Ir al contenido principal

El Envíado


Nadie creía las palabras del monje. Ninguno de los presente podía imaginar el peligro que acechaba a la pequeña villa, escondida en el inmenso bosque de Nortaun, entre los Grandes Montes que cerraban el pequeño valle en el que se elevaba la ciudad sin nombre. Jazzal continuaba elevando la voz, buscando captar la atención de un público cada vez más escaso.

-¡Me rindo!- gritó al fin, convirtiendo el alarido en un sollozo- ¡la guerra llegará y nadie sobrevivirá!
-Nadie conoce este lugar- repuso un hombre alto, de rostro aguileño y mirada inteligente, tanto que Jazzal comprendió que aquel que hablaba sería su peor enemigo o su mejor aliado -¿cómo llegará esa guerra de la que hablas hasta nosotros? Ja ¡es imposible!.
-Yo he llegado- el monje se dejó caer sobre la pared -¿por qué no iban a llegar los hombres armados?

Los murmullos se extendieron por la plaza y Jazzal comprendió que había vencido de la forma más sencilla posible: haciendo ver lo obvio. Pero en ese preciso instante se dio cuenta de la cruel verdad que había destapado. A lo largo de su vida había aprendido a huir, y lo había hecho desde el mismo instante en que fue descubierto en posición vergonzante en la celda de un joven novicio. Después huyó otras muchas veces: de padres y maridos despechados, de jóvenes con el corazón roto, de taberneros, mercaderes, buhoneros y putas. No pocas de la justicia civil, y muchas más de la eclesial. Y, por último, había huido de la guerra y su devastación. Pero en todos los años de huida aprendido que los poderosos jamás lo hacían.

-Y he venido para asegurar la paz. ¿No creéis que haya guerra? ¡Enviad informadores! ¡Esperad que lleguen los buhoneros!
-Soy Nathael- dijo el hombre dando un paso adelante- presido el consejo de sabios. ¿Querrías acompañarnos y contarnos lo que sabes?

Jazzal ocultó la sonrisa de satisfacción y siguió a Nathael por una ancha calle, bordeada de casas bajas de madera y paja, hasta una edificación algo mayor que recordaba a un gran establo. Allí el monje contó lo que sabía. El rey había muerto, nunca supo su nombre pues no le interesaban los asuntos de estado, y sus hijos se disputaban la corona. Los grandes señores se habían divido entre los tres infantes y la guerra se había extendido por el reino. Pronto intervinieron los vecinos, otros reyes con nombres que no conocía que deseaban tomar las riquezas del rey muerto, y explotar a sus súbditos. Nadie dio nada a cambio de nada. Y los campos fueron pasto de llamas incontroladas. Los ejércitos patearon el suelo ceniciento y la sangre tiñó de rojo los ríos. El humo quemaba en los ojos y el fuego se extendía por el reino arrasando bosques y ciudades. Pocos lograban huir de la devastación y pronto la guerra se extendió a los vecinos reinos que creyeron encontrar un tesoro que robar. Ahora, todo el mundo era pasto de la guerra y la devastación. Los propios dioses –dijo sin mucha convicción, pues tiempo hacia que no creía en ellos- habían entrado en la lucha y los demonios compartían cargas con pesadas caballerías. Nadie estaba a salvo, y menos que nadie aquella ciudad  sin nombre que jamás conoció la lucha: sus casas de madera arderían pasto de las llamas, las inexistentes murallas no podrían detener avance alguno.

-Pero aún hay tiempo- concluyó- armemos la ciudad.
-¡Hagámoslo!- grito Nathael y Jazzal encontró su aliado.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán. Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real. Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret,

De pienso para humanos

Nos volvemos gilipollas. Definitivamente, nos estamos ganado la extinción a pulso. Ejemplo práctico: Me han encargado un artículo sobre una nueva moda que está llegando a Europa: comer a base de pienso (llámalo "Comida en Polvo Nutricionalmente Completa"). Son varias las empresas (Joylent, Huel, KÜiK Mealque o Soylent, entre otras) que venden ese polvo que puede convertirse en batido, con el objetivo de que comamos rápido y sano; y con la mejor opción vegetariana y para cuidar el planeta. No es más que una moda que viene de: La idea postmoderna de que ya no existe tiempo para lo innecesario: comer ya no es un placer; es algo que hay que hacer para vivir y, por tanto, se puede delimitar en el tiempo. Muchos gimnasios, y tiendas asociadas, principalmente vinculadas a culturistas la recomiendan a sus deportistas, junto a otros componentes nutricionales que hinchan los músculos (la apariencia sobre el esfuerzo real, luego pasa lo que pasa) La cultura vegana y el ant

Aventuras de Fernán Garces. 1ª Entrada.

I 1488 Arguim El viento azotaba las velas y la nave se movía al vaivén de las olas. Paseé la mirada por la cubierta y vi rostros curtidos que rezaban atenazados por el miedo, pues el mar es madre del marino e igual que arrulla unas veces, castiga los pecados otras muchas. Y aquel día Dios Nuestro Señor parecía dispuesto a castigar los nuestros haciéndonos zozobrar frente a Arguim. La costa se mostraba desafiante, recortada en el cielo de la mañana aparecía grisácea cada vez que La Gitana se alzaba sobre las olas. —¡Maldita la hora en que decidisteis salir, Fernán! —me aferré al timón, ayudando a Jácome para mantenerlo firme. —Era necesario —respondí— Debíamos adelantarnos al resto para realizar esta empresa. —Voto a Dios, Fernán, que la locura de Pedro Cabrón sigue viva en vos. Mi risa fue acallada por el ruido de los truenos y la conversación interrumpida por el fuerte viento que acompañaba la tormenta. Temí por el velamen, pero ya era tarde para recoger el apare