Ir al contenido principal

Alfonso X

Alfonso X sucedió a su padre al frente del reino de Castilla en 1254. Si el reinado de su padre fue de extensión territorial, el de Alfonso sirvió de consolidación del reino. Durante su mandato se sentaron las bases del actual castellano, creándose la primera gramática. Alfonso fue un enamorado de las artes y las letras, gran poeta nos dejó para la posteridad sus Cantigas. Pero además realizó una importante política repobladora, a lo que se unió su reformismo que asentó definitivamente la primacía del reino en la Península.

En lo militar, continuó la labor conquistadora de su padre, llegando hasta Cádiz en 1263. Y me van a permitir que en su reinado hable de esta última ciudad, que además es la mía. Pues Alfonso, que se enamoró de la zona desde su asentamiento en Alcanate (actual El Puerto de Santa María) como demuestra en las Cantigas de Santa María. Aquí se sintió curado de sus enfermedades por mano de Santa María del Puerto, que acabó convertido en lugar de peregrinación. Buscaba un puerto que le abriera el camino hasta el norte de África, pues el rey sabio quería extender el cristianismo y su reino más allá del mar –pues por otro lugares ya no podía avanzar-. Había firmado la paz con Granada, considerada ya vasallo del castellano y para evitar la guerra buscó un punto que no causase problemas, ese fue Cádiz, hasta entonces en manos del reino de Fez. La conquista castellana conllevó que el rey diese a la ciudad una serie de privilegios que le valdrían para ponerse a la cabeza comercial de la Península, pero siempre al calor de Sevilla, pero de eso ya hemos hablado en este mismo rincón.

Volvemos así al reinado de Alfonso. Habría que hablar de dos importantes hechos: el fecho del imperio, es decir, el intento de Alfonso de hacerse con la corona del Sacro Imperio Romano-Germánico, sin resultados. Y el Fecho de Allende, el intento de llevar el reino hasta las costas africanas, a lo que se vincula la conquista gaditana y que tampoco se llevó a pudo completar.

Tras la conquista de Cádiz en 1263 las fronteras se estabilizaron, pero no los problemas internos. En el 1264 se produjo la revuelta de los mudéjares en la campiña jerezana que trajo consigo su expulsión para evitar mayores tensiones sociales, pese a que Alfonso había buscado una inicial convivencia de culturas al final terminó por doblegar militarme a los pequeños territorios tributarios de Niebla, y el consiguiente levantamiento en Andalucía y Murcia (con apoyo del rey de Granada).

En 1265 se produce un hecho fundamental para la estabilidad de la Corona: Alfonso firma las Siete Partidas que establecía la sucesión directa de padres a hijos y no entre hermanos en caso de fallecer el primogénito si este tenía descendencia. Y el Infante Fernando de la Cerda la tenía. Durante la revuelta nobiliaria de 1272, Fernando demostró su valía y logró el apoyo de su padre. Sin embargo, cuando fallece Fernando en 1275, su hermano Sancho manifiesta sus pretensiones al trono, y Alfonso las aceptará en detrimento de los Infantes de la Cerda. Pero según aumente el poder de su hijo, Alfonso irá mostrando reticencias a esa decisión. Finalmente, y con el apoyo de cierta parte de la nobleza que ya había mostrado su malestar con el rey, Sancho se levantó en armas al ver como su padre intentaba desgranar el reino de Jaén de la Corona castellana para dotar de corona al primogénito de Fernando (Alfonso de la Cerda). En 1282 el poder de Sancho es indiscutible, separando a su padre del gobierno pero permitiéndole continuar con el título real hasta su muerte, en Sevilla que había permanecido fiel, en 1284.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán. Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real. Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret,

De pienso para humanos

Nos volvemos gilipollas. Definitivamente, nos estamos ganado la extinción a pulso. Ejemplo práctico: Me han encargado un artículo sobre una nueva moda que está llegando a Europa: comer a base de pienso (llámalo "Comida en Polvo Nutricionalmente Completa"). Son varias las empresas (Joylent, Huel, KÜiK Mealque o Soylent, entre otras) que venden ese polvo que puede convertirse en batido, con el objetivo de que comamos rápido y sano; y con la mejor opción vegetariana y para cuidar el planeta. No es más que una moda que viene de: La idea postmoderna de que ya no existe tiempo para lo innecesario: comer ya no es un placer; es algo que hay que hacer para vivir y, por tanto, se puede delimitar en el tiempo. Muchos gimnasios, y tiendas asociadas, principalmente vinculadas a culturistas la recomiendan a sus deportistas, junto a otros componentes nutricionales que hinchan los músculos (la apariencia sobre el esfuerzo real, luego pasa lo que pasa) La cultura vegana y el ant

Aventuras de Fernán Garces. 1ª Entrada.

I 1488 Arguim El viento azotaba las velas y la nave se movía al vaivén de las olas. Paseé la mirada por la cubierta y vi rostros curtidos que rezaban atenazados por el miedo, pues el mar es madre del marino e igual que arrulla unas veces, castiga los pecados otras muchas. Y aquel día Dios Nuestro Señor parecía dispuesto a castigar los nuestros haciéndonos zozobrar frente a Arguim. La costa se mostraba desafiante, recortada en el cielo de la mañana aparecía grisácea cada vez que La Gitana se alzaba sobre las olas. —¡Maldita la hora en que decidisteis salir, Fernán! —me aferré al timón, ayudando a Jácome para mantenerlo firme. —Era necesario —respondí— Debíamos adelantarnos al resto para realizar esta empresa. —Voto a Dios, Fernán, que la locura de Pedro Cabrón sigue viva en vos. Mi risa fue acallada por el ruido de los truenos y la conversación interrumpida por el fuerte viento que acompañaba la tormenta. Temí por el velamen, pero ya era tarde para recoger el apare