Ir al contenido principal

Kid Betún

Hoy me he cruzado con una de esas personas que se ha compartido en mito dentro de la ciudad. Uno de esos hombres que, por culpa de la mísera vida, se ha visto abocado a una vejez casi en la calle. Kid Betún fue boxeador en su juventud y hoy vive en la ciudad trabajando de limpia botas, el mismo trabajo que le dio su nombre de guerra en el boxeo. «El que da recibe y el que recibe, da», repite el ex-boxeador una y otra vez. Y esa filosofía de vida la ha llevado a su nuevo estado. Hoy lo he encontrado pidiendo en un bar, algo que nunca antes le había visto y no he podido más que darle algo. Este hombre, que siempre ha luchado en su vida, parece haber perdido una batalla más. “No se puede trabajar con este tiempo”, me ha dicho antes de darme las gracias.

La vida de Kid ha dado demasiadas vueltas y se ha movido entre el drama, el cine épico y el cómico. Con 12 años se puso a abrillantar los zapatos de las clases pudientes del Cádiz de los 50. Con 14 años comienza a boxear como vía de escape a una situación familiar espinosa. Con este objetivo entró en el gimnasio de la Plaza de las Viudas a las órdenes de Soriano. En 1971 luchó con 39 grados de fiebre por el título de campeón de Andalucía, pero en el tercer asalto, Soriano tuvo que tirar la toalla. Las fiebres lo dejaron en cama durante meses. Pero peor que las fiebres fue su alocada vida que le llevó a perder su pequeña fortuna en fiestas.

La huida hacia adelante lo impulsó a viajar por todo el mundo y acabó alistándose como voluntario en la Legión Extranjera. En Las Palmas de Gran Canaria, e casó y tuvo tres hijos. A la muerte de su padre, el púgil volvió a su Cádiz y se quedó, hasta el día de hoy, siendo parte indispensable del paisaje local.

Y hoy lo he visto irse, sabiendo que es un hombre que ha trabajado toda su vida, peleando o luchando, y que ahora se queda en la nada. Él es la punta del iceberg de una sociedad marcada por la desgracia, que encuentra en la calle y en la caridad de los demás su único medio de vida. Como Kid otros muchos deambulan por nuestras calles buscando una ayuda que muchas veces le negamos.

Comentarios

MAMÉ VALDÉS ha dicho que…
Siempre que paseo por Cádiz, me había llamado la atención este personaje, Kid Betún, ahora conozco algo más de su historia, un saludo.
Anónimo ha dicho que…
A mí me dijeron que no fue él, sino uno de los hijos, el que se bebió el dinero de la familia, que nunca fue fortuna por aquello de que pelear era barato, los representantes se llevaban mucho dinero y, a fin de cuentas, Kid tampoco fue nunca un campeón famosísimo.

Como sea que fuere, ya lleva varios meses pidiendo.
Javier Fornell ha dicho que…
No, es cierto, nunca tuvo una gran fortuna ni fue un gran campeón. Tuvo su momento, pero jamás llego a ganar un campeonato. El resto es leyenda.

Pero no fue el hijo, fue el mismo el que se gastó lo que tenía (de hecho los hijos nacieron después, creo, tampoco sé mucho de su vida personal más allá de que vive solo en Cádiz y que tiene hijos "en algún lugar").

Y Mamé bienvenido a este rincón.

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán. Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real. Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret,

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase  Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales. Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas. Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin pr

De pienso para humanos

Nos volvemos gilipollas. Definitivamente, nos estamos ganado la extinción a pulso. Ejemplo práctico: Me han encargado un artículo sobre una nueva moda que está llegando a Europa: comer a base de pienso (llámalo "Comida en Polvo Nutricionalmente Completa"). Son varias las empresas (Joylent, Huel, KÜiK Mealque o Soylent, entre otras) que venden ese polvo que puede convertirse en batido, con el objetivo de que comamos rápido y sano; y con la mejor opción vegetariana y para cuidar el planeta. No es más que una moda que viene de: La idea postmoderna de que ya no existe tiempo para lo innecesario: comer ya no es un placer; es algo que hay que hacer para vivir y, por tanto, se puede delimitar en el tiempo. Muchos gimnasios, y tiendas asociadas, principalmente vinculadas a culturistas la recomiendan a sus deportistas, junto a otros componentes nutricionales que hinchan los músculos (la apariencia sobre el esfuerzo real, luego pasa lo que pasa) La cultura vegana y el ant