Ir al contenido principal

El monje


El sonido de sus pasos se amplificó en la cámara. Había sido levantada por orden expresa del rey Alfonso junto a la vieja mezquita que hoy era Santa Cruz sobre las Aguas. Construida en piedra, con cuatro grandes arcos que se abrían a las capillas laterales pocos habían sido los que habían pisado aquel suelo y la leyenda decía que el maestro albañil y sus hombres fueron asesinados después de sellarla. Tan sólo el abad de Santa María do Porto, el obispo fray Juan y el propio Miquel conocían la entrada a las catacumbas. Se detuvo indeciso antes de adentrarse en la más pequeña de las cuatro capillas y escuchó atento antes de apoyar su mano sobre el tritón que decoraba uno los capiteles. La figura de piedra se hundió dejando al descubierto un pequeño hueco, el suficiente para introducir la mano en su interior. Miquel tanteó el fondo del orificio, respirando aliviado al notar el suave tacto de la bolsa que escondía la joya. Desde que la trajese de Alcanatif esa era la primera vez que descendía a la cripta para comprobar que continuaba allí, pero hasta el encuentro de aquella misma noche nunca había temido por ella.

Cerró el pequeño escondrijo y ascendió por la escalera de piedra antes de acceder a la iglesia. Elevó la vista la cielo, observando las estrellas que se dejaban ver entre las vigas del inacabado techo y se arrodilló frente a la Cruz a rezarle a Dios por el perdón de sus pecados. Y le dio gracias por haber puesto al abad en su camino de destrucción cuando huía de todo lo que fue en el pasado. Fue allí, rezando, cuando escuchó los primeros gritos de auxilio en aquella noche que se volvía aciaga. Corrió hacia la sacristía para salir a la calle y subir al minarete que hacía las veces de campanario. Los sonidos se acrecentaban al ritmo de ascenso ¿Qué más podía pasar? Pensó. Y el corazón se le heló al ver las puertas de la ciudad ardiendo. 

El tintineó de las armas se unió a los gritos de los hombres de Guillén de Berja, que ya corrían hacia los ruinosos muros de la ciudad. Temí por mi vida al ver como los moros cruzaban las puertas ayudados desde dentro. Cádiz aún no contaba con fuerza suficiente para repeler el ataque y el centenar de hombres que componía la guardia enviada por don Alfonso no parecía suficiente para repeler al enemigo que lentamente les hacía batirse en retirada en dirección  la iglesia. Se acurrucó en el campanario, temeroso de volver a aquel lugar del que había logrado huir: la violencia le había llamado desde su más tierna infancia y la había ejercido múltiples veces. Notó el frío tacto del puñal bajo su túnica y comenzó a descender las escaleras. Una sombra se cruzó en su camino al llegar al último tramo. Escuchó cerrarse la puerta de acceso a la capilla y comprendió que alguien se había adentrado en la iglesia. 

Comenzó a correr. Cruzó la sacristía, atravesó la nave de la iglesia bajo la tenue luz de la luna y avanzó hasta la puerta que daba acceso al pequeño pasadizo que escondía la bajada a la cripta. Se detuvo al escuchar pasos en su interior. Asió con fuerza el puñal que le diese el abad y comenzó a descender lentamente. El ruido se intensificó y una leve claridad le facilitó los últimos peldaños. Una voz conocida maldijo entre susurros amplificados espectralmente por la cúpula de piedra de la cripta. Miquel recorrió el tramo final y se lanzó al interior de la que algún día sería la tumba del rey Alfonso.

-¡Maldito seáis!- gritó ante la figurar del abad.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán. Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real. Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret,

De pienso para humanos

Nos volvemos gilipollas. Definitivamente, nos estamos ganado la extinción a pulso. Ejemplo práctico: Me han encargado un artículo sobre una nueva moda que está llegando a Europa: comer a base de pienso (llámalo "Comida en Polvo Nutricionalmente Completa"). Son varias las empresas (Joylent, Huel, KÜiK Mealque o Soylent, entre otras) que venden ese polvo que puede convertirse en batido, con el objetivo de que comamos rápido y sano; y con la mejor opción vegetariana y para cuidar el planeta. No es más que una moda que viene de: La idea postmoderna de que ya no existe tiempo para lo innecesario: comer ya no es un placer; es algo que hay que hacer para vivir y, por tanto, se puede delimitar en el tiempo. Muchos gimnasios, y tiendas asociadas, principalmente vinculadas a culturistas la recomiendan a sus deportistas, junto a otros componentes nutricionales que hinchan los músculos (la apariencia sobre el esfuerzo real, luego pasa lo que pasa) La cultura vegana y el ant

Aventuras de Fernán Garces. 1ª Entrada.

I 1488 Arguim El viento azotaba las velas y la nave se movía al vaivén de las olas. Paseé la mirada por la cubierta y vi rostros curtidos que rezaban atenazados por el miedo, pues el mar es madre del marino e igual que arrulla unas veces, castiga los pecados otras muchas. Y aquel día Dios Nuestro Señor parecía dispuesto a castigar los nuestros haciéndonos zozobrar frente a Arguim. La costa se mostraba desafiante, recortada en el cielo de la mañana aparecía grisácea cada vez que La Gitana se alzaba sobre las olas. —¡Maldita la hora en que decidisteis salir, Fernán! —me aferré al timón, ayudando a Jácome para mantenerlo firme. —Era necesario —respondí— Debíamos adelantarnos al resto para realizar esta empresa. —Voto a Dios, Fernán, que la locura de Pedro Cabrón sigue viva en vos. Mi risa fue acallada por el ruido de los truenos y la conversación interrumpida por el fuerte viento que acompañaba la tormenta. Temí por el velamen, pero ya era tarde para recoger el apare