Ir al contenido principal

Hoy hablamos de política

Quienes me conocen saben de qué pie cojeo en esto de la política. Aquí mismo se han dejado ver pinceladas de mi forma de pensar, pero hasta hoy jamás he realizado una entrada puramente política. Y no lo he hecho porque este blog es literario y no busca crear opinión, para eso ya están otros. Ni quiero ni deseo que se tache de una cosa y otra ya que, por desgracia, en este país, el centro que defiendo parece diluido en vaivenes filosóficos que nos llevan a dividirnos y subdividirnos en izquierda/derecha, extrema izquierda/extrema derecha. O “progres/fachas” si se quiere, que está más en boga últimamente. Por eso yo, que no me considero ni lo uno ni lo otro, prefiero que este blog quede en el anonimato político. Pero hay días en los que todos debemos elevar la voz. Y hoy me toca a mí.

Y me toca porque nos hundimos. Miramos a Grecia y decimos “a nosotros no nos pasará lo mismo. Nuestros políticos y nuestros sindicatos saben lo que hacen”. Y nos mentimos. Nos mentimos porque nuestro Presidente se saca de la manga medidas y recortes cuando se lo dicen desde fuera. 15.000 millones, que está muy bien. Si no fuera porque se recorta del sueldo de trabajadores, de prestaciones sociales (el famoso cheque-bebe, la ley de Dependencia e incluso de los medicamentos) y de las pensiones, ya de por sí cortas. Pero no se recortan los gastos del Estado y se mantienen ministerios sin sentido (y que me perdonen las feministas) como el de Igualdad, el de Vivienda e incluso el de Cultura (que debiera incluirse en Educación), así como una vicepresidencia tercera que sólo sirve para mantener a Chaves en Madrid.

Y ante todo esto, me surge una duda ¿dónde están los sindicatos? Esos que si gobernase el PP llevarían meses en la calle. Los mismos que ahora guardan silencio cuando el paro alcanza cotas desconocidas, y que sólo levantan la voz en homenajes a jueces juzgados. ¿Es qué, acaso, como ahora gobierna el PSOE no deben defender a los trabajadores? Me temo que no quieren morder la mano de quién les da de comer. Ellos, que ahora dirán que el recorte es a los funcionarios (esos casi 8 millones de españoles que tienen su sueldo asegurado) y que “para lo que hacen”. Pues oiga, yo no soy funcionario, pero la inmensa mayoría de ellos cumplen con su trabajo a rajatabla y han ganado su puesto en oposición tras años de estudios. Y ahora les recortan el sueldo mientras nuestros ex parlamentarios siguen cobrando una pensión vitalicia. ¿No debería ser la política un servicio público?¿desean recortar gastos? Acaben con ese abuso. El abuso del político profesional, sin preparación, sin estudios, sin trabajos previos (recordemos que tenemos una Ministra cuya vida laboral -no política- se reduce a 6 meses de becaria en un banco y ese mismo perfil puede verse en el PP en individuos como Antonio Sanz). Terminen con esa casta superior de personas que, por haber estado cuatro años sentados en un banco del parlamento, abucheando al contrario y aplaudiendo al amigo, viven del Estado para toda su vida.

Acaben con los liberados sindicales. ¡Que trabajen como todos los trabajadores! Terminen con sus privilegios y cuando vuelvan al tajo, cuando vean peligrar unos puestos de trabajos por los que todos tememos, tal vez levanten la voz y recuerden que no están al servicio de siglas, sino de personas que cada día rezan por que mañana puedan volver a levantarse para trabajar.

Pero sobre todo, déjense de memeces y estupideces partidistas. Siéntense a hablar, unos y otros, y defiendan este país que es de todo y que comienza a sangrar más de la cuenta.

Comentarios

Alejandra Flores ha dicho que…
No he podido terminar de leer esta entrada....
Javier Fornell ha dicho que…
Lo siento... pero hoy quería decir algunas cosas que pienso.

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán. Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real. Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret,

De pienso para humanos

Nos volvemos gilipollas. Definitivamente, nos estamos ganado la extinción a pulso. Ejemplo práctico: Me han encargado un artículo sobre una nueva moda que está llegando a Europa: comer a base de pienso (llámalo "Comida en Polvo Nutricionalmente Completa"). Son varias las empresas (Joylent, Huel, KÜiK Mealque o Soylent, entre otras) que venden ese polvo que puede convertirse en batido, con el objetivo de que comamos rápido y sano; y con la mejor opción vegetariana y para cuidar el planeta. No es más que una moda que viene de: La idea postmoderna de que ya no existe tiempo para lo innecesario: comer ya no es un placer; es algo que hay que hacer para vivir y, por tanto, se puede delimitar en el tiempo. Muchos gimnasios, y tiendas asociadas, principalmente vinculadas a culturistas la recomiendan a sus deportistas, junto a otros componentes nutricionales que hinchan los músculos (la apariencia sobre el esfuerzo real, luego pasa lo que pasa) La cultura vegana y el ant

Aventuras de Fernán Garces. 1ª Entrada.

I 1488 Arguim El viento azotaba las velas y la nave se movía al vaivén de las olas. Paseé la mirada por la cubierta y vi rostros curtidos que rezaban atenazados por el miedo, pues el mar es madre del marino e igual que arrulla unas veces, castiga los pecados otras muchas. Y aquel día Dios Nuestro Señor parecía dispuesto a castigar los nuestros haciéndonos zozobrar frente a Arguim. La costa se mostraba desafiante, recortada en el cielo de la mañana aparecía grisácea cada vez que La Gitana se alzaba sobre las olas. —¡Maldita la hora en que decidisteis salir, Fernán! —me aferré al timón, ayudando a Jácome para mantenerlo firme. —Era necesario —respondí— Debíamos adelantarnos al resto para realizar esta empresa. —Voto a Dios, Fernán, que la locura de Pedro Cabrón sigue viva en vos. Mi risa fue acallada por el ruido de los truenos y la conversación interrumpida por el fuerte viento que acompañaba la tormenta. Temí por el velamen, pero ya era tarde para recoger el apare