Ir al contenido principal

Entre muertos

Saben, en ocasiones veo muertos. Y esta Semana Santa he visto muchos. No me importa. Lo cierto es que me gusta recorrer sus lugares de descanso, acariciar el blanco mármol que esculpe los yacentes retratos de los muertos. Sentir el frío en los dedos y notar que te asciende por la espalda. Observar la historia a través de las tumbas. Mirar los rostros del pasado como el de Juan de Austria. Sentarme a contemplar a los grandes reyes de España en su descanso eterno: Carlos V, Felipe II, Carlos III.

Visitar el Panteón de reyes e infantes del Monasterio de El Escorial, es recorrer una parte de nuestra Historia. Contemplar a los hombres que fueron cabeza del mundo, emperadores que engrandecieron este país de cortos de miras. Un lugar que hay que visitar. Recorrer las frías piedras del palacio y atravesar las estancias donde Felipe II descansaba y trabajaba. O jugaba con sus hijos mientras el sol despuntaba al alba. Asombrarse con la maravillosa y cuantiosa obra de Luca Giordano, y sentirse pequeño en la basílica del monasterio.

Y es que, saben, en ocasiones camino entre muertos y me siento vivo, pequeño y sobre todo, participe de una Historia tan rica como la nuestra.

Comentarios

Alberto Cancio García ha dicho que…
Un texto perfecto, amigo.
Lo cierto es que comprendo muy bien la sensación que describes, aunque para ello no haya tenido necesidad de visitar las tumbas de unos cuantos importantes pusilánimes. Sin ofender. No niego que divagar delante de la tumba de Felipe II deba ser apasionante, que seguro que lo es y me encantaría, pero el mismo escalofrío de emoción me produce hoy día visitar las tumbas de aquellos que realmente engrandecieron o empequeñecieron el país con sus hazañas, deserciones, bajezas y tesones: Los verdaderos artífices de la historia, comúnmente conocidos como "gente de a pie". Tienen suerte ese Felipe II y compañía, de haber perecido a sabiendas de que la Historia futura conservaría con primor los escenarios donde deambularon en vida. A mí me destroza el alma ver cómo la ciudad de Cádiz, por ejemplo, con sus plazuelas de enamorados, sus patios de vecinas, sus casuchas de pescadores o sus iglesias de señoronas, va siendo enterrada a hachazos bajo la modernidad de un mundo que no parece conocer la nostalgia.

Seré yo... y mi estúpido sueño de piedra ostionera...

Un saludo desde el mar.
Javier Fornell ha dicho que…
Pues no te confundes, Alberto. Es cierto que siempre nos sentamos ante las tumbas de los grandes señores y nos olvidamos de quienes verdaderamente movieron los hilos (aunque en su descargo hay que decir que Felipe II y Carlos I nada tienen de pusilánimes y sí de grandes hombres de su tiempo)

Pero, si te soy sincero, jamás he sentido nada parecido a lo que sentí al, casi por casualidad, descubrir que aun se conserva la tumba de Galeazzo de Argumedo en la Iglesia de Santa Cruz. Te preguntarás quién era. Un simple comerciante genovés asentado en la ciudad y muerto en el año de 1504.

Y sí, nuestra ciudad cargada de Historia se hunde y solo se nos ocurre reflotarla pidiendo que sea patrimonio de la Humanidad por el 12. ¡La ciudad más vieja de Occidente!, De aquí partieron a la conquista de las Americas. Fue puerta de entrada y mezcla de culturas.

Pero ya se sabe, los gaditanos.

Entradas populares de este blog

Aventuras de Fernán Garces. 1ª Entrada.

I 1488 Arguim El viento azotaba las velas y la nave se movía al vaivén de las olas. Paseé la mirada por la cubierta y vi rostros curtidos que rezaban atenazados por el miedo, pues el mar es madre del marino e igual que arrulla unas veces, castiga los pecados otras muchas. Y aquel día Dios Nuestro Señor parecía dispuesto a castigar los nuestros haciéndonos zozobrar frente a Arguim. La costa se mostraba desafiante, recortada en el cielo de la mañana aparecía grisácea cada vez que La Gitana se alzaba sobre las olas. —¡Maldita la hora en que decidisteis salir, Fernán! —me aferré al timón, ayudando a Jácome para mantenerlo firme. —Era necesario —respondí— Debíamos adelantarnos al resto para realizar esta empresa. —Voto a Dios, Fernán, que la locura de Pedro Cabrón sigue viva en vos. Mi risa fue acallada por el ruido de los truenos y la conversación interrumpida por el fuerte viento que acompañaba la tormenta. Temí por el velamen, pero ya era tarde para recoger el apare

Toledo, una serie que se queda a medias

Ayer vi Toledo, y supongo que seguiré viéndola mientras sea capaz de soportar la calidad ¿interpretativa? de Maxi Iglesias (alguien, algún día, tendrá que explicar porque a este chico se le siguen dando protagonistas con los buenos actores que hay en España). Aunque como historiador, recreacionista y –mal- esgrimista no puedo más que ponerle algunos peros. 1º.- Cuando haces una serie histórica de pretendida calidad tienes que tener cuidado con los personajes reales. En la serie tenemos al Infante Fernando de la Cerda y al príncipe Sancho; el primero rondando los 16-18 y el segundo superando con creces los 20. Pero la realidad es que Fernando es el segundo hijo  de Alfonso X (nace en 1255) y Sancho es el tercer hijo varón  del rey (nace en 1258), con lo que en la serie debería tener 13-15 años. El primogénito, Alfonso Fernández, Señor de Molina y Mesa, es hijo natural y no entra en la línea sucesoria. 2º.- En varias ocasiones se le llama “príncipe” cuando hasta 1388, con el futu

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán. Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real. Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret,