Ir al contenido principal

Sobre los gastos del carnaval

Ayer comenzó el carnaval de Cádiz. Un carnaval cuyas preliminares nos va a costar a los gaditanos solo en derechos de televisión unos 80.000€ -más todo el gasto de la emisión en directo del concurso, algo que no debe ser barato- y eso me lleva a preguntarme si, en esta época de crisis, el carnaval no debería moderarse. Pensemos que las preliminares comienzan ya en el Falla. Desde hoy hasta finales de febrero, cada noche se abrirán las puertas del teatro -también para sesiones infantiles y juveniles- lo que supone un gasto de luz, agua, mantenimiento, limpieza, seguridad, personal -desde azafatas hasta tramoyistas-... Si ya de por sí abrir un teatro es deficitario ¿cuanto nos costará este despilfarro carnavalesco?

Y ahora, vayamos a la calle. Desde hace mucho el sábado de carnaval se ha convertido en un macrobotellon con turistas de una noche, que vienen cargados desde su casa y que ni siquiera compran su alcohol en la ciudad; sin embargo, el gasto de limpieza y seguridad se dispara y nuevamente, sale de nuestros bolsillos.

Igual que salen las subvenciones para los carruseles de coros -sin importar que llueva o truene el gasto se va a realizar- ¿cuanto nos cuesta que salgan?. A eso le sumamos tablaos repartidos por toda la ciudad, los diferentes actos gastronómicos con sus respectivos planes de seguridad y limpieza, propaganda institucional, iluminación, plan especial de limpieza con la puesta en servicio de cientos de urinarios públicos -y aún así tarda días en eliminar los olores a orín por la poca educación del personal- y sobre todo, el pago de derechos de autor -se rumoreaba que este verano el Ayuntamiento había pagado 500.000€ en este concepto, aunque no he podido contrastar el dato, mientras son muchas las empresas que cierran o despiden por la falta de pago municipal-

Pero el carnaval no se queda ahí: también tenemos concurso de tanguillos y de romanceros; elección de ninfas adultas e infantiles -recuerdo del antiguo machismo de tener una niña mona que represente la fiesta-; el pregón, la presentación del carnaval en Madrid (¿realmente es necesario ese gasto?).

En definitiva, en una época de recortes debido a la crisis, el Carnaval -circo romano del gaditano- parece carecer de cualquier atisbo de vergüenza por los gastos realizados.Y para colmo, existe una opacidad en su cuentas bastante llamativa -llevo varios días intentando encontrar los presupuestos del presente Carnaval sin lograrlo, pero soy torpe en esos menesteres.

Y esta critica no quiere decir que el Carnaval deba desaparecer; algunas letras, algunas agrupaciones y algunos autores bien merecen el reconocimiento de todos por la genialidad que manifiestan. Más de una vez y de dos y de tres, se me han puesto los pelos de punta escuchando letras carnavalescas pero eso no es razón suficiente para que, cuando tanta gente se está quedando en la calle en nuestra ciudad por impagos del propio Ayuntamiento, no moderemos los gastos que conlleva esta fiesta que, de por si, representa el exceso.

Y para que no digan que soy contrario al carnaval, una de esas letras que ponen los pelos de punta:

Comentarios

Entradas populares de este blog

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

La casa de los Espejos

En la Alameda, justo frente al monumento al Marqués de Comilla, hay una casa hoy restaurada y convertida en viviendas de lujo. Una casa señorial, con su torre mirador mirando al mar. Buscando en silenciosa soledad el regreso del antiguo dueño. Un capitán abnegado, obligado a partir continuamente para buscar el bien de su familia. De su mujer y su hija. Al pasear por la Alameda no puedo más que mirar a sus ventanas, hoy nuevas, buscando aquel visillo que hace años se movía con el viento que atravesaba el viejo caserón, mostrando el reflejo del sol sobre los viejos cristales que cubrían su pared. Alguna vez miré a la torre, esperando ver allí a la joven hija, oteando el horizonte, deseando que su padre regrese y, tal vez, le traiga un nuevo espejo.

Porque cuenta la leyenda que el capitán amaba a su hija y la mimaba creyendo, tal vez, que al cumplir sus deseos cubriría su ausencia. La hija le pedía a su padre un espejo, y él le traía uno de cada viaje, tantos que al final la casa se cubri…