversación interrumpida por el fuerte viento que acompañaba la tormenta. Temí por el velamen, pero ya era tarde para recoger el apare

Toledo, una serie que se queda a medias

Ayer vi Toledo, y supongo que seguiré viéndola mientras sea capaz de soportar la calidad ¿interpretativa? de Maxi Iglesias (alguien, algún día, tendrá que explicar porque a este chico se le siguen dando protagonistas con los buenos actores que hay en España). Aunque como historiador, recreacionista y –mal- esgrimista no puedo más que ponerle algunos peros. 1º.- Cuando haces una serie histórica de pretendida calidad tienes que tener cuidado con los personajes reales. En la serie tenemos al Infante Fernando de la Cerda y al príncipe Sancho; el primero rondando los 16-18 y el segundo superando con creces los 20. Pero la realidad es que Fernando es el segundo hijo  de Alfonso X (nace en 1255) y Sancho es el tercer hijo varón  del rey (nace en 1258), con lo que en la serie debería tener 13-15 años. El primogénito, Alfonso Fernández, Señor de Molina y Mesa, es hijo natural y no entra en la línea sucesoria. 2º.- En varias ocasiones se le llama “príncipe” cuando hasta 1388, con el futu

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán. Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real. Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret,