Ir al contenido principal

Walking alone


Silencioso. Tímido. Meciéndose al viento como un estandarte perenne de la amistad. Creando profundos surcos en las vidas de quienes le rodean, como el caminante deja huellas en la orilla del mar. Ese mar que mira con ojos claros, limpios y transparentes como sólo pueden tenerlos quienes no ocultan nada, aquellos en cuyo corazón no anida el mal, sino el bien. Y él es así. Parte del Bien en este mundo que parece condenado a dividirse y enfrentarse.

Se enfrenta solitario a sus pesares con una sonrisa en los labios que siempre le acompaña, aunque sus ojos se muestren huidizos, tímidos. Aunque lo oculte, como quien se aleja caminando lentamente con las manos en los bolsillos. Disimulando una verdad que todos conocemos. O al menos quienes le conocen en realidad. Mostrando la más amplia de sus tristes sonrisas. No sus risas que acompañan las noches, y no tan noches, como faros que iluminan su alegría. Una alegría que comparte con los demás, tiñéndola, a veces, de un pesimismo que no le corresponde. Creyendose perdedor de batallas infundadas creadas por amigos burlones de sus derrotas buscadas y encontradas. Él aspira a otras victorias, más grandes, más loables, más heroicas que las ganadas en pequeñas reyertas nocturnas en las que actua de compañero fiel. De leal escudero sin adelantarse en la liz buscando una victoria que, algo me dice, no desea del todo.

Pero, sobre todo, es un compañero presente siempre. Y tal vez eso sea lo más importante de él. En lo bueno está con su sonrisa y su risa, en lo malo con su presencia. No necesita de palabras, es hombre solitario, y tampoco las da en exceso, sólo las necesarias y ni estas. Como si observase las olas romper en la orilla de su playa, acepta los errores y los arropa con su silencio, acompañando y respetando.

Y demasiadas palabras escribo ya para alguien que no las quiere. Y más aún porque, en mi caso, solo se necesitan dos para definirlo completamente: Amigo, hermano.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Shutter Island

En febrero pasado acudí a ver “Shutter Island”, de Martín Scorsese y salí tan confuso que me dije a mí mismo que debía leer el libro de Dennis Lehane. Reconozco que conocía la obra de Lehane por la magnífica novela “Mystic River”, que llevase al cine Clint Eastwood sin alcanzar el nivel del libro, así que no me daba ningún miedo acercarme a “Shutter Island”. Las obras de Lehane están cargadas de pesimismo y de un halo de oscuridad que cubre la humanidad de las personas y que, les reconozco, me gusta en las novelas que leo. Así que, poco después de ver la película, me hice con la novela pero por esas manías que solemos tener los lectores no ha sido hasta ahora cuando la he leído.
Pensé que la novela podría solucionar algunas de las dudas que me había generado la brillante adaptación de Scorsese, pero todo lo contrario. La novela, aún más intrigante y enrevesada, parece mostrarnos que Teddy Daniels está cuerdo. Eso parece indicarnos todo. Cada paso dado, cada persona que habla con Teddy,…