Ir al contenido principal

El drama invisible: la muerte en el Estrecho

Este fin de semana una nueva patera ha llegado a nuestras costas. Algo que, desgraciadamente, viene siendo común desde hace un tiempo. Tanto que ya casi no es noticia y que, cuando lo es, pasa desapercibida sobre otras muchas. Y, sin embargo, es la peor noticia de todas. No por el hecho de la llegada de migrantes, como desde algunos sectores se pretende hacer creer, ya que esta tierra siempre ha sido un conglomerado de culturas que ha enriquecido nuestros modos de vida y nuestra sociedad. Sino que es la peor noticia de todas porque tras cada inmigrante que logra cruzar el Estrecho, otros muchos se quedan atrás. Y, aún los que logran llegar, dejan tras de sí su vida y sus familias esperando un paraíso que no es tal.

Un drama humano y familiar que nace de las desigualdades sociales entre el norte y el sur, pero que hunde sus raíces en la explotación de los recursos del sur por parte del norte. África ha sido vista por los gobiernos “occidentales” como campo de experimentación. Desde la creación de los actuales estados -nacidos de una colonización feroz y creados con escuadra y cartabón, que han provocado un sinfín de guerras entre las diferentes etnias, con la consiguiente pérdida de vidas humanas-, hasta la experimentación política, con las ayudas a diferentes regímenes que servían a los intereses de las grandes potencias mundiales, África se ha convertido en el vivero del resto del mundo. Y las consecuencias se llevan sufriendo desde hace mucho tiempo: imposibilidad de desarrollar infraestructuras, pues las guerras y los cambios políticos acaban echando por tierra el trabajo realizado; hambrunas derivadas de esa misma falta de infraestructuras que impiden combatir la sequía; niños soldados cuyas vidas pocas veces son recuperables, matanzas indiscriminadas entre las diferentes etnias que luchan por un mismo territorio con armas vendidas por las grandes potencias armamentísticas, entre las que se encuentra España; un paro galopante que obliga a los cabeza de familias a abandonar sus tierras y buscar un destino que creen mejor; y, a todo ello, se unen enfermedades como el SIDA que provocan que una gran parte de la población activa esté desapareciendo y que muchos niños nazcan ya infectados.

Ante todo eso, los Estados occidentales miran hacia otro lado, no se toman medidas encaminadas al desarrollo de África y son las ONGs las que se ponen al frente del trabajo por acabar con las diferencias socio-económicas. Pero es una ardua labor cuyo fin no está cercano y mientras este llega, el drama del Estrecho seguirá vivo con la muerte de los migrantes que intentan acceder a una tierra prometida que les espera, en el mejor de los casos, con un centro de acogida, en el peor, es la propia muerte la que les recibe. Pero, además, en los últimos años el flujo de personas parece haber sufrido una variación. Cada vez son más las mujeres y los niños, muchos de ellos aún bebés, los que se lanzan a la aventura de cruzar el Estrecho.

Y mientras, nosotros, miramos a la noticia de al lado, nos centramos en los deportes y vemos como natural algo contra lo que todos deberíamos luchar.

Publicado en Diócesis de Cádiz y Ceuta. Opinión el 8 noviembre

Comentarios

Entradas populares de este blog

Aventuras de Fernán Garces. 1ª Entrada.

I 1488 Arguim El viento azotaba las velas y la nave se movía al vaivén de las olas. Paseé la mirada por la cubierta y vi rostros curtidos que rezaban atenazados por el miedo, pues el mar es madre del marino e igual que arrulla unas veces, castiga los pecados otras muchas. Y aquel día Dios Nuestro Señor parecía dispuesto a castigar los nuestros haciéndonos zozobrar frente a Arguim. La costa se mostraba desafiante, recortada en el cielo de la mañana aparecía grisácea cada vez que La Gitana se alzaba sobre las olas. —¡Maldita la hora en que decidisteis salir, Fernán! —me aferré al timón, ayudando a Jácome para mantenerlo firme. —Era necesario —respondí— Debíamos adelantarnos al resto para realizar esta empresa. —Voto a Dios, Fernán, que la locura de Pedro Cabrón sigue viva en vos. Mi risa fue acallada por el ruido de los truenos y la conversación interrumpida por el fuerte viento que acompañaba la tormenta. Temí por el velamen, pero ya era tarde para recoger el apare

Toledo, una serie que se queda a medias

Ayer vi Toledo, y supongo que seguiré viéndola mientras sea capaz de soportar la calidad ¿interpretativa? de Maxi Iglesias (alguien, algún día, tendrá que explicar porque a este chico se le siguen dando protagonistas con los buenos actores que hay en España). Aunque como historiador, recreacionista y –mal- esgrimista no puedo más que ponerle algunos peros. 1º.- Cuando haces una serie histórica de pretendida calidad tienes que tener cuidado con los personajes reales. En la serie tenemos al Infante Fernando de la Cerda y al príncipe Sancho; el primero rondando los 16-18 y el segundo superando con creces los 20. Pero la realidad es que Fernando es el segundo hijo  de Alfonso X (nace en 1255) y Sancho es el tercer hijo varón  del rey (nace en 1258), con lo que en la serie debería tener 13-15 años. El primogénito, Alfonso Fernández, Señor de Molina y Mesa, es hijo natural y no entra en la línea sucesoria. 2º.- En varias ocasiones se le llama “príncipe” cuando hasta 1388, con el futu

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán. Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real. Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret,