Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2011

Del colegio

15 años, se dice pronto. La mitad de mis 32 años de vida los pasé en Guadalete y ya hace 15 años que salí de aquel colegio en el que crecí y me formé. 15 años en los que he ido aprendiendo a ver lo bueno y lo malo que tuvo la decisión de mis padres de enviarme a estudiar a un centro más elitista de nombre que de verdad.  En el colegio aprendí a ser persona, con una educación global que no se quedó en el mero hecho de enseñarnos matématicas o historia, sino que iba mucho más allá. Nos enseñaron a ser personas, a saber comportarnos en cada lugar y circunstancia, nos dieron una base cultural que hoy, mucho tiempo después, me lleva a disfrutar del teatro, de la música clásica o de una buena opera o un buen libro como otros disfrutan de la programación de Tele 5. Y, sobre todo, me enseñaron a pensar. Es cierto que al Opus -y el colegio comparte ideario con el Opus Dei- siempre se le acusó de adoctrinar, pero yo nunca noté la presión de tener que acudir al Club o ser empujado a le

De novelas "no" históricas

Últimamente estoy volviendo a leer mucha novela histórica. Algo que dejé de hacer tiempo atrás al buscar un tipo de literatura que me alejase de lo que hago a diario: leer historia. Pero al final la cabra tira al monte y el lector a la biblioteca; y en la mía hay demasiada novela de este corte. Actualmente me encuentro terminanando "La tierra de Dios" de Claudia Casanova y, al final, recuerdo porqué abandoné este genero. De un tiempo a esta parte, quizá motivado por el éxito editorial del "Codigo DaVinci", parece que toda novela histórica deba estar jalonada por tintes isotericos, fantasiosos y mentirosos. Si quisiera leer sobre virgenes moras que tienen poderes sobrenaturales leería literatura fantástica (cosa que hago), pero no acudiría a una novela supuestamente histórica.  Desgraciadamente las modas se imponen también en la literatura.  Tan solo hay que echar un vistazo a los estantes de cualquier librería para ver el parecido de muchas cubiertas. Si Cr

El monje

El sol se ponía perezoso tras las murallas de la villa, que brillaba anaranjada como si fuera pasto de las llamas. Los ruidos del día iban dejando paso a los silencios de la noche: el maullido de los gatos sustituía a las voces de los mercaderes que vendían sus mercancías ante las puertas de la ciudad. Las ratas corrían por los callejones, esquivando los charcos de agua sucia que inundaban los rincones de las callejas de tierra. Leves susurros rompían la monótona noche, voces que hablaban de amor y honor, que acechaban a incautos que paseaban a aquella hora del atardecer. El hombre se detuvo, fijó su mirada en una sombra huidiza que desvelaba la presencia de alguien tras la esquina. Alisó su túnica antes de continuar la marcha y, agarrando con fuerza misal y rosario, avanzó con paso lento hasta encontrarse con su oculta cita. Había recibido la nota, manuscrita en un pequeño trozo de piel vieja, la tarde antes y, pese al miedo que le infundía aquella zona del arrabal, no había pod

De promesas

El otro día me hicieron una petición dificil de rechazar. Porque quien la hacía es uno de esos seis personajillos que logran de mí lo que quieren. Y cuando tu sobrina, extendiendo sus brazos todo lo que puede, te mira y te dice "Goli, no puedo abrazarte" no puedes negarte a realizar una promesa. Y la cumpliré: adelgazaré, pero solo hasta el punto justo en el que sus brazos sean capaz de rodearme. Claro que, como la niña está en edad de crecer, puede ser que no pierda peso alguno.

II Semana Solidaria Manos Unidas

Desde esta tarde, y durente toda la semana, Manos Unidas Cádiz celebra su II Semana Solidaria que tendrá lugar en el aulario de La Bomba. El acto será inuaugurado con una conferencía sobre voluntariado pronunciada por Concha Gamundi, ex- Delegada en Cádiz de Manos Unidas, a las 19'30h y posteriormente habrá un concierto de la Coral Universitaria. Mañana seguirán los actos lúdicos con el concierto del Grupo Vistahermosa. Además, durante toda la semana estará abierto el Rastrillo en beneficio a los proyectos de Manos Unidas

Soledad --> Jorge Drexler y María Rita

Soledad, aqui estan mis credenciales, vengo llamando a tu puerta desde hace un tiempo, creo que pasaremos juntos temporales, propongo que tu y yo nos vayamos conociendo. Aquí estoy, te traigo mis cicatrices, palabras sobre papel pentagramado, no te fijes mucho en lo que dicen, me encontrarás en cada cosa que he callado. Ya pasó ya he dejado que se empañe la ilusión de que vivir es indoloro. Que raro que seas tú quien me acompañe, soledad, a mi, que nunca supe bien cómo estar solo.

II Semana Solidaria

Hoy comienza una semana larga, realmente larga. De esas que se juntan una vez cada cierto tiempo y que te dejan extenuado a la vez que agradecido. Desde ayer los voluntarios de Manos Unidas están montando el rastrillo que será eje central de la II Semana Solidaria en la UCA. Mañana, además, y por casualidades del destino, tendremos en Cádiz unos cursos de formación sobre proyectos. Desde que entré como Delegado me planteé que uno de los factores fundamentales para el buen desarrollo de cualquier organización es la formación de sus miembros y que, desgraciadamente, no todos podíamos acudir a las jornadas nacionales por lo que recuperamos una práctica común: las jornadas de formación diocesana, que mañana tendrá su tercer encuentro y que se une a la formación on-line que desde hace un año ha puesto en funcionamiento Servicios Centrales y que cuenta con un coordinador local. Pero, como les digo, la semana será larga. Desde el lunes, y en el Aulario de la Bomba (Cádiz), estará abie

De Peter Pan

Acabo de darme cuenta de un hecho inapelable: me hago viejo. Intento negarlo y mantenerme aferrado a mi eterno espíritu de Peter Pan, ese que tantos años me acompañó en las fiestas de disfraces del colegio hasta convertirse en mi apodo. Pero cada día es más complicado mantenerse firme en un estado de semi-juventud perpetua, sobre todo cuando los amigos empiezan a casarse o cuando descubres que compañeros del colegio –algunos más pequeños- ya tienen tres y hasta cuatro retoños.  Otras veces, acudes a museos, teatros y cines y ves como tu entrada ya deja de ser reducida para ser “normal” en espera de poder obtener la Tarjeta Dorada. O escuchas como un niño pregunta "¿mamá ese señor porque está gordo?" y te ofendes por haber sido llamado señor. Pero lo peor de todo es mirar atrás y darte cuenta que hace ya 15 añosque saliste del colegio y van para 11 que lo hiciste de la Universidad. Y que sí, ahora trabajas, ganas dinero, vives tranquilo y a tu propio ritmo pero  la

Juez de Residencia o el control funcionarial

La historia nos da muchas veces lecciones inesperadas y ayer me dio una de ellas. Andaba sumido en mi tesis, como muchas tardes últimamente, cuando un cargo saltó a mi base de datos: juez de residencia. Ingenuo de mí, y desconocedor de la municipalidad del XVI y más acostumbrado a la del XV, supuse que haría referencia a algún tipo de mecanismo para controlar a los nuevos vecinos de una localidad, ya que estos tenían privilegios sobre los no avecindados y eran muchos los que cambiaban de lugar en busca de ellos. Pero como uno  empieza a ser perro viejo, acudí a mi director de tesis, esperando confirmación sobre la suposición. Y recibí como respuesta un artículo que me abrió los ojos: nada tiene que ver el cargo con la vecindad, como la conocemos hoy, y sí mucho con la corrupción, como la conocemos hoy. En 1500 los Reyes Católicos otorgaron una Pragmática, firmada en Sevilla a 9 de junio, que creaba una institución llamada “ juez de residencia ” que tenía como función el control de

De sueños eternos

A veces, me siento con la muerte a charlar sobre la vida. Le miro a los ojos sabiendo que es la única compañera de viaje que no me fallará y que siempre estará ahí, presente, esperando el momento de hacernos uno y bailar eternamente.  La dulce señora que arrulla nuestros sueños de grandeza que nos permite creernos inmortales para un día cualquiera recordarnos la pequeñez del ser humano. La que se ríe de nuestros miedos sabiendo que tras su llegada sólo habrá felicidad: ya nada será necesario. La vida, prisión finita que atenaza nuestros sentidos, será vencida por la graciosa dama de la guadaña, que silenciará nuestros temores para toda la eternidad Cada noche, llegada la hora del sueño, me siento al borde de la cama y recuerdo el día. “Un días más”, piensan muchos sonriendo alegres por la falsa victoria. “Un día menos” me digo yo, sabiendo que cada vivido conociendo la verdad me hace más fuerte y me da más razones para disfrutar de cada pequeña sorpresa que se cruce en mi cami

De cosas inmutables

Hay cosas que parece que nunca cambian. Lugares que detienen el tiempo y se quedan como siempre fueron, como siempre deberían ser. Y Roche, ese pequeño paraíso en el que crecí y me convertí en lo que soy, es uno de esos lugares que permanece imperturbable al paso del tiempo. Y hay veces que, de pronto, recuerdas todo lo bueno que has tenido. Y el viernes, como el domingo, han sido días de esos. Recuerdo mi infancia cuando, recién llegado del colegio con mis padres. Cogía la bicicleta y hacía un recorrido que siempre me llevaba a los mismos lugares: las casas de Antonio, David, Alex, Carlos, Juan, Jaime y Dani para concluir en las pistas o en el club, sentados o jugando al fútbol entre risas. Después, cansados, volvíamos a casa para cenar antes de volver a las pistas a pasar la noche comiendo pipas y escuchando las historias de toda una semana. Ahora, las cosas han cambiado, pero el viernes fue como volver al pasado. Sentados en el césped del club, en el mismo lugar donde antañ

Pastoral -- Humanos.

      Humanos quieren llamarse ellos, que matan a un ave al volar. Humanos son los que con sus manos la vista a un hombre le han de quitar. Sí, también soy humano, y lo fue mi hermano, antes y después de morir. Pero el odio, por la gente inculcado, lo llevó a lo alto y consiguió la paz. Humanos son los que cavan trincheras, son los que rompen higueras. Humanos, humanos son.

De EREs y ONGs

Hay cosas que no logro entender. Tal vez sea porque estoy vinculado a una ONGD   de voluntarios en la que se trabaja con gran profesionalidad pero sin remuneración, pero no logro entender que grandes ONGs como Intermón o Ayuda en Acción se vean abocadas a un ERE –la primera ya realizada, la segunda caerá en estos días- cuando esto ocurre quiere decir que se ha “Profesionalizado”   en exceso un sector que debe estar encaminado al desarrollo en los llamados países del Sur. Y eso, irremediablemente conlleva, que gran parte de lo recaudado con fines tan loables como ayudar al prójimo acaben sirviendo para sustentar empleos y empleados.   Y no seré yo el que niegue la necesidad de empleados en las ONGs, pero siempre dentro de un orden. ¿Qué imagen se crea ahora de las ONGs cuando escuchas que Intermón ha despedido a 150 trabajadores y que tiene 150 proyectos abiertos? Personalmente me da bastante que pensar, sobre todo cuando lo comparo con mi propia ONG y veo que tenemos 129 contra

De rutinas

El inicio del curso trae cosas buenas y malas. Las buenas es que uno retorna a la rutina y al trabajo, sin síndrome post-vacacional alguno. Pues como dice alguna amiga, mi trabajo no es un trabajo, por la tranquilidad, por el trato de los jefes y de los compañeros y, sobre todo, porque los libros son mi pasión y disfruto con cada nuevo libro que cae en mis manos. Pero hay más cosas con la vuelta al mundo laboral tras dos meses de vacaciones: puedo volver a mi tesis con más tiempo y dedicación (cosas del cambio de horario que me deja las tardes para mí), puedo seguir con mis historias, mis novelas tanto las que verán la luz como las que toman forma en mi mente porque me he dado cuenta que todo lo vivo viendo la posibilidad de transportarlo al papel. Y eso nos lleva a las cosas malas del inicio de curso, entre ellas haber perdido en la vorágine de mi ordenador las dos historias que venía publicando en el blog y que no volverán a aparecer hasta que no estén completadas de nuevo. P