Ir al contenido principal

Linajes gaditanos en la Baja Edad Media


Ya tenía ganas de poder mostrarlo. Y por fin ha llegado el día. Después de casi cuatro años de investigación sobre las familias gaditanas bajo medievales tengo el enorme placer de poder mostrar el resultado. Un libro que recoge el devenir de 14 de las familias más representativas del Cádiz medieval y de los individuos que las componían. La biografía personal de todos ellos nos ha permitido adentrarnos en la historia de la ciudad y desmitificar algunos rasgos creídos por todos: la ciudad no era una pequeña villa de pescadores, ni se encontraba excluida de las grandes rutas comerciales. Los personajes que habitaron la ciudad estuvieron atentos al devenir del reino, participando activamente en las guerras sucesorias castellanas, en la defensa del Estrecho, en la conquista de las Canarias y en las rutas comerciales con Berbería (del que poseían monopolio). Además, el estudio nos ha permitido conocer las formas de ascenso social y de mantenimiento de poder de esas familias, y el ennoblecimiento de la villa y de los hidalgos gaditanos.

Tengo que agradecer a todos los que han hecho posible este libro: a Rafael Sánchez Saus, profesor y amigo, que me ha inculcado el gusto por la genealogía (realizar este libro ha supuesto crear un gran puzzle donde cada ficha se tornaba en nombre) y que me ha ayudado en todo desde el primer momento.

A Alfonso Franco Silva, que siempre ha estado dispuesto a perder su tiempo conmigo cuando lo requería. Como, en el fondo, muchos de los profesores del grupo de investigación Medievalismo Gaditano, al que pertenezco, y que me ha ayudado con los gastos que un trabajo como este supone -más para alguien como yo que careció de becas-

A Bea Blanco, que tantas horas y cafés ha compartido conmigo en los momentos más duros del trabajo, consolándonos mutuamente por las dificultades encontradas en el estudio de las familias medievales, y sin la que las relaciones con Jerez no podrían estar perfiladas en este libro.

A mis hermanos y amigos que han sufrido mis horas hablando de personas que ni conocían ni les interesaban. A esos que llegado el momento, sacaban la cabeza por encima de la valla para preguntar que tal iba el Cabrón, con algo de sorna por el nombre de marras, pero que me animaban a seguir con mi trabajo y me respetaban mis horas -largas horas- de charla trascendental sobre la vida de los Argumedo o los Bernal.

A la gente de Ubi Sunt?, que siempre han apoyado y compartido el sueño por la investigación. Ayudando con sus conocimientos y experiencias a seguir adelante. Y empujando casi sin querer en esta carrera por ser Historiador. Desgraciadamente no podré compartir este libro con ellos como debiera, pero una parte de él sin duda les pertenece.

Y a mis padres. ¡Que sería de mi sin ellos!. Han sido ellos y nadie más los que me han dado los medios para poder realizar mis estudios, cuando las becas se negaban y los trabajos se hacían ausentes. Los que apoyaban más que nadie, aguantando mi mal humor cuando el trabajo iba llegando a su fin. Y celebrando mi alegría cuando los resultados llegaron.

Y por último, y por supuesto, al Servicio de Publicaciones de la UCA, con Pedro Cervera a la cabeza -sí, ya sé que debería hablar primero del director del mismo- y a Gonzalo Butrón, por haber creído que merecía la pena que este trabajo viese la luz.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán. Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real. Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret,

De pienso para humanos

Nos volvemos gilipollas. Definitivamente, nos estamos ganado la extinción a pulso. Ejemplo práctico: Me han encargado un artículo sobre una nueva moda que está llegando a Europa: comer a base de pienso (llámalo "Comida en Polvo Nutricionalmente Completa"). Son varias las empresas (Joylent, Huel, KÜiK Mealque o Soylent, entre otras) que venden ese polvo que puede convertirse en batido, con el objetivo de que comamos rápido y sano; y con la mejor opción vegetariana y para cuidar el planeta. No es más que una moda que viene de: La idea postmoderna de que ya no existe tiempo para lo innecesario: comer ya no es un placer; es algo que hay que hacer para vivir y, por tanto, se puede delimitar en el tiempo. Muchos gimnasios, y tiendas asociadas, principalmente vinculadas a culturistas la recomiendan a sus deportistas, junto a otros componentes nutricionales que hinchan los músculos (la apariencia sobre el esfuerzo real, luego pasa lo que pasa) La cultura vegana y el ant

Aventuras de Fernán Garces. 1ª Entrada.

I 1488 Arguim El viento azotaba las velas y la nave se movía al vaivén de las olas. Paseé la mirada por la cubierta y vi rostros curtidos que rezaban atenazados por el miedo, pues el mar es madre del marino e igual que arrulla unas veces, castiga los pecados otras muchas. Y aquel día Dios Nuestro Señor parecía dispuesto a castigar los nuestros haciéndonos zozobrar frente a Arguim. La costa se mostraba desafiante, recortada en el cielo de la mañana aparecía grisácea cada vez que La Gitana se alzaba sobre las olas. —¡Maldita la hora en que decidisteis salir, Fernán! —me aferré al timón, ayudando a Jácome para mantenerlo firme. —Era necesario —respondí— Debíamos adelantarnos al resto para realizar esta empresa. —Voto a Dios, Fernán, que la locura de Pedro Cabrón sigue viva en vos. Mi risa fue acallada por el ruido de los truenos y la conversación interrumpida por el fuerte viento que acompañaba la tormenta. Temí por el velamen, pero ya era tarde para recoger el apare