Ir al contenido principal

Juan José Ruiz de Apodaca

Uno de los rincones más hermosos de Cádiz es, sin lugar a dudas, la Alameda Apodaca. Lo que quizá pocos conozcan el origen del nombre, que proviene Juan José Ruiz de Apodaca y Eliza Gastón de Iriarte López de Letona y Lasquetti. I Conde del Venadito, 61º y antepenúltimo virrey de la Nueva España. 

Nacido en una familia de mercaderes adinerados entró en la Armada como guardiamarina en la Compañía del Departamento de Cádiz en 1767 y con 15 años embarcó en el navío corsario San Lorenzo y posteriormente en el Triunfante. En 1770, ya como alférez, realiza su primer viaje a América, iniciando una relación que le llevará a lo más alto del escalafón español al otro lado del Atlántico. Pero su vida militar –siempre vinculada a la Armada- le devolverá a Cádiz y durante la guerra con los ingleses participará en las luchas del Estrecho de Gibraltar. Su vida cambiará definitivamente en 1781 cuando sea ascendido a capitán y se le otorgué el mando de la fragata Nuestra Señora de la Asunción, con la que –terminada la guerra- navega hasta Filipinas para llevar la noticia de la paz.

En 1796 se reinicia la guerra con los ingleses y será entonces cuando se produzca uno de los acontecimientos más importantes en la vida de Apodaca. Se vio rodeado por la escuadra de Jervis en el cabo de San Vicente, pero aprovechando la niebla del amanecer logró escapar y buscar refugio en la ría de Vigo. Perseguido por los británicos se le solicitó rendición pero, en vez de acobardarse, dejó que el parlamentario británico observara las defensas que estaba realizando ante las cuales la escuadra británica salió de la ría. Pero Juan José Ruiz de Apodaca decidió perseguirlo y logró capturar una de las naves inglesas. Ante su hazaña el gobierno le ordenó marchar a Ferrol, bloqueado por una escuadra enemiga que, pese a todo, fue burlada y Apodaca arribó al puerto, donde tuvo que abandonar el barco por el mal estado en el que había quedado.

En de marzo de 1807, después de haber navegado por todo el Mediterráneo a bordo de diferentes navíos y de haber ocupado la dirección del Arsenal de la Carraraca, se le concedió el mando de la escuadra del Océano y en 1808 logró vencer la escuadra francesa del almirante Rosily. En enero de 1809 fue enviado a Londres para entablar negociaciones de paz y crear una alianza para luchar contra el invasor francés que culminaron en Tratado de Londres, de 14 de enero de 1809. 

En febrero de 1812 pasó a la isla de Cuba como capitán general y gobernador de La Habana, y en septiembre de 1816 fue nombrado virrey de Nueva España. Pero la lucha por la Independencia ya había comenzado y Apodaca tuvo que enfrentarse a los insurrectos, pero su carácter diplomático pareció acallar la revuelta hasta la llegada de Mina a México. Será en su lucha contra el guerrillero Francisco Javier Mina, al que vencerá, donde obtenga el título de conde del Venadito. Pero en 1820 el virreinato es suprimido por el Gobierno y Apodaca pasa a ser Jefe Político Superior de Nueva España, con un ámbito jurisdiccional mucho más reducido, y en julio de ese mismo año, tras mostrar su desacuerdo con la Constitución del 12 que volvía a estar activa, Apodaca es depuesto en su cargo. Finalmente Apodaca volvió a España, estableciéndose en Madrid donde fallecería en 1835.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán. Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real. Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret,

De pienso para humanos

Nos volvemos gilipollas. Definitivamente, nos estamos ganado la extinción a pulso. Ejemplo práctico: Me han encargado un artículo sobre una nueva moda que está llegando a Europa: comer a base de pienso (llámalo "Comida en Polvo Nutricionalmente Completa"). Son varias las empresas (Joylent, Huel, KÜiK Mealque o Soylent, entre otras) que venden ese polvo que puede convertirse en batido, con el objetivo de que comamos rápido y sano; y con la mejor opción vegetariana y para cuidar el planeta. No es más que una moda que viene de: La idea postmoderna de que ya no existe tiempo para lo innecesario: comer ya no es un placer; es algo que hay que hacer para vivir y, por tanto, se puede delimitar en el tiempo. Muchos gimnasios, y tiendas asociadas, principalmente vinculadas a culturistas la recomiendan a sus deportistas, junto a otros componentes nutricionales que hinchan los músculos (la apariencia sobre el esfuerzo real, luego pasa lo que pasa) La cultura vegana y el ant

Aventuras de Fernán Garces. 1ª Entrada.

I 1488 Arguim El viento azotaba las velas y la nave se movía al vaivén de las olas. Paseé la mirada por la cubierta y vi rostros curtidos que rezaban atenazados por el miedo, pues el mar es madre del marino e igual que arrulla unas veces, castiga los pecados otras muchas. Y aquel día Dios Nuestro Señor parecía dispuesto a castigar los nuestros haciéndonos zozobrar frente a Arguim. La costa se mostraba desafiante, recortada en el cielo de la mañana aparecía grisácea cada vez que La Gitana se alzaba sobre las olas. —¡Maldita la hora en que decidisteis salir, Fernán! —me aferré al timón, ayudando a Jácome para mantenerlo firme. —Era necesario —respondí— Debíamos adelantarnos al resto para realizar esta empresa. —Voto a Dios, Fernán, que la locura de Pedro Cabrón sigue viva en vos. Mi risa fue acallada por el ruido de los truenos y la conversación interrumpida por el fuerte viento que acompañaba la tormenta. Temí por el velamen, pero ya era tarde para recoger el apare