Ir al contenido principal

El monje


Miquel dormía inquieto en su celda cuando la luz de una vela iluminó las rendijas abiertas en la madera de la vieja puerta. El ruido de unos pasos por el pasillo le terminaron de alertar y cuando la puerta se abrió, el monje ya se había levantado del jergón de pajas.

-¿Dónde está? –la voz de Men Rodríguez se mostraba fría y autoritaria- ¡Maldito seas, Miquel! ¿Dónde está la joya?
-No sé de qué me habláis- respondió tranquilo- No tengo joya alguna, y aunque la tuviere no seréis vos a quién deba dársela.
-¿A quién, entonces, se la daríais? ¿al rey?
-Sí, Men, al rey se la daría.
-Tomad- extendió un pergamino enrollado con el sello de la casa de Borgoña.

Miquel lo miró atónito antes de rasgar la lacra y leer la misiva que en el se contenía:

Nos, Sancho, por la gracia de Dios infante de Castilla e León os comunicó a vos Miquel de Cadiç, prior de Santa María do Porto, que la joya que guardáis en nombre de mi padre el rey Alonso, décimo de su nombre, ha de ser entregada al portador de esta misiva.
Nuestro padre el rey depositó en vos la confianza suficiente para entregaros el mayor de los tesoros traídos de Sale. Ahora yo, su hijo y heredero, os confió la enfermedad de mi padre cuya mente está siendo reclamada por Dios dejando nuestro reino y la vida de sus fieles vasallos en peligro inminente ante el ataque de los infieles seguidores del Profeta.
Os confió, Miquel de Cadiç el futuro de Castilla y de la fe que profesáis. Entregad la joya a quien ante vos se encuentra y Dios Nuestro Señor sabrá corresponderos.
Yo, el rey

-¿El rey?- preguntó Miquel- El rey es don Alonso y así será hasta que Dios lo llame a su diestra.
-No, Miquel, Dios ya ha reclamado la inteligencia del rey. Nada de sabio queda en don Alonso, que regala el reino a judíos y moros. Debemos detenerlo, Miquel –miró a su viejo amigo- me ayudarás.
-Ya os he dicho que no tengo la joya…
-No os creo -Men Rodríguez mostró al monje el anillo del abad, arrancado poco tiempo antes del cuerpo encontrado en la cripta –la avaricia termina por alcanzarnos a todos ¿verdad?
-Yo no… -el rostro de Miquel mostró la verdad al soldado que, lentamente, extrajo su puñal.
-Nos os guardó rencor, yo os convertí en lo que sois- fueron las últimas palabras del monje cuando la sangre manchó su hábito y su alma escapó de su cuerpo.

El soldado se giró y con pasó decidido abandono la Iglesia. Bajo la advocación de la Virgen del Pópulo, en la puerta del Mar, un encapuchado detuvo su caminar.

-Está hecho, el secreto quedará oculto por la muerte- dijo Men.
-La joya cabalga hacía Sevilla. Busca al capitán, matalo y recupera lo que es mio. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Aventuras de Fernán Garces. 1ª Entrada.

I 1488 Arguim El viento azotaba las velas y la nave se movía al vaivén de las olas. Paseé la mirada por la cubierta y vi rostros curtidos que rezaban atenazados por el miedo, pues el mar es madre del marino e igual que arrulla unas veces, castiga los pecados otras muchas. Y aquel día Dios Nuestro Señor parecía dispuesto a castigar los nuestros haciéndonos zozobrar frente a Arguim. La costa se mostraba desafiante, recortada en el cielo de la mañana aparecía grisácea cada vez que La Gitana se alzaba sobre las olas. —¡Maldita la hora en que decidisteis salir, Fernán! —me aferré al timón, ayudando a Jácome para mantenerlo firme. —Era necesario —respondí— Debíamos adelantarnos al resto para realizar esta empresa. —Voto a Dios, Fernán, que la locura de Pedro Cabrón sigue viva en vos. Mi risa fue acallada por el ruido de los truenos y la conversación interrumpida por el fuerte viento que acompañaba la tormenta. Temí por el velamen, pero ya era tarde para recoger el apare

Toledo, una serie que se queda a medias

Ayer vi Toledo, y supongo que seguiré viéndola mientras sea capaz de soportar la calidad ¿interpretativa? de Maxi Iglesias (alguien, algún día, tendrá que explicar porque a este chico se le siguen dando protagonistas con los buenos actores que hay en España). Aunque como historiador, recreacionista y –mal- esgrimista no puedo más que ponerle algunos peros. 1º.- Cuando haces una serie histórica de pretendida calidad tienes que tener cuidado con los personajes reales. En la serie tenemos al Infante Fernando de la Cerda y al príncipe Sancho; el primero rondando los 16-18 y el segundo superando con creces los 20. Pero la realidad es que Fernando es el segundo hijo  de Alfonso X (nace en 1255) y Sancho es el tercer hijo varón  del rey (nace en 1258), con lo que en la serie debería tener 13-15 años. El primogénito, Alfonso Fernández, Señor de Molina y Mesa, es hijo natural y no entra en la línea sucesoria. 2º.- En varias ocasiones se le llama “príncipe” cuando hasta 1388, con el futu

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán. Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real. Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret,