Ir al contenido principal

William & Jane

El día siguiente a su encuentro con la joven Jane, William volvió al prado. Caminaba lentamente, renqueante de su enfermedad y de las heridas del alma. Se negaba a aceptar que pudiera volver a enamorarse. Se negaba a aceptar que aquella chica alegre del prado pudiera reemplazar a la única mujer de su vida. La única a la que había amado y con la que estaba dispuesto a envejecer. Se sentó al borde del acantilado y una sonrisa dibujó sus labios cuando Amunake dejó escapar un grito de preocupación. Sabía desde el principio que el viejo esclavo negro le seguía, pero había disimulado para evitar la ira de su padre. Ni quería enfrentarse a sir Walter ni tenía fuerzas para ello. Había descubierto que prefería pasar cada día igual que el anterior. Buscaba la rutina, una rutina que cada día le llevaba a los mismos lugares, aquellos que recorría de la mano de Amelia. Aquellos días, antes de partir a África, había sido feliz. Su corazón olvidaba los males y aspiraba a sueños inalcanzables. Soñaba con huir de Inglaterra, con viajar lejos, a América quizá. Lejos de su padre, del título de lord y de todo lo que conllevaba la nobleza.

Pero durante la guerra Amelia enfermó y su corazón se resquebrajó con ella. En las noches leía una y otra vez las cartas de la joven, y cuando estas comenzaron a mostrar la pesadumbre de las fiebres, el carácter de William se transformó. Se agrió. Deseaba volver a casa, junto a Amelia, pero no encontraba la forma. Buscó en cada batalla, en cada refriega, la forma de conseguir un permiso. Se mostró violento y piadoso por igual. Pero no encontraba sosiego a su mal. Y la añoranza minó su salud hasta que las fiebres se apoderaron de él. Y cada noche, tumbado en una pequeña camilla de un dispensario de madera, preguntaba por las cartas de Amelia. Y cada noche recibía la misma negativa. Un día dejó de preguntar. Supo que ella no volvería a escribir, y lloró hasta que el amanecer entró por la ventana. Y cada noche, hasta que regresó a Inglaterra, lloraba por Amelia, esperando sin esperanza una carta que sabía no llegaría. Y cuando llegó el día, cuando el puerto se abrió a sus ojos y lord Walter abrió sus brazos para recibir a su hijo, confirmó la peor de las noticas. Amelia había muerto dos meses atrás, mientras él combatía en una guerra que le había matado para siempre. Y ahora, tanto tiempo después, recorría los rincones conocidos buscando en el roce de las hierbas el sonido de su voz, buscando en la lejanía del horizonte, el claro azul de sus ojos. Dando cada paso, sabiendo que andaba hacía la muerte y, de pronto, la había visto. Y sintió como su corazón latió con ansias al ritmo de su baile.

Hoy volvía a recorrer el mismo camino de cada día, pero sus deseos habían cambiado. No buscaba caminar lentamente hasta la muerte. Deseaba verla, deseaba encontrar la manera de acercarse a ella, de escuchar su voz, de ver el color de sus ojos, de sentir su olor. Pero ella no llegó.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Aventuras de Fernán Garces. 1ª Entrada.

I 1488 Arguim El viento azotaba las velas y la nave se movía al vaivén de las olas. Paseé la mirada por la cubierta y vi rostros curtidos que rezaban atenazados por el miedo, pues el mar es madre del marino e igual que arrulla unas veces, castiga los pecados otras muchas. Y aquel día Dios Nuestro Señor parecía dispuesto a castigar los nuestros haciéndonos zozobrar frente a Arguim. La costa se mostraba desafiante, recortada en el cielo de la mañana aparecía grisácea cada vez que La Gitana se alzaba sobre las olas. —¡Maldita la hora en que decidisteis salir, Fernán! —me aferré al timón, ayudando a Jácome para mantenerlo firme. —Era necesario —respondí— Debíamos adelantarnos al resto para realizar esta empresa. —Voto a Dios, Fernán, que la locura de Pedro Cabrón sigue viva en vos. Mi risa fue acallada por el ruido de los truenos y la conversación interrumpida por el fuerte viento que acompañaba la tormenta. Temí por el velamen, pero ya era tarde para recoger el apare

Toledo, una serie que se queda a medias

Ayer vi Toledo, y supongo que seguiré viéndola mientras sea capaz de soportar la calidad ¿interpretativa? de Maxi Iglesias (alguien, algún día, tendrá que explicar porque a este chico se le siguen dando protagonistas con los buenos actores que hay en España). Aunque como historiador, recreacionista y –mal- esgrimista no puedo más que ponerle algunos peros. 1º.- Cuando haces una serie histórica de pretendida calidad tienes que tener cuidado con los personajes reales. En la serie tenemos al Infante Fernando de la Cerda y al príncipe Sancho; el primero rondando los 16-18 y el segundo superando con creces los 20. Pero la realidad es que Fernando es el segundo hijo  de Alfonso X (nace en 1255) y Sancho es el tercer hijo varón  del rey (nace en 1258), con lo que en la serie debería tener 13-15 años. El primogénito, Alfonso Fernández, Señor de Molina y Mesa, es hijo natural y no entra en la línea sucesoria. 2º.- En varias ocasiones se le llama “príncipe” cuando hasta 1388, con el futu

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán. Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real. Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret,