Ir al contenido principal

La taberna del Gato Persa

El Capitán Fat se secó el sudor de la frente con la manga antes de mirar a sus hombres. Estaban casi todos sus ellos. Faltaban algunos y mientras no estuvieran todos no quería comenzar.

-Bueno- dijo Marco Antonio- hablemos de cosas importantes.
-¡Alcohol!- gritó Borough.
-¡Mujeres!- respondió el Nutria.
-¿Dónde?- preguntó Borough
-Que más te da -terció Mamonunth -tienes menos éxito que éste.
-¡EH!- dijo el capitán cuando el músico le señaló.
-Creo que Marco Antonio se refiere al botín- la Rubia rellenó las copas de los presentes mientras asentía a las palabras de Mutambo.
-No podemos -dijo con rotundidad Vasques- Aún faltan lord Corba y lady Chodna.
-Ya sólo ese loco hispalense y el francofilipino – la voz aterciopelada cruzó la estancia desde la puerta abierta. El hombre vestía una rica casaca azul bordada con hilo de oro, altas botas de cuero negro y un ancho cinturón adornado con una hebilla de plata labrada. El pelo rubio le caía por la espalda y contrastaba con la negra melena de su acompañante, que vestía al estilo de las europeas, con un ajustado corpiño que daba forma a su busto, iluminando un traje de seda azul mar.
-Estamos aquí- el hispalense, Rey, portaba una cabra sobre sus hombros, que dejó caer junto a la barra.
-Tenía hambre- Alexandro d'Orange apoyaba su mano sobre la descomunal espalda de Rey -y este animal decidió acabar con todo el rebaño de cabras. Al final le convencí de que con una valía. ¿De qué hablabais?
-Del botín -dijo Marco Antonio con voz de resignación ante el tiempo perdido- del galeón Marisert hemos logrado sacar 600.000 ducados. Habrá que repartirlo.
-No,- dijo lord Corba mientras limpiaba la silla con un blanco pañuelo que pronto torno en negro- debemos repartirlo entre los pobres. Camarero, vino por favor- concluyó con un exquisito ademán.
-Jamas- dijo Rey- Tuve que saltar desde la Marabunta al mar y nadar media hora en la fría noche para anclar un barco al otro. El dinero es nuestro.
-Tiene razón el joven, querido-dijo lady Chodna- lo ha ganado. Y es bueno para nuestra hacienda.
-Pero amor, el pubelo lo necesita más que nosotros -sorbió el vino – ellos son pobres y el mundo tiene que demostrarles que la justicia existe. Nosotros seremos la justicia que los salve.
-Yo voy a matar a la tabernera como no me traiga la puta cerveza.

Los modales de lady Chodny desaparecieron y arrancaron las carcajadas de todos. Alexandro d'Orange se atusó el cabello, ausente de la conversación para sentarse junto a sus compañeros de armas a observar la belleza antinatural de una indiana que, equivocada, entró en el tugurio. El Capitán Fat se volvió un segundo, presto a concluir con aquello y tocar un tema importante, pero comprendió que no tenía sentido. Todos hablaban al unisono y al final tuvo que levantar la voz.

-Señores, seriedad. Hablemos de lo que de verdad importa... ¿quién va a cocinar la cabra? Tengo hambre.

Comentarios

Alex Naranjo. Photographer ha dicho que…
Javi, eres un maestro...me encanta cómo escribes y disfruto muchisimo de nuestras aventuras, sigue con la Taberna svp.

Alexandro D´Orange
Javier Fornell ha dicho que…
seguiremos, seguiremos, cada sabado un poquito más

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Shutter Island

En febrero pasado acudí a ver “Shutter Island”, de Martín Scorsese y salí tan confuso que me dije a mí mismo que debía leer el libro de Dennis Lehane. Reconozco que conocía la obra de Lehane por la magnífica novela “Mystic River”, que llevase al cine Clint Eastwood sin alcanzar el nivel del libro, así que no me daba ningún miedo acercarme a “Shutter Island”. Las obras de Lehane están cargadas de pesimismo y de un halo de oscuridad que cubre la humanidad de las personas y que, les reconozco, me gusta en las novelas que leo. Así que, poco después de ver la película, me hice con la novela pero por esas manías que solemos tener los lectores no ha sido hasta ahora cuando la he leído.
Pensé que la novela podría solucionar algunas de las dudas que me había generado la brillante adaptación de Scorsese, pero todo lo contrario. La novela, aún más intrigante y enrevesada, parece mostrarnos que Teddy Daniels está cuerdo. Eso parece indicarnos todo. Cada paso dado, cada persona que habla con Teddy,…