Ir al contenido principal

La busqueda (XX)

Jarque se echó las manos a la cabeza. ¿qué había pasado con Echevarri? ¿quién había escrito la maldita frase? Las preguntas se agolpaban en su cabeza y eso le sacaba de quicio. No encontraba una salida a aquel laberinto en el que estaba sumido. Cuando creía dar un paso todo volvía atrás. Y allí parecía que, al final, siempre estuvo Errante. Salió del baño y se dejó caer en la cama. Su mirada vagó por la habitación hasta detenerse en un rincón bajo la cómoda. Estiró el brazo, sin levantarse, y jaló del papel que sobresalía y comenzó a leerlo. Era parte de un diario y reconoció la letra de Echevarri:

“Por fin he dado contigo. Has cometido un error y lo pagarás. Desde que posé los ojos en tu padre sé cual es el destino que debo cumplir. Te detendré o moriré en el intento, pero no dejaré que sigas con tu macabro juego. He movido ficha, y ahora no soy el único peón en el tablero”

-¿Qué coño es esto?- gritó Jarque desesperado -¿Desde cuándo jugáis conmigo?
-No jugamos -Echevarri apareció por la puerta, perlado en sudor, con una camiseta amarilla sin mangas- Llegaste por casualidad. No sé que narices empujó a Vargas a contratarte ni sé como yo mismo llegué a esto. Me he preguntado muchas veces por eso, y la respuesta es demasiado larga.
-Tenemos tiempo- dijo Jarque.
-No sé ni por dónde empezar....- se asomó a la ventana- La primera vez que me topé con Errante fue estudiando un caso de narcotráfico. El clan Vargas había introducido cocaína en un barco que llegó al puerto. No la hubiéramos descubierto de no ser por el hedor que desprendían los contenedores. Los perros no querían ni acercarse y la policía portuaria nos llamó para que averiguáramos que había ocurrido. Cuando lo abrimos aquello era dantesco. Había cuatro mujeres desnudas y atadas de pies y manos. Las habían torturado hasta dejarlas medio muertas. Y luego las sondaron para mantenerlas con vida alimentándolas con suero. Tres de ellas habían fallecido, pero la cuarta aún respiraba. Cuando la descolgamos comenzó a gemir de dolor y, de pronto, abrió unos enormes ojos verdes y gritó “Errante”.
-¿Ya sabías que Errante estaba detrás del asesinato de su hermana cuándo me rescataste en el puticlub de Madrid?
-Sí, lo he sabido siempre. Sabía que él estaba detrás y que Vargas es su padre. Lo que no llegó a comprender es porque mató a su hermana y, sobre todo, porqué se ha fijado en ti. Tienes algo, Jarque, algo que el quiere.

Jarque se levantó de la cama en la que había estado tumbado y se caminó hasta Echevarri

-Viejo, no sé de quién puedo fiarme y de quién no. Pensaba que entre tu y yo había un lazo de unión. Pero me has mentido – el vasco retiró la mirada de la ventana para fijarla en Jarque -y ahora no...
-Calla- le cortó Echevarri- somos amigos, compañeros. No podía decírtelo todo. No mientras no supiera que quiere ese loco. Aún no lo sé. Pero tienes razón, no puedo seguir ocultándote cosas. Y más ahora que ese hijo de puta a vuelto a Cádiz.
-Esta bien, no me queda más remedio que seguirte- dijo desesperadamente Jarque- ¿Por dónde empezamos?
-Por tu compañero aquel fatídico día. He buscado información sobre él. Aprobó las oposiciones un año antes que tú. Hasta ese momento había sido policía portuario. Fue él el primero en hablar con Eva, la chica del contenedor, cuando se recuperó.
-¿Está viva aún?- preguntó Jarque sorprendido.
-Más o menos. Preparate. Nos vamos al psiquiátrico de Puerto Real.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Aventuras de Fernán Garces. 1ª Entrada.

I 1488 Arguim El viento azotaba las velas y la nave se movía al vaivén de las olas. Paseé la mirada por la cubierta y vi rostros curtidos que rezaban atenazados por el miedo, pues el mar es madre del marino e igual que arrulla unas veces, castiga los pecados otras muchas. Y aquel día Dios Nuestro Señor parecía dispuesto a castigar los nuestros haciéndonos zozobrar frente a Arguim. La costa se mostraba desafiante, recortada en el cielo de la mañana aparecía grisácea cada vez que La Gitana se alzaba sobre las olas. —¡Maldita la hora en que decidisteis salir, Fernán! —me aferré al timón, ayudando a Jácome para mantenerlo firme. —Era necesario —respondí— Debíamos adelantarnos al resto para realizar esta empresa. —Voto a Dios, Fernán, que la locura de Pedro Cabrón sigue viva en vos. Mi risa fue acallada por el ruido de los truenos y la conversación interrumpida por el fuerte viento que acompañaba la tormenta. Temí por el velamen, pero ya era tarde para recoger el apare

Toledo, una serie que se queda a medias

Ayer vi Toledo, y supongo que seguiré viéndola mientras sea capaz de soportar la calidad ¿interpretativa? de Maxi Iglesias (alguien, algún día, tendrá que explicar porque a este chico se le siguen dando protagonistas con los buenos actores que hay en España). Aunque como historiador, recreacionista y –mal- esgrimista no puedo más que ponerle algunos peros. 1º.- Cuando haces una serie histórica de pretendida calidad tienes que tener cuidado con los personajes reales. En la serie tenemos al Infante Fernando de la Cerda y al príncipe Sancho; el primero rondando los 16-18 y el segundo superando con creces los 20. Pero la realidad es que Fernando es el segundo hijo  de Alfonso X (nace en 1255) y Sancho es el tercer hijo varón  del rey (nace en 1258), con lo que en la serie debería tener 13-15 años. El primogénito, Alfonso Fernández, Señor de Molina y Mesa, es hijo natural y no entra en la línea sucesoria. 2º.- En varias ocasiones se le llama “príncipe” cuando hasta 1388, con el futu

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán. Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real. Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret,