Ir al contenido principal

Guía del viajero no precavido (VI)

O como recorrer Europa en 15 días visitando Suiza, Alemania, Austria, Hungría, Eslovaquia, Polonia e Italia. Más otros países, de paso. By Cathan Dursselev, Naty Mutambo, & Maríadel Monrri … Y ahora también Irenita.

Justificar a ambos lados
4º.- Los transportes no son como en España. No llegues tarde a la estación: perderás el tren.


Ya sé, ya sé. La palabra más repetida en las estaciones españolas en Retrasado, o Delayer, para nuestros visitantes extranjeros. Pero eso, querido viajero, no es igual en todo el planeta. En algunos lugares, aunque parezca un milagro, los trenes llegan a su hora. Debe usted, por tanto, tener cuidado con las horas, y los usos horarios. Recuerde que en Canarias es una hora menos… en otros lugares puede encontrarse con una hora más. Y llegar tarde a la estación está feo, pero llegar puntual y no haber cambiado las manecillas de su reloj no tendrá perdón de Dios.

Piense además, que más vale llegar pronto que tener que explicarle al revisor azerbayano que ha perdido el tren. Si ya es dificil hacerlo con un gaditano, imaginese explayarse en excusas en un idioma extranejero que ni usted ni el revisor extranejero dominan. Imagine la escena:

-ofu, pisha, creo que el tren es aquello que va por allí.
-Cohones, nos quedamo' en Diyarbaquir.
-Epera, illo, que por allí viene otro.
-Vamo a hablar con el revisor... ¿yu espiquin español?... No, ofú -(se lo dije, amigo, domine el idioma de Beckam)- espiquin english... ¿tampoco?, oju. Irá, ira, yo he perdio el tren, lost, i lost to the tren.

Y, al final, duermes en la estación, por llamarla de algún modo, entre dos burros o similar. Acurrucado sobre su maleta y acordandose del Casio negro con el que de chico jugabas a los penaltis con los botones del cronometro.... Ya se sabe, en ese momento, recurdas las letras una a una DELAYER

Comentarios

Entradas populares de este blog

Aventuras de Fernán Garces. 1ª Entrada.

I 1488 Arguim El viento azotaba las velas y la nave se movía al vaivén de las olas. Paseé la mirada por la cubierta y vi rostros curtidos que rezaban atenazados por el miedo, pues el mar es madre del marino e igual que arrulla unas veces, castiga los pecados otras muchas. Y aquel día Dios Nuestro Señor parecía dispuesto a castigar los nuestros haciéndonos zozobrar frente a Arguim. La costa se mostraba desafiante, recortada en el cielo de la mañana aparecía grisácea cada vez que La Gitana se alzaba sobre las olas. —¡Maldita la hora en que decidisteis salir, Fernán! —me aferré al timón, ayudando a Jácome para mantenerlo firme. —Era necesario —respondí— Debíamos adelantarnos al resto para realizar esta empresa. —Voto a Dios, Fernán, que la locura de Pedro Cabrón sigue viva en vos. Mi risa fue acallada por el ruido de los truenos y la conversación interrumpida por el fuerte viento que acompañaba la tormenta. Temí por el velamen, pero ya era tarde para recoger el apare

Toledo, una serie que se queda a medias

Ayer vi Toledo, y supongo que seguiré viéndola mientras sea capaz de soportar la calidad ¿interpretativa? de Maxi Iglesias (alguien, algún día, tendrá que explicar porque a este chico se le siguen dando protagonistas con los buenos actores que hay en España). Aunque como historiador, recreacionista y –mal- esgrimista no puedo más que ponerle algunos peros. 1º.- Cuando haces una serie histórica de pretendida calidad tienes que tener cuidado con los personajes reales. En la serie tenemos al Infante Fernando de la Cerda y al príncipe Sancho; el primero rondando los 16-18 y el segundo superando con creces los 20. Pero la realidad es que Fernando es el segundo hijo  de Alfonso X (nace en 1255) y Sancho es el tercer hijo varón  del rey (nace en 1258), con lo que en la serie debería tener 13-15 años. El primogénito, Alfonso Fernández, Señor de Molina y Mesa, es hijo natural y no entra en la línea sucesoria. 2º.- En varias ocasiones se le llama “príncipe” cuando hasta 1388, con el futu

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán. Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real. Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret,