Ir al contenido principal

Una infusión por mi reino: Sancho I el Craso

Cuando comenzamos esta sección dedicada a nuestros reyes pasados, ya les comenté que había periodos apasionantes y que en esos me recrearía con más alegría. Y hoy toca uno de ellos. No hablaremos de un solo rey, sino de tres: Ordoño III, Sancho I el Craso y Ordoño IV el Malo, que llevaron las riendas del reino leonés desde el 951 hasta el 966.

A mediados del convulso siglo X, con Castilla luchando por declarase independiente bajo mandato de Fernán González (a la sazón I Conde de Castilla) y con el gran Abderraman III en la Córdoba califal, la paz y estabilidad lograda por Ramiro II se viene abajo. A la muerte de “El Demonio”, ocupará el trono su hijo Ordoño III (951-956) que tendrá que enfrentarse a las pretensiones de su hermanastro Sancho. El infante buscó y consiguió el apoyo del conde castellano y del rey Sancho I de Navarra para enfrentarse al nuevo monarca leonés. Pero Ordoño demostró su valía manteniendo a raya a su medio hermano al mismo tiempo que sofocaba las revueltas gallegas, ganándose así el respeto de la nobleza leonesa. Pero el reino era un polvorín y la labor de Ramiro II frente al enemigo musulmán se vino abajo. Abderramán reunió un nuevo ejército y avanzó por Portugal hacia el norte. Ordoño no se amedrentó y se enfrentó al cordobés cerca de Lisboa y, en el 955, forzó al califa omeya a firmar un nuevo tratado de paz. Fue su última gran acción, un año después fallecía y, aprovechando la minoría de edad de su sobrino Bermudo, Sancho se hacía con el poder.

Sancho I el Craso se apoyó en su madre Urraca de Navarra y en el conde castellano Fernán González para mantenerse en el poder. Pero el rey contaba con un enemigo mucho más poderoso que su sobrino o cualquier otro pretendiente al trono: su propio cuerpo. En el 958, tan sólo dos años después de haber tomado el trono, su obesidad acabó con su reinado. Los nobles leoneses y castellanos no tomaban en serio al monarca, incapaz de cabalgar o guerrear, y con la ayuda del poderoso Fernán González impusieron un nuevo monarca: su primo Ordoño IV, hijo de Alfonso IV el Monje. Sancho acudió en busca de su abuela, la reina Toda, de Navarra, para lograr recuperar el trono. Y Toda tomó una decisión insospechada: su nieto debía adelgazar. Para lograr tal fin, la navarra se puso en contacto con el médico andalusí Hasday ibn Shaprut, de la corte califal de Abderraman III. El califa aceptó la llegada de Sancho a Córdoba, tal vez pensando en las ganancias propias que podía obtener del revuelto río leonés. Sancho permaneció 40 días tomando infusiones y en el 959, al mando de un ejército navarro-cordobés avanzó hacia Zamora y León.

Su primo Ordoño IV comenzó entonces una huída que acabaría llevándole a la propia Córdoba., dónde terminaría sus días como prisionero del nuevo califa Al-Hakkam II. Parece ser que el monarca, apodado el Malo, jamás quiso la corona y que, frente a la obesidad de Sancho, contaba con un impediemento mayor: la cobardía. En el 960 Sancho recuperaba el trono y cede la ribera del Duero al califato cordobés como pago por su ayuda. Desde ese momento y hasta el fin de su reinado en el 966, se dedicó a fortalecer el reino, sentando las bases para la llegada al trono de su hijo Ramiro. Pero el malestar en Galicia y Castilla seguía en aumento y el monarca acabó muriendo envenenado, dejando el reino en manos de un niño: Ramiro III.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán. Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real. Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret,

De pienso para humanos

Nos volvemos gilipollas. Definitivamente, nos estamos ganado la extinción a pulso. Ejemplo práctico: Me han encargado un artículo sobre una nueva moda que está llegando a Europa: comer a base de pienso (llámalo "Comida en Polvo Nutricionalmente Completa"). Son varias las empresas (Joylent, Huel, KÜiK Mealque o Soylent, entre otras) que venden ese polvo que puede convertirse en batido, con el objetivo de que comamos rápido y sano; y con la mejor opción vegetariana y para cuidar el planeta. No es más que una moda que viene de: La idea postmoderna de que ya no existe tiempo para lo innecesario: comer ya no es un placer; es algo que hay que hacer para vivir y, por tanto, se puede delimitar en el tiempo. Muchos gimnasios, y tiendas asociadas, principalmente vinculadas a culturistas la recomiendan a sus deportistas, junto a otros componentes nutricionales que hinchan los músculos (la apariencia sobre el esfuerzo real, luego pasa lo que pasa) La cultura vegana y el ant

Aventuras de Fernán Garces. 1ª Entrada.

I 1488 Arguim El viento azotaba las velas y la nave se movía al vaivén de las olas. Paseé la mirada por la cubierta y vi rostros curtidos que rezaban atenazados por el miedo, pues el mar es madre del marino e igual que arrulla unas veces, castiga los pecados otras muchas. Y aquel día Dios Nuestro Señor parecía dispuesto a castigar los nuestros haciéndonos zozobrar frente a Arguim. La costa se mostraba desafiante, recortada en el cielo de la mañana aparecía grisácea cada vez que La Gitana se alzaba sobre las olas. —¡Maldita la hora en que decidisteis salir, Fernán! —me aferré al timón, ayudando a Jácome para mantenerlo firme. —Era necesario —respondí— Debíamos adelantarnos al resto para realizar esta empresa. —Voto a Dios, Fernán, que la locura de Pedro Cabrón sigue viva en vos. Mi risa fue acallada por el ruido de los truenos y la conversación interrumpida por el fuerte viento que acompañaba la tormenta. Temí por el velamen, pero ya era tarde para recoger el apare