Ir al contenido principal

La taberna del Gato Persa

El Capitán Fat se secó el sudor de la frente con la manga antes de mirar a sus hombres. Estaban casi todos sus ellos. Faltaban algunos y mientras no estuvieran todos no quería comenzar.

-Bueno- dijo Marco Antonio- hablemos de cosas importantes.
-¡Alcohol!- gritó Borough.
-¡Mujeres!- respondió el Nutria.
-¿Dónde?- preguntó Borough
-Que más te da -terció Mamonunth -tienes menos éxito que éste.
-¡EH!- dijo el capitán cuando el músico le señaló.
-Creo que Marco Antonio se refiere al botín- la Rubia rellenó las copas de los presentes mientras asentía a las palabras de Mutambo.
-No podemos -dijo con rotundidad Vasques- Aún faltan lord Corba y lady Chodna.
-Ya sólo ese loco hispalense y el francofilipino – la voz aterciopelada cruzó la estancia desde la puerta abierta. El hombre vestía una rica casaca azul bordada con hilo de oro, altas botas de cuero negro y un ancho cinturón adornado con una hebilla de plata labrada. El pelo rubio le caía por la espalda y contrastaba con la negra melena de su acompañante, que vestía al estilo de las europeas, con un ajustado corpiño que daba forma a su busto, iluminando un traje de seda azul mar.
-Estamos aquí- el hispalense, Rey, portaba una cabra sobre sus hombros, que dejó caer junto a la barra.
-Tenía hambre- Alexandro d'Orange apoyaba su mano sobre la descomunal espalda de Rey -y este animal decidió acabar con todo el rebaño de cabras. Al final le convencí de que con una valía. ¿De qué hablabais?
-Del botín -dijo Marco Antonio con voz de resignación ante el tiempo perdido- del galeón Marisert hemos logrado sacar 600.000 ducados. Habrá que repartirlo.
-No,- dijo lord Corba mientras limpiaba la silla con un blanco pañuelo que pronto torno en negro- debemos repartirlo entre los pobres. Camarero, vino por favor- concluyó con un exquisito ademán.
-Jamas- dijo Rey- Tuve que saltar desde la Marabunta al mar y nadar media hora en la fría noche para anclar un barco al otro. El dinero es nuestro.
-Tiene razón el joven, querido-dijo lady Chodna- lo ha ganado. Y es bueno para nuestra hacienda.
-Pero amor, el pubelo lo necesita más que nosotros -sorbió el vino – ellos son pobres y el mundo tiene que demostrarles que la justicia existe. Nosotros seremos la justicia que los salve.
-Yo voy a matar a la tabernera como no me traiga la puta cerveza.

Los modales de lady Chodny desaparecieron y arrancaron las carcajadas de todos. Alexandro d'Orange se atusó el cabello, ausente de la conversación para sentarse junto a sus compañeros de armas a observar la belleza antinatural de una indiana que, equivocada, entró en el tugurio. El Capitán Fat se volvió un segundo, presto a concluir con aquello y tocar un tema importante, pero comprendió que no tenía sentido. Todos hablaban al unisono y al final tuvo que levantar la voz.

-Señores, seriedad. Hablemos de lo que de verdad importa... ¿quién va a cocinar la cabra? Tengo hambre.

Comentarios

Alex Naranjo. Photographer ha dicho que…
Javi, eres un maestro...me encanta cómo escribes y disfruto muchisimo de nuestras aventuras, sigue con la Taberna svp.

Alexandro D´Orange
Javier Fornell ha dicho que…
seguiremos, seguiremos, cada sabado un poquito más

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán. Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real. Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret,

De pienso para humanos

Nos volvemos gilipollas. Definitivamente, nos estamos ganado la extinción a pulso. Ejemplo práctico: Me han encargado un artículo sobre una nueva moda que está llegando a Europa: comer a base de pienso (llámalo "Comida en Polvo Nutricionalmente Completa"). Son varias las empresas (Joylent, Huel, KÜiK Mealque o Soylent, entre otras) que venden ese polvo que puede convertirse en batido, con el objetivo de que comamos rápido y sano; y con la mejor opción vegetariana y para cuidar el planeta. No es más que una moda que viene de: La idea postmoderna de que ya no existe tiempo para lo innecesario: comer ya no es un placer; es algo que hay que hacer para vivir y, por tanto, se puede delimitar en el tiempo. Muchos gimnasios, y tiendas asociadas, principalmente vinculadas a culturistas la recomiendan a sus deportistas, junto a otros componentes nutricionales que hinchan los músculos (la apariencia sobre el esfuerzo real, luego pasa lo que pasa) La cultura vegana y el ant

Aventuras de Fernán Garces. 1ª Entrada.

I 1488 Arguim El viento azotaba las velas y la nave se movía al vaivén de las olas. Paseé la mirada por la cubierta y vi rostros curtidos que rezaban atenazados por el miedo, pues el mar es madre del marino e igual que arrulla unas veces, castiga los pecados otras muchas. Y aquel día Dios Nuestro Señor parecía dispuesto a castigar los nuestros haciéndonos zozobrar frente a Arguim. La costa se mostraba desafiante, recortada en el cielo de la mañana aparecía grisácea cada vez que La Gitana se alzaba sobre las olas. —¡Maldita la hora en que decidisteis salir, Fernán! —me aferré al timón, ayudando a Jácome para mantenerlo firme. —Era necesario —respondí— Debíamos adelantarnos al resto para realizar esta empresa. —Voto a Dios, Fernán, que la locura de Pedro Cabrón sigue viva en vos. Mi risa fue acallada por el ruido de los truenos y la conversación interrumpida por el fuerte viento que acompañaba la tormenta. Temí por el velamen, pero ya era tarde para recoger el apare