Ir al contenido principal

El beneficio gaditano de La Laguna

Llevo un tiempo sin hablar de la Historia de nuestra ciudad, o al menos de la Historia menos conocida y que más me gusta: la medieval y los inicios del XVI. Pero eso no queiere decir que no haya estado trabajando en el tema -aunque lleve un gran retraso en la entrega de textos a mis directores de tesis-. Pero hoy, quizá porque ando cerrando el tema de los réditos económicos que los gaditanos obtenían del pastoreo del rebaño de la Iglesia en las Canarias, quiero traer hasta aquí un  pequeño fragmento de la historia de La Laguna. El que hace referencia al aprovechamiento que el poderoso chantré Rodrigo Alfonso de Argumedo y Amaya (que llegó a ser obispo electo de Cádiz el año que le sobrevino la muerte) hacía del beneficio de La Laguna.

Beneficio que tiene su origen en la propia conquista de la Isla y en la llegada de los hombres del Obispo del Rubicón, don Juan de Frías, y de los gaditanos Pedro de Vera y Pedro Cabrón. No en vano, y como queda recogido en las cartas que la reina Juana envía a las Islas, Rodrigo era Comisario de la Santa Cruzada para la conquista y evangelización de las Islas.  Unas islas de las que el chantre obtenía un beneficio de 600 doblas anuales pese a no atender personalmente el servicio -dicho beneficio estaba destinado a la manutención del sacerdote y la iglesia local- al no haber acudido a las Islas en ningún momento, o al menos no existe constancia de ello.

Sabemos que desde, al menos, 1515 y hasta 1528 recibió el beneficio canario, tanto en La Laguna como en los lugares del Realejo y San Pedro de Daute, de la que obtenía una renta de “quinientos o seysçientos ducados”, según queda recogido en la correspondencia entre el adelantado de Canarias y Carlos I sobre las quejas de los canarios de la escasa calidad y cantidad de clérigos en las islas, así como el alto beneficio que el chantre lograba. Don Francisco de Lugo, adelantado de las Islas, se quejaba de que “en la çibdad de La Laguna, que es cabeça de la  jurediçion de la dicha isla, ay más de ochoçientos vezinos, y ay dos yglesyas” que no estaban siendo atendidas pues solo había dos clérigos que, además, eran extranjeros, y no servían correctamente a los parroquianos. Pero, sobre todo, los canarios se quejaban de que todas las rentas de la ciudad recaían en Rodrigo Alfonso, a lo que el emperador Carlos V contestaba “que toda la dicha çibdad es un benefiçio, porque al prençipio de la población de la dicha çibdad e isla no pensaron que los beneficios vinieran a ser de tanta renta, y que el dicho benefiçio lo tiene el Chantre de Caliz” lo que confirma que los privilegios que poseía el sacerdote gaditano provenían de la propia conquista de las islas.

Pero, junto al reconocimiento del alto rédito que Rodrigo Alfonso sacaba de sus beneficios canarios, el monarca ordenaba cubrir las necesidades de la Iglesia local, dividendo el beneficio de la La Laguna en ocho, si bien “entrentanto que el dicho chanciller de Caliz bibiere, que aya ocho clérigos mas benefiçiados, e que sirvan las dichas dos yglesyas perrochiales … e mandasemos que desde luego que el dicho Chantre de Caliz benefiçiado del dicho benefiçio falleçiere, quede el dicho benefiçio dividido en los ocho benefiçiados” Lo que permite decir que, como defendiese Sánchez Herrero, Rodrigo Alfonso nunca estuvo presente en las islas y aprovechó su posición como tesorero de Cabildo sevillano y su nombramiento como tesorero del Cabildo de La Laguna -dignidades que se volverían incompatibles tras el Concilio de Trento pero que podían ser recibidas conjuntamente aún en vida de Rodrigo Alfonso- para enriquecerse en las nuevas tierras que la Corona castellana ocupaba en las Afortunadas. 

Sí bien, el caso de Rodrigo Alfonso es un caso particular, no es menos cierto que fueron muchos los gaditanos que acudieron a las islas en busca de enriquecerse. Tanto en la propia conquista, como con la explotación económica de las nuevas tierras.Y que eso trajó no pocas riquezas a la ciudad de Cádiz y su entorno.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Aventuras de Fernán Garces. 1ª Entrada.

I 1488 Arguim El viento azotaba las velas y la nave se movía al vaivén de las olas. Paseé la mirada por la cubierta y vi rostros curtidos que rezaban atenazados por el miedo, pues el mar es madre del marino e igual que arrulla unas veces, castiga los pecados otras muchas. Y aquel día Dios Nuestro Señor parecía dispuesto a castigar los nuestros haciéndonos zozobrar frente a Arguim. La costa se mostraba desafiante, recortada en el cielo de la mañana aparecía grisácea cada vez que La Gitana se alzaba sobre las olas. —¡Maldita la hora en que decidisteis salir, Fernán! —me aferré al timón, ayudando a Jácome para mantenerlo firme. —Era necesario —respondí— Debíamos adelantarnos al resto para realizar esta empresa. —Voto a Dios, Fernán, que la locura de Pedro Cabrón sigue viva en vos. Mi risa fue acallada por el ruido de los truenos y la conversación interrumpida por el fuerte viento que acompañaba la tormenta. Temí por el velamen, pero ya era tarde para recoger el apare

Toledo, una serie que se queda a medias

Ayer vi Toledo, y supongo que seguiré viéndola mientras sea capaz de soportar la calidad ¿interpretativa? de Maxi Iglesias (alguien, algún día, tendrá que explicar porque a este chico se le siguen dando protagonistas con los buenos actores que hay en España). Aunque como historiador, recreacionista y –mal- esgrimista no puedo más que ponerle algunos peros. 1º.- Cuando haces una serie histórica de pretendida calidad tienes que tener cuidado con los personajes reales. En la serie tenemos al Infante Fernando de la Cerda y al príncipe Sancho; el primero rondando los 16-18 y el segundo superando con creces los 20. Pero la realidad es que Fernando es el segundo hijo  de Alfonso X (nace en 1255) y Sancho es el tercer hijo varón  del rey (nace en 1258), con lo que en la serie debería tener 13-15 años. El primogénito, Alfonso Fernández, Señor de Molina y Mesa, es hijo natural y no entra en la línea sucesoria. 2º.- En varias ocasiones se le llama “príncipe” cuando hasta 1388, con el futu

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán. Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real. Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret,