Ir al contenido principal

De defensas carnavalescas

El carnaval, fiesta pagana por antonomasia, se carga en excesivas ocasiones con críticas a la Iglesia Católica y a los cristianos en general. Como si tener fe fuera fruto de la incultura y no de una Gracia divina que nos hace saber que Dios existe. Como fe es una creencia irracional para quien no la tiene, y muy racional para quienes vemos la obra de Dios cada día de nuestra vida. Pero ese ataque continuado desde ciertos sectores nos ha terminado acomplejando, y me incluyo, hasta creernos inferiores y guardar silencio cuando comienzan las burlas contra nuestras creencias.

Por eso, ver que en el Carnaval de Cádiz, una comparsa da un paso al frente y canta al mundo su fe en Cristo dejando claras sus razones, debe servirnos de aliciente a los demás para dar ese mismo paso. Sin importar en que ámbito nos movamos. Ciertos sectores de la progresía española han encontrado en la Iglesia un enemigo al que atacar, buscando cada error que comenta para atacarla; aprovechando los pecados de sus miembros para condenarla. Pero obviando todo lo bueno que tiene esta Iglesia. Olvidándose de que la Iglesia no es la jerarquía sino los millones de cristianos de a pie que intentan vivir su fe con fuerza, ayudando a los demás sin pedir nada. Basando su vida en el amor y no en el odio; en la tolerancia y no en la intolerancia.

Y hoy, si me permiten, no escribo más, dejo que sean las voces de Los defensores de Luis y la letra de Rivero Ramos:




Cada vez que digo que yo soy creyente
aparece algún valiente que me juzga
con la voz cobarde del intransigente
que surge siempre de la censura.
Esos que presumen ser inteligentes
...y van buscando su razón en la incultura
porque no entienden que la fe me haga mas fuerte.
Que simplemente es un invento de los curas,
que surge nada más,
que surge por el miedo hacia la muerte.
Y hay quien se ofende si le doy gracias a Dios,
y hay quien se ofende si le pido protección.
Que mas da quién me comprende
si el creer me hace mas fuerte
y me hace ser mejor persona.
Si a Dios lo encuentro solamente en el amor
y no en las manos indecentes,
que se justifican si le adoran.
Ni en las manos de pederastas
ni de aquellos que matarán
y jurarán en su nombre.
Dios está en las manos del que ayuda
del que no pregunta nunca
y que perdona los errores.
Ese es el Dios que me llena,
ese es el Dios que ilumina.
Y si en el mismo día en que me muera
compruebo de verdad que no existiera
la misma fe que muchos tirarían,
si me hizo ser feliz toda la vida,
ya habría valido la pena,
ya habría valido la pena

Comentarios

Unknown ha dicho que…
Hola:
¡Impresionante testimonio!
Y astuta utilización de la lógica carnavalesca de "el mundo al revés", en este caso del mundo ateo.
Pero le veo dos escollos:
1. La finalidad del Carnaval, al invertir el orden, es precisamente reinstalar ritualmente este mismo orden..
2. Que tengan cuidado y no se dejen engullir y "recuperar" por el nacional-catolicismo que tanto daño hace al mensaje de Cristo...

Pero, si hay que pasar por ello para volver a decir "Amaos unos a otros", frente al ateísmo y a religiones bélicas...
Javier Fornell ha dicho que…
Buenas Jouet

A persar de que el carnaval pueda tener ese fin, hay que tener en cuenta que las comparsas suelen ser mucho más cercanas a la realidad y narrar y contar lo que sienten.

Ha sido un hecho bonito y casi sin precedentes en el Carnaval de Cádiz, un paso al frente de un grupo que ha dicho valientemente que no se averguenzan de ser lo que son. Pero eso no nos va a llevar a volver a tiempos pasados.

Ese miedo, de hecho, nos tiene acomplejados haciendonos creer que el mensaje de Cristo es el que pronunciaba Franco, pero Franco -y los suyos- se aprovecharon del mensaje para dominar al pueblo. El mensaje Cristiano sigue vivo y ahora más que nunca hay que gritarlo y defenderlo con la fuerza de las palabras y la razón.
Unknown ha dicho que…
¡Olé, don Javi!
De acuerdo en todo.

Entradas populares de este blog

Aventuras de Fernán Garces. 1ª Entrada.

I 1488 Arguim El viento azotaba las velas y la nave se movía al vaivén de las olas. Paseé la mirada por la cubierta y vi rostros curtidos que rezaban atenazados por el miedo, pues el mar es madre del marino e igual que arrulla unas veces, castiga los pecados otras muchas. Y aquel día Dios Nuestro Señor parecía dispuesto a castigar los nuestros haciéndonos zozobrar frente a Arguim. La costa se mostraba desafiante, recortada en el cielo de la mañana aparecía grisácea cada vez que La Gitana se alzaba sobre las olas. —¡Maldita la hora en que decidisteis salir, Fernán! —me aferré al timón, ayudando a Jácome para mantenerlo firme. —Era necesario —respondí— Debíamos adelantarnos al resto para realizar esta empresa. —Voto a Dios, Fernán, que la locura de Pedro Cabrón sigue viva en vos. Mi risa fue acallada por el ruido de los truenos y la conversación interrumpida por el fuerte viento que acompañaba la tormenta. Temí por el velamen, pero ya era tarde para recoger el apare

Toledo, una serie que se queda a medias

Ayer vi Toledo, y supongo que seguiré viéndola mientras sea capaz de soportar la calidad ¿interpretativa? de Maxi Iglesias (alguien, algún día, tendrá que explicar porque a este chico se le siguen dando protagonistas con los buenos actores que hay en España). Aunque como historiador, recreacionista y –mal- esgrimista no puedo más que ponerle algunos peros. 1º.- Cuando haces una serie histórica de pretendida calidad tienes que tener cuidado con los personajes reales. En la serie tenemos al Infante Fernando de la Cerda y al príncipe Sancho; el primero rondando los 16-18 y el segundo superando con creces los 20. Pero la realidad es que Fernando es el segundo hijo  de Alfonso X (nace en 1255) y Sancho es el tercer hijo varón  del rey (nace en 1258), con lo que en la serie debería tener 13-15 años. El primogénito, Alfonso Fernández, Señor de Molina y Mesa, es hijo natural y no entra en la línea sucesoria. 2º.- En varias ocasiones se le llama “príncipe” cuando hasta 1388, con el futu

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán. Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real. Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret,