Ir al contenido principal

Blanca de Borbón

 
Alburquerque paseaba por la sala con las manos a la espalda y aquella mirada de preocupación que Cristobal ya le conocía. El soldado había entrado para confirmar a don Juan la noticia que estaba esperando: doña Blanca de Borbón había llegado a Valladolid para cumplir con el acuerdo matrimonial pactado por el Papa. 

-¿Cómo veis el futuro de la nueva reina?- dijo Alburquerque de pronto.
-Mal, Juan, bastante negro se ve el porvenir de doña Blanca –respondió Cristóbal- pues es sabido por todos que el rey mantiene contactos con María de Padilla, la protegida de vuestra esposa.
-Nada tengo que ver con eso- repuso enfadado el de Alburquerque- don Pedro es caprichoso y ha posado su mirada en doña María. ¿Qué puedo hacer yo?
-Rezar a Dios Nuestro Señor para que la boda de don Pedro y doña Blanca se lleve a cabo, pues el rey empieza a ser repudiado en las cortes vecinas y si enemistase con Francia y el papado temo que sería insostenible su reinado. Los nobles murmullan, Juan, y cualquiera que tenga oídos puede oír el descontento de los grandes señores y la persecución al joven señor de Vizcaya no ayudó a contener la ira hacia el rey. Además, Juan, muchos son los que claman en contra del apoyo dado a las ciudades, pues creen que perderán su poder; y muchos más los que le acusan de defender a los judíos. Así que, mi buen conde, mejor haríais en luchar por conseguir que la boda se realice que…

Juan de Alburquerque no le dejó concluir, se levantó en busca del mayordomo real y ordenó que la Chancillería se reuniese.  Los preparativos para la boda ya habían comenzado y la reina Doña María había recibido a la joven Blanca en Valladolid, preparándola para el enlace previsto para el 3 de junio de 1353, pero el rey se encontraba luchando contra el de Aguilar y en la corte se temía que no volviese a tiempo. Don Juan llamó entonces a Cristóbal.

-He de pediros un nuevo favor, mi leal Cristóbal. Marchad en busca del rey. Traedlo hasta aquí pues tenéis razón y esta boda debe realizarse.
-Lo haré, Juan, por el reino y por el rey- y por vos, pensó, sabiendo que el poder del de Alburquerque comenzaba a menguar en la corte y, con ello, su propia situación en la Corte, pues desde el ascenso al trono de Pedro y el ascenso político de don Juan, él mismo había ascendido.

Aquella misma mañana, partió en busca del rey, pero antes de haber cabalgado media jornada topó con las huestes del monarca que regresaba a Valladolid.

-Majestad- Cristóbal se arrodilló sumiso frente a Pedro –vuestra futura reina se haya en la Corte.
-No me casaré con la francesa- respondió el rey- amo a doña María y solo a ella deseo unir mi vida.
-Mi señor- Cristóbal bajo la voz, hablando al monarca con la confianza de los años pasados juntos- yacer con quién deseéis, pero desposar a doña María. Pues no se tratan de asuntos del corazón sino de Estado. No es el amor lo que prima en esta decisión, mi señor, sino la corona.

Pocos conocen lo que  transcurre en la mente de un monarca, menos aun en la de don Pedro I, pero dos días después el rey contraía nupcias en Valladolid con la reina doña Blanca. Y tan solo otros dos días después del enlace, enviaba a la reina a Sigüenza, a comenzar su retiro mientras el rey marchaba bajo las faldas de doña María de Padilla.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

La casa de los Espejos

En la Alameda, justo frente al monumento al Marqués de Comilla, hay una casa hoy restaurada y convertida en viviendas de lujo. Una casa señorial, con su torre mirador mirando al mar. Buscando en silenciosa soledad el regreso del antiguo dueño. Un capitán abnegado, obligado a partir continuamente para buscar el bien de su familia. De su mujer y su hija. Al pasear por la Alameda no puedo más que mirar a sus ventanas, hoy nuevas, buscando aquel visillo que hace años se movía con el viento que atravesaba el viejo caserón, mostrando el reflejo del sol sobre los viejos cristales que cubrían su pared. Alguna vez miré a la torre, esperando ver allí a la joven hija, oteando el horizonte, deseando que su padre regrese y, tal vez, le traiga un nuevo espejo.

Porque cuenta la leyenda que el capitán amaba a su hija y la mimaba creyendo, tal vez, que al cumplir sus deseos cubriría su ausencia. La hija le pedía a su padre un espejo, y él le traía uno de cada viaje, tantos que al final la casa se cubri…