Ir al contenido principal

Oscuridad


-¿Tienes miedo a la oscuridad? Yo no, nunca lo he tenido. Cuando era un crío, mi padre era un borracho y, cada poco, me pegaba una paliza. Creo que fue entonces cuando aprendí a disfrutar de la oscuridad. Después de cada una de ellas me metía en un pequeño armario y allí, sin luz ninguna, me lamía las heridas y juraba que algún día me vengaría. Allí me di cuenta, además, que las cosas malas siempre pasan con luz.

Se movió por la pequeña habitación con su interlocutor siguiéndole con la mirada. Había descorrido las cortinas y la luz de la mañana entraba por ella mostrando el polvo que se había levantado al mover el pequeño sofá hasta el haz de sol que iluminaba el suelo.

-Hay muchos que tiene miedo a la oscuridad, pero las sombras no hacen daño. No sé por qué en las películas de terror siempre tienen que poner a los fantasmas saliendo al anochecer ¿acaso los espíritus no están siempre aquí? ¡No me mires así –por primera vez dirigió la mirada a su interlocutor, sentando en el pequeño sofá- Sabes que tengo razón. Por la noche, cuando los niños tienen miedo de los monstruos que habitan bajo la cama, se cubren con la manta y se saben seguros ¡buscan la oscuridad más profunda para salvarse del miedo que le provocan las luces! A eso es a lo que hay que temer: a lo que pasa a la luz del sol. ¿No crees?

Asintió. El terror se reflejaba en sus ojos y notó como el sofá se empapaba con sus propios orines. Se había meado de miedo a plena luz del sol ¿Cómo podría llevarle la contraria a aquel loco que le hablaba de la oscuridad y el miedo? Desde que esa mañana le había recogido en la parada su día se había convertido en una pesadilla. Le condujo hasta aquella casa de cristales y le sentó en el mugriento sofá. Había intentado resistirse, pero el hombre media más que él y era muy corpulento, poco podía hacer con su metro 60 y sus 65 kilos contra aquel mastodonte que ahora le hablaba de miedos. ¡Miedos!, joder, estaba aterrorizado y temía que lo peor estaba por llegar. Su secuestrador dio dos pasos y se plantó ante él. Se agachó, hasta poner sus ojos a la altura de los del otro y, muy lentamente, continuó hablando:

-Ahora, tú también temerás la luz. Desearás la oscuridad, porque solo en ella estarás a salvo. Tápate con una manta, si es lo que quieres, pero has de saber que, cuando el sol se alce, yo apareceré y te haré lo mismo que le voy a hacer a ese.

Por primera vez se dio cuenta de que había unas pequeñas puertas en la habitación, quizás armarios. El gigantón se levantó, avanzó hasta una de ella y la abrió. El grito de terror se unió al de dolor de aquel hombre, o lo que hubiera sido en otro tiempo, que se encontraba dentro del armario. La luz que del habitáculo salía casi le cegó por un instante y luego pudo ver la tortura a la que había sido sometido: le habían cortado la cara, arrancado trozos de piel, le habían quemado, el brazo caía inerte y el hedor era insoportable. Y sus ojos, aquellos ojos escondidos en sus cuencas mostraban un miedo que jamás imaginó que existiría.

-¿Qué coño vas a hacer conmigo? –por primera vez habló mirando a su secuestrador -¿Quién eres? ¡Joder! ¿quién eres? ¿quién es él? ¡Déjame irme!, por favor.
-Elige la puerta: oscuridad o luz, solo tú puedes encontrar tu salvación.

Aterrado avanzó hasta la cristalera  y se volvió para ver la reacción de su secuestrador. Su sonrisa le heló el alma al recordar sus palabras “Ahora, tu también temerás la luz. Desearás la oscuridad, porque solo en ella estarás a salvo”. Cambió de rumbo, abrió la puerta escondida en la penumbra y la atravesó. La oscuridad del pasillo al cerrarse la puerta tras él le tranquilizó hasta que, tanteando las paredes, dio con el pomo de la salida. La luz iluminó su celda.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Aventuras de Fernán Garces. 1ª Entrada.

I 1488 Arguim El viento azotaba las velas y la nave se movía al vaivén de las olas. Paseé la mirada por la cubierta y vi rostros curtidos que rezaban atenazados por el miedo, pues el mar es madre del marino e igual que arrulla unas veces, castiga los pecados otras muchas. Y aquel día Dios Nuestro Señor parecía dispuesto a castigar los nuestros haciéndonos zozobrar frente a Arguim. La costa se mostraba desafiante, recortada en el cielo de la mañana aparecía grisácea cada vez que La Gitana se alzaba sobre las olas. —¡Maldita la hora en que decidisteis salir, Fernán! —me aferré al timón, ayudando a Jácome para mantenerlo firme. —Era necesario —respondí— Debíamos adelantarnos al resto para realizar esta empresa. —Voto a Dios, Fernán, que la locura de Pedro Cabrón sigue viva en vos. Mi risa fue acallada por el ruido de los truenos y la conversación interrumpida por el fuerte viento que acompañaba la tormenta. Temí por el velamen, pero ya era tarde para recoger el apare

Toledo, una serie que se queda a medias

Ayer vi Toledo, y supongo que seguiré viéndola mientras sea capaz de soportar la calidad ¿interpretativa? de Maxi Iglesias (alguien, algún día, tendrá que explicar porque a este chico se le siguen dando protagonistas con los buenos actores que hay en España). Aunque como historiador, recreacionista y –mal- esgrimista no puedo más que ponerle algunos peros. 1º.- Cuando haces una serie histórica de pretendida calidad tienes que tener cuidado con los personajes reales. En la serie tenemos al Infante Fernando de la Cerda y al príncipe Sancho; el primero rondando los 16-18 y el segundo superando con creces los 20. Pero la realidad es que Fernando es el segundo hijo  de Alfonso X (nace en 1255) y Sancho es el tercer hijo varón  del rey (nace en 1258), con lo que en la serie debería tener 13-15 años. El primogénito, Alfonso Fernández, Señor de Molina y Mesa, es hijo natural y no entra en la línea sucesoria. 2º.- En varias ocasiones se le llama “príncipe” cuando hasta 1388, con el futu

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán. Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real. Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret,