Ir al contenido principal

III. El tronco

-¿Jugando?- Annet nos miraba sin comprender. Y yo la entiendía. Es imposible que aquel ser hubiera salido de la nada. Pero algo había pasado y ahora estaba en la playa. Miro hasta la orilla, al higerment que comienza a levantarse mientras la gente huye. Escucho un aleteo y dirijo mis ojos al cielo. Otro ser igual vuela hasta la playa. El primero de los que había caído. Lanza agua en cada batida de alas y se muestra errático en su vuelo. Al final parece fijarse en la playa, y aterriza entre una nube de arena. Se acerca hasta el otro y le acaricia con el hocico en el lomo.

Jaume se levantó de un salto.

-Oye… Sí hay higerment ¿no habrá de todo lo demás?
-No creo, si eso fuese así tu serías un patoso guerrero y yo un maestro de magos… y ni lo uno ni lo otro.
-Claro, claro, yo soy el patoso. ¡Pues fui yo quién cazó al higerment ayer!, ah, ah, y también acabé con Martons, el rey de Enserado.
-¡Parecéis niños chicos!... no, no…. sois frikis- Annet ha comenzado a reír. Primero con una risa floja, nerviosa. Pero ahora ya ríe a carcajadas. Nos callamos a la vez y la miramos hasta que deja de reírse.
-Vale, pero sé que eso.

Miro a la playa y veo con asombro que los dos animales han emprendido el vuelo en dirección al mar. Bajamos a la orilla, el agua está tintada de rojo. Todo el mar se ha vuelto de ese color, al igual que el cielo ha cambiado, dejando paso a una tonalidad verde que acompaña a la noche. Buscó la luna, pero no la veo. Si veo dos grandes planetas. No necesito mirar a Jaume. Los dos sabemos que son.

-Imar y Anglysho…

Lo digo en voz alta, para convencerme de que son reales. Jaume asiente a mi lado mientras Annet mira sorprendida al cielo. Otros se han unido a nosotros en la orilla y todos hablan de lo mismo. El mundo ha cambiado. Algo ha ocurrido y ya nada es como es. Debería ser un sueño, pero algo me dice que no lo es. Es demasiado vívido para ser mentira. El ruido de aleteos nos empuja a todos fuera de la orilla. Annet corre junto a mí. Tropieza. Se cae y comienza a gimotear. Me giro justo en el momento en el que dos enormes águilas se lanzan sobre ella. Salto hacia delante. Jaume se ha girado a mi lado. Estamos sobre Annet, casi a la vez que las águilas. Jaume ha cogido un tronco de blanca madera que ha sido arrastrado por el mar hasta la orilla, las gotas rojas resbalan por él. Jaume lo blande como si fuera una espada, sin fuerza, mientras el agua rojiza le moja la mano. Alzo mis manos. Como si fuera el poderoso mago que soy en las partidas. Pienso en mi mente un hechizo. Jaume golpea a una de las aves, mientras la otra pasa sobre mi cabeza.

Annet se levanta, justo con el ala del ave me golpea y me hace caer. Caigo donde estaba ella y la veo de pie. Alza sus manos para protegerme y el ave vuela hacia ella. Jaume lanza el tronco hacia el ave, intentado desviar su picado vuelo. El tronco cae a mi lado, lo cojo, me levanto de un salto y lanzo una estocada con el tronco mientras aparto a Annet. Grita. Pero no de miedo. Ni de dolor. Grita de asombro mientras el águila emprende el vuelo. Noto un líquido caliente recorriéndome el brazo derecho. Aferro con fuerza el tronco y noto el suave tacto de la tela bajo mi palma. Miro sorprendido el acero blanco en el que se ha convertido el viejo tronco traído por el mar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Aventuras de Fernán Garces. 1ª Entrada.

I 1488 Arguim El viento azotaba las velas y la nave se movía al vaivén de las olas. Paseé la mirada por la cubierta y vi rostros curtidos que rezaban atenazados por el miedo, pues el mar es madre del marino e igual que arrulla unas veces, castiga los pecados otras muchas. Y aquel día Dios Nuestro Señor parecía dispuesto a castigar los nuestros haciéndonos zozobrar frente a Arguim. La costa se mostraba desafiante, recortada en el cielo de la mañana aparecía grisácea cada vez que La Gitana se alzaba sobre las olas. —¡Maldita la hora en que decidisteis salir, Fernán! —me aferré al timón, ayudando a Jácome para mantenerlo firme. —Era necesario —respondí— Debíamos adelantarnos al resto para realizar esta empresa. —Voto a Dios, Fernán, que la locura de Pedro Cabrón sigue viva en vos. Mi risa fue acallada por el ruido de los truenos y la conversación interrumpida por el fuerte viento que acompañaba la tormenta. Temí por el velamen, pero ya era tarde para recoger el apare

Toledo, una serie que se queda a medias

Ayer vi Toledo, y supongo que seguiré viéndola mientras sea capaz de soportar la calidad ¿interpretativa? de Maxi Iglesias (alguien, algún día, tendrá que explicar porque a este chico se le siguen dando protagonistas con los buenos actores que hay en España). Aunque como historiador, recreacionista y –mal- esgrimista no puedo más que ponerle algunos peros. 1º.- Cuando haces una serie histórica de pretendida calidad tienes que tener cuidado con los personajes reales. En la serie tenemos al Infante Fernando de la Cerda y al príncipe Sancho; el primero rondando los 16-18 y el segundo superando con creces los 20. Pero la realidad es que Fernando es el segundo hijo  de Alfonso X (nace en 1255) y Sancho es el tercer hijo varón  del rey (nace en 1258), con lo que en la serie debería tener 13-15 años. El primogénito, Alfonso Fernández, Señor de Molina y Mesa, es hijo natural y no entra en la línea sucesoria. 2º.- En varias ocasiones se le llama “príncipe” cuando hasta 1388, con el futu

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán. Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real. Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret,