Ir al contenido principal

El monje

Guillén se acercó hasta Miquel, y apoyó la mano con camaradería sobre el hombro del monje. Con un gesto había indicado a sus soldados que salieran de la sala y tan sólo ellos dos permanecían en la cripta. Los ojos del soldado recorrieron el cuerpo muerto del abad y el rostro abatido de Miquel. 

-Era tu única opción, para eso fuisteis designado y habéis cumplido vuestro cometido.

-Cuando me encontré con mi pasado al caer la noche, no pensé que me enfrentaría al mal antes de ver el día –se detuvo, pero la mirada inquisidora de Guillén le hizo relatar el encuentro con su antiguo amigo- Algo oscuro se esconde tras ese encuentro, pero me temo que el abad no escondía más pesar que la avaricia y el deseo por engrandecer su posición. Don Alfonso ha tratado con mimo a Santa María do Porto, pero su hijo Sancho parece odiar lo que su padre ama.Y él -señaló con la cabeza al abad- deseaba el bien del monasterio y sus hermanos en fe. 


-Nadie debe traicionar los deseos de su rey.
-No, es cierto, pero decidme ¿qué haréis vos cuando don Sancho tome la corona? Acaso os mantendréis fiel a don Alfonso. No, claro que no, sois un soldados y obedecéis a quien os alimenta.


El silencio se hizo tensó cuando los dos hombres se enfrentaron. Miquel observó el rostro curtido del soldado, sus ojos duros y su mirada inteligente, su rictus serio, pero no agresivo. Y se reconoció en él si no fuera porque el odio había inundado su alma hasta que la sangre hastió su vida y huyó de si mismo. Recordó que había sido el abad quien le acogió, quien le rescató de su vida de destrucción y las lágrimas amenazaron con anegar sus ojos sabiendo que había terminado con la vida del único que había confiado en él. Guillen le observaba, respetando su silencio, hasta que este fue excesivo.


-Miquel, hemos de deshacernos del cuerpo. No será difícil ocultar la mano que empuñó la daga, pues el asalto de esta noche abre puertas para cubrir el misterio. Sin embargo, nada podemos hacer sobre su presencia en Cádiz. No hubo motivos para que el abad viniese hasta Santa Cruz y la traición saldrá a a luz.
-No -las palabras cortantes y la voz firme de Miquel sobresaltaron a Guillén.
-Ya os narré lo acontecido en la tarde. Alguien deseaba saber que secretos ocultaba Santa María do Porto y quién quiera que esté tras mi viejo amigo seguirá interesado en conocer la verdad. No temo por mi vida, Guillén, pero si por la ciudad de Cádiz. Os juro ante Dios y nuestra Santísima Madre que la muerte del abad es el menor de nuestros males.
-Mostráis demasiado miedo ante ese que llamáis viejo amigo.
-Vos también lo mostraríais si hubierais pernoctado junto a Men Rodríguez. Su alma es negra como la noche más oscura; su ferocidad y crueldad no tiene límite alguna y su inteligencia aumenta su peligro. Erráis si lo menospreciáis, Guillén, pues os aseguro que si a un enemigo has de temer ese es a Men Rodríguez y a quién quiera que haya comprado sus servicios -el capitán asintió-. Y ahora, solucionemos esto y aquí hay lugar para sellar nuestro secreto. Pues nadie sabrá que el abad ha fenecido hoy aquí. Vos cuidaos de vuestros hombres, yo me cuidaré de mis hermanos de Santa María.


Miquel avanzó hasta el fondo de una de las pequeñas capillas y con gran esfuerzo separó la losa que cubría uno de los nichos. No hizo falta palabra alguna para que Guillén comprendiese cual era su deber, y juntos alzaron al prior para ocultarlo a los ojos de todos menos de Dios.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán. Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real. Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret,

De pienso para humanos

Nos volvemos gilipollas. Definitivamente, nos estamos ganado la extinción a pulso. Ejemplo práctico: Me han encargado un artículo sobre una nueva moda que está llegando a Europa: comer a base de pienso (llámalo "Comida en Polvo Nutricionalmente Completa"). Son varias las empresas (Joylent, Huel, KÜiK Mealque o Soylent, entre otras) que venden ese polvo que puede convertirse en batido, con el objetivo de que comamos rápido y sano; y con la mejor opción vegetariana y para cuidar el planeta. No es más que una moda que viene de: La idea postmoderna de que ya no existe tiempo para lo innecesario: comer ya no es un placer; es algo que hay que hacer para vivir y, por tanto, se puede delimitar en el tiempo. Muchos gimnasios, y tiendas asociadas, principalmente vinculadas a culturistas la recomiendan a sus deportistas, junto a otros componentes nutricionales que hinchan los músculos (la apariencia sobre el esfuerzo real, luego pasa lo que pasa) La cultura vegana y el ant

Aventuras de Fernán Garces. 1ª Entrada.

I 1488 Arguim El viento azotaba las velas y la nave se movía al vaivén de las olas. Paseé la mirada por la cubierta y vi rostros curtidos que rezaban atenazados por el miedo, pues el mar es madre del marino e igual que arrulla unas veces, castiga los pecados otras muchas. Y aquel día Dios Nuestro Señor parecía dispuesto a castigar los nuestros haciéndonos zozobrar frente a Arguim. La costa se mostraba desafiante, recortada en el cielo de la mañana aparecía grisácea cada vez que La Gitana se alzaba sobre las olas. —¡Maldita la hora en que decidisteis salir, Fernán! —me aferré al timón, ayudando a Jácome para mantenerlo firme. —Era necesario —respondí— Debíamos adelantarnos al resto para realizar esta empresa. —Voto a Dios, Fernán, que la locura de Pedro Cabrón sigue viva en vos. Mi risa fue acallada por el ruido de los truenos y la conversación interrumpida por el fuerte viento que acompañaba la tormenta. Temí por el velamen, pero ya era tarde para recoger el apare