Ir al contenido principal

La busqueda (XXI)

Los dos hombres se mantuvieron callados todo el camino hasta el hospital de Puerto Real. Jarque no tenía ganas de charlar. Se sentía inseguro y aún no había decidido si podría volver a confiar en Echevarri. Y el vasco se mostraba taciturno. La sonrisa fue borrándose de su rostro según se acercaban al hospital. Al llegar se bajaron sin dirigirse la palabra y caminaron juntos hasta la puerta. Echevarri preguntó por el Dr. Martínez e inmediatamente fueron conducidos a una sala de espera con las paredes pintadas de verde.

-Echeva ¿qué nos vamos a encontrar?- preguntó Jarque finalmente.
-La chica no está bien. Eva sufrió un calvario difícil de olvidar. No creo que nadie pueda superar algo así. Le quedaron secuelas, muchas -Echevarri se detuvo al abrirse la puerta- pero creo que podrá ayudarnos. Doctor.

El médico era joven, pero sus ojos se mostraban cansados. Jarque le observó. La inmaculada bata blanca contrastaba con una camisa azul llena de manchas. Los tres hombres se saludaron sin afectuosidad y Martínez los condujo con un simple “seguidme” por los pasillos del hospital. Poco a poco los gritos fueron aumentando y Jarque notó como las puertas estaban cerradas por fuera. No dijo nada. Pensaba que aquel tipo de centros había pasado a mejor vida. Pero ahora comprendía que no era así. No estaban en el hospital del SAS, como pensó en un principio. El edificio, rodeado de verdes jardines se encontraba apartado del centro hospitalario, que se entreveía por las pocas ventanas del pasillo. De pronto escuchó la música, y el bello de la nuca se le erizó. Ya la había escuchado antes. Cuando Echevarri le habló del Cazador Furtivo, el joven detective se lanzó en su búsqueda.

-¿Lo oís?- preguntó inseguro.
-Es Eva -dijo el médico- le gusta tocar esa canción en el piano. Y al resto de internos le agrada oírla. Así que no se lo impedimos.

La mujer era joven. Demasiado. Tal vez tuviera 25 años, pero aparentaba algunos menos. Era menuda. Delgada en exceso y aún así hermosa. Jarque nunca había visto un rostro como aquel. Los ojos verdes parecían transparentar un alma limpia. Una larga melena rubia le caía sobre los hombros, formando rizos que parecían brillar bajo los focos. Se mostraba serena, tocando aquella canción infernal para Jarque. Echevarri se detuvo junto a él. Esperando que Eva terminase su actuación. Cada nota llegaba al alma y parecía embrujar a quienes escuchaban. Lentamente retiró sus dedos del piano, y centró su mirada en Echevarri, casi con indiferencia. Posó sus verdes ojos sobre Jarque y su rostro se congestionó en una cruel burla de sí mismo. Martínez apartó a Jarque, tironeando de su camisa para sacarlo de la sala.

-¿Qué ha pasado?- preguntó.
-Debes irte. No puedes verla- Martínez se mostraba asustado mientras dos celadores corrían hacia la sala, casi saltando sobre Echevarri- debemos llevárnosla.

Echevarri se plantó en la sala y caminó hacia Eva.

-Necesitamos hablar contigo

Eva profirió un grito desgarrador y los enfermos comenzaron a correr buscando una salida. Los celadores se lanzaron sobre ella, aferrándola por los brazos. Pero la joven se deshizo de ellos.

-¿Como coño?- exclamó Jarque antes de lanzarse en pos de Echevarri que continuaba acercándose a la chica.

-¡SATANÁS!- gritó Eva señalando a Jarque, antes de caer desplomada.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Aventuras de Fernán Garces. 1ª Entrada.

I 1488 Arguim El viento azotaba las velas y la nave se movía al vaivén de las olas. Paseé la mirada por la cubierta y vi rostros curtidos que rezaban atenazados por el miedo, pues el mar es madre del marino e igual que arrulla unas veces, castiga los pecados otras muchas. Y aquel día Dios Nuestro Señor parecía dispuesto a castigar los nuestros haciéndonos zozobrar frente a Arguim. La costa se mostraba desafiante, recortada en el cielo de la mañana aparecía grisácea cada vez que La Gitana se alzaba sobre las olas. —¡Maldita la hora en que decidisteis salir, Fernán! —me aferré al timón, ayudando a Jácome para mantenerlo firme. —Era necesario —respondí— Debíamos adelantarnos al resto para realizar esta empresa. —Voto a Dios, Fernán, que la locura de Pedro Cabrón sigue viva en vos. Mi risa fue acallada por el ruido de los truenos y la conversación interrumpida por el fuerte viento que acompañaba la tormenta. Temí por el velamen, pero ya era tarde para recoger el apare

Toledo, una serie que se queda a medias

Ayer vi Toledo, y supongo que seguiré viéndola mientras sea capaz de soportar la calidad ¿interpretativa? de Maxi Iglesias (alguien, algún día, tendrá que explicar porque a este chico se le siguen dando protagonistas con los buenos actores que hay en España). Aunque como historiador, recreacionista y –mal- esgrimista no puedo más que ponerle algunos peros. 1º.- Cuando haces una serie histórica de pretendida calidad tienes que tener cuidado con los personajes reales. En la serie tenemos al Infante Fernando de la Cerda y al príncipe Sancho; el primero rondando los 16-18 y el segundo superando con creces los 20. Pero la realidad es que Fernando es el segundo hijo  de Alfonso X (nace en 1255) y Sancho es el tercer hijo varón  del rey (nace en 1258), con lo que en la serie debería tener 13-15 años. El primogénito, Alfonso Fernández, Señor de Molina y Mesa, es hijo natural y no entra en la línea sucesoria. 2º.- En varias ocasiones se le llama “príncipe” cuando hasta 1388, con el futu

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán. Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real. Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret,