Ir al contenido principal

Tras las elecciones andaluzas

Ya han pasado las elecciones andaluzas y los resultados nos dejan unas claras consecuencias:

1º.- El PP ha ganado las elecciones en Andalucía por primera vez en su historia, aunque no gobernará. El electorado del PP le ha dado la espalda al candidato y muchos se han negado a apoyar a Arenas y, algo me dice, mucho más ha costado votar a Antonio Sanz. El Partido Popular necesita una regeneración en Andalucía que, necesariamente, pasa por exiliar de la política a determinados individuos sin más oficios que adular al superior. Antonio Sanz es un lastre, que se une al miedo de Arenas a acudir a los debates públicos alegando el sectarismo de Canal Sur ha terminado lapidando la ventaja que las encuestas daban al PP. 

2º.- El discurso de Griñán no ha calado, ha perdido casi 800.000 votantes y el miedo a la marea conservadora se ha diluido hacia la izquierda. Curiosamente no ha pagado los EREs ni la corrupción andaluza. Aún así es el gran perdedor. Puede gobernar –a no ser que IU muestre altura de miras- y sale reforzado dentro del partido gracias a un resultado menos malo de lo esperado. Lamentablemente Griñán parece salpicado por la corrupción andaluza y eso le puede pasar factura; eso y el pizarrismo arraigado en el PSOE andaluz con todo su sistema de clientelas. Una lástima porque sin duda el socialista es el mejor político de cuantos se han presentado; un técnico que en otras circunstancias podría haber hecho limpieza dentro de la Junta y, quién sabe, si haber logrado la famosa tercera modernización de Andalucía. Ahora, en caso de gobernar, estará sujeto a los deseos de IU.

3º.- Izquierda Unida ha sabido movilizar a su electorado. Ha cogido el discurso del PSOE, lo ha hecho propio y ha arrastrado muchos votantes de izquierda rentabilizándolos muy bien. Sin duda es la gran vencedora de las elecciones y se convierte en llave, cerrojo y puerta de San Telmo. Pero ahora le queda la papeleta más difícil: decidir qué hacer. Puede aliarse con el PSOE, traicionando a una parte de su electorado que ha llegado hasta ellos huyendo del PSOE; y a ese otro votante histórico que considera el socialista un voto de derecha. Además, la inteligencia política de Griñán puede jugar en su contra: darle hoy los 12 escaños al PSOE puede suponer un descalabro en las próximas elecciones.

Le queda una segunda opción: seguir el ejemplo de Extremadura y abstenerse en el debate de investidura. Eso le daría el gobierno andaluz al PP que estaría obligado a pactar sí o sí con IU, que podría aliarse al PSOE para sacar adelante determinadas políticas contrarias a las ideas populares, dándole mayor poder que en un pacto global de izquierda. Además, le permitiría vender su independencia como uno de los grandes valores de su política.

Aún así, decida lo que decida, se ha de convertir en contrapeso al poder de los grandes partidos y esto es una de las mejores consecuencias de las elecciones de 2012. Ante el rodillo del PP en las nacionales, Andalucía ha mostrado estar en contra del bipartidismo y la existencia de un partido bisagra permite un control más efectivo del poder autonómico –siempre y cuando no acabe arrastrando los mismos males que el partido gobernante y se apoltrone en el sillón-

Comentarios

Entradas populares de este blog

Aventuras de Fernán Garces. 1ª Entrada.

I 1488 Arguim El viento azotaba las velas y la nave se movía al vaivén de las olas. Paseé la mirada por la cubierta y vi rostros curtidos que rezaban atenazados por el miedo, pues el mar es madre del marino e igual que arrulla unas veces, castiga los pecados otras muchas. Y aquel día Dios Nuestro Señor parecía dispuesto a castigar los nuestros haciéndonos zozobrar frente a Arguim. La costa se mostraba desafiante, recortada en el cielo de la mañana aparecía grisácea cada vez que La Gitana se alzaba sobre las olas. —¡Maldita la hora en que decidisteis salir, Fernán! —me aferré al timón, ayudando a Jácome para mantenerlo firme. —Era necesario —respondí— Debíamos adelantarnos al resto para realizar esta empresa. —Voto a Dios, Fernán, que la locura de Pedro Cabrón sigue viva en vos. Mi risa fue acallada por el ruido de los truenos y la conversación interrumpida por el fuerte viento que acompañaba la tormenta. Temí por el velamen, pero ya era tarde para recoger el apare

Toledo, una serie que se queda a medias

Ayer vi Toledo, y supongo que seguiré viéndola mientras sea capaz de soportar la calidad ¿interpretativa? de Maxi Iglesias (alguien, algún día, tendrá que explicar porque a este chico se le siguen dando protagonistas con los buenos actores que hay en España). Aunque como historiador, recreacionista y –mal- esgrimista no puedo más que ponerle algunos peros. 1º.- Cuando haces una serie histórica de pretendida calidad tienes que tener cuidado con los personajes reales. En la serie tenemos al Infante Fernando de la Cerda y al príncipe Sancho; el primero rondando los 16-18 y el segundo superando con creces los 20. Pero la realidad es que Fernando es el segundo hijo  de Alfonso X (nace en 1255) y Sancho es el tercer hijo varón  del rey (nace en 1258), con lo que en la serie debería tener 13-15 años. El primogénito, Alfonso Fernández, Señor de Molina y Mesa, es hijo natural y no entra en la línea sucesoria. 2º.- En varias ocasiones se le llama “príncipe” cuando hasta 1388, con el futu

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán. Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real. Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret,