Ir al contenido principal

La busqueda (XIII)

-Hijo de puta.... mamón... eso duele -Echevarri estaba tirado en el suelo apretándose el brazo izquierdo con la mano derecha- ¿no se te ha ocurrido preguntar antes de disparar?
-Lo he hecho y no me has contestado- Jarque acudió a socorrer a su amigo- he oído disparos y pensé que habías caído.
-Aún no se ha hecho bala que me haga daño.... auuu... no presiones en la herida.
-¿Quién ha disparado?- siguió con a mirada el gesto de Echevarri -Ya veo.

Se acercó hasta el hombre tumbado en el suelo. El disparo del vasco le había perforado el pecho y el charco de sangre comenzaba a extenderse hasta la puerta del ascensor. Pasó sobre él mientras Echevarri le seguía refunfuñando por el tiro recibido. Observaron la casa, intentando descubrir algo que pudiera ponerle sobre la pista del Errante. Sin duda aquel era su nuevo consultorio. La decoración recordaba aquellos puesto del Día de los Muertos que Echevarri había visitado en México. El vasco lo miró todo con creciente asombro. Aquello contrastaba con su visión de Errante. Había llegado a la conclusión de que era un charlatán escondido tras la fachada de sanador, que le servía de coartada para moverse libremente contra su padre. Pero ahora este piso le hacía albergar dudas. Nadie en su sano juicio colgaría el esqueleto de un niño de cinco años de la lámpara del salón. Y Errante lo había hecho.

Siguió el sonido provocado por Jarque al vomitar sobre la alfombra del cuarto principal. Le señaló con la mano el armario mientras se limpiaba con la camisa. Echevarri abrió la puerta y se quedó allí, plantado. Con la mano derecha presionando la herida del antebrazo izquierdo. Observó el cuerpo con detenimiento. Sus talentos como forense se pusieron en funcionamiento.

-Varón, entre 30 y 35 años. Moreno. Diría que latino por los pocos rasgos a la vista. Le han seccionado el cuello con un objeto de sierra. Y el trabajo ha sido bastante malo, por cierto. Le han arrancado el cuero cabelludo pero sin ningún tipo de objetivo ritual. O si lo tenía no les dio tiempo a llevarlo a la práctica, porque está aquí mismo en el armario. Le han cortado dos dedos de la mano derecha -siguió enumerando Echevarri mientras Jarque se sentaba asqueado en la cama- Y los dos pies.... Tiene quemaduras en las piernas y en el torax, así como en los órganos reproductores. Algo le sale de... ¡le han partido el culo!

Miró a Jarque que se agarraba la cabeza con las manos mientras intentaba recordar donde había dejado sus pastillas. Desde que había entrado en el caso no había vuelto a ponerse, en cambio se había enganchado a unas pastillas de nuez molida con alguna especia tropical que le había conseguido Vargas.

-¡Que explicitó eres, picha!- casi gritó.

En ese momento se escucharon voces en el pasillo. Alguien había encontrado el cuerpo muerto en descansillo de la escalera. Los dos hombres se miraron. Sería complicado explicar que hacían allí y, además, Vargas no debía sospechar de la implicación de la Interpol en el caso. Sacaron las armas y se dirigieron a la puerta, las voces se hicieron más fuertes. Hablaban en checo. No había duda de que no eran hombres de Errante. Echevarri se asomó a la esquina y observó como una mujer mayor sacaba un teléfono.

-Vamos, antes de que llegue la policía.

Ambos hombres echaron a correr escaleras abajo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán. Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real. Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret,

De pienso para humanos

Nos volvemos gilipollas. Definitivamente, nos estamos ganado la extinción a pulso. Ejemplo práctico: Me han encargado un artículo sobre una nueva moda que está llegando a Europa: comer a base de pienso (llámalo "Comida en Polvo Nutricionalmente Completa"). Son varias las empresas (Joylent, Huel, KÜiK Mealque o Soylent, entre otras) que venden ese polvo que puede convertirse en batido, con el objetivo de que comamos rápido y sano; y con la mejor opción vegetariana y para cuidar el planeta. No es más que una moda que viene de: La idea postmoderna de que ya no existe tiempo para lo innecesario: comer ya no es un placer; es algo que hay que hacer para vivir y, por tanto, se puede delimitar en el tiempo. Muchos gimnasios, y tiendas asociadas, principalmente vinculadas a culturistas la recomiendan a sus deportistas, junto a otros componentes nutricionales que hinchan los músculos (la apariencia sobre el esfuerzo real, luego pasa lo que pasa) La cultura vegana y el ant

Aventuras de Fernán Garces. 1ª Entrada.

I 1488 Arguim El viento azotaba las velas y la nave se movía al vaivén de las olas. Paseé la mirada por la cubierta y vi rostros curtidos que rezaban atenazados por el miedo, pues el mar es madre del marino e igual que arrulla unas veces, castiga los pecados otras muchas. Y aquel día Dios Nuestro Señor parecía dispuesto a castigar los nuestros haciéndonos zozobrar frente a Arguim. La costa se mostraba desafiante, recortada en el cielo de la mañana aparecía grisácea cada vez que La Gitana se alzaba sobre las olas. —¡Maldita la hora en que decidisteis salir, Fernán! —me aferré al timón, ayudando a Jácome para mantenerlo firme. —Era necesario —respondí— Debíamos adelantarnos al resto para realizar esta empresa. —Voto a Dios, Fernán, que la locura de Pedro Cabrón sigue viva en vos. Mi risa fue acallada por el ruido de los truenos y la conversación interrumpida por el fuerte viento que acompañaba la tormenta. Temí por el velamen, pero ya era tarde para recoger el apare