Ir al contenido principal

Lobos (II)

La noticia fue confirmada a la mañana siguiente. La taberna del Tuerto, en el barrio bajo, habí­a sido asaltada por una manda de lobos. Los soldados no salí­an de su asombro y el capitán de la guardia juraba por todos los dioses que ninguna puerta habí­a estado abierta aquella noche, y que, si lo hubiera estado, era imposible que la manada hubiera entrado... y peor aún, salido de la ciudad.

La gente de los barrios más pobres mostraban su miedo, en la taberna habí­an sobrevivido muy pocos, y pese a lo dicho por el trovador, habí­an caí­do de todas las razas por igual. Los que habí­an entrado nada más terminar la carnicerí­a decí­an que la situación era aterradora. Y aquellos que lograron salir decí­an que el lí­der de la jaurí­a era un enorme lobo de pelo blanco como la plata y con unos ojos dorados que parecí­an cambiar de color como si de una llama se tratará.

Desde el gobierno de la ciudad se habí­a dado la orden de buscar a los lobos, pero no habí­a señal de ellos. Se ordenó que se reforzara la guardia, que se cerraran las puertas antes del anochecer -y no después como era costumbre- y se encargó a los cazadores reales realizar una batida en la ciudad y sus alrededores.

Esa noche se escucharon aullidos Frikigard y a la mañana siguiente se echó de menos a varios vagabundos. Nadie preguntó qué habí­a pasado con ellos.

Actaeon habían escuchado los rumores, que a muy pocas horas, ya estaban verificados y el licántropo no se quedo de brazos cruzados. Estaba en su naturaleza el plantearse el porqué de los hechos y la solución a los problemas. El lupino había sido creado por su madre y diosa, al igual que al resto de su raza, con el propósito de cuidar de los humanos, protegerlos del Wyrm y de ellos mismos, y por más que estos por, todos sus aberrantes actos, no mereciesen ni una gota de sudor lupina, él no podía rehusar a la misión con la que había sido concebido.

Lobos- pensó- esto es raro. No suelen entrar a las ciudades sin más, solo cazan venados o semejantes. La carne humana solo es una opción para quienes están en peligro, y este no es el caso.....

Conocía los sitios más privilegiados, secretos y altos existentes en la ciudad, producto de su búsqueda de soledad, pero en esta ocasión la solución no era ir a esos sitios, por más que pudiese ver hasta el rincón mas milimétrico de la ciudad. Por contra, la primera y la segunda noche tras la masacre, el garou comenzó a rondar la ciudad, de árbol en árbol, de tejado en tejado. Solo una estela de sombra podía verse en aquella milésima en la que posaba uno de sus pies en la rama o tejado. Aprovechando tan bien cada sombra que, para cualquiera que no tuviese una percepción muy elevada, sería prácticamente imposible detectarlo. Pero sabía que quien controlaba a los lobos si lo percibiría, y eso era precisamente lo que Actaeon deseaba.....

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Hat!, que verguenza!, como vas a poner la foto de Acta ahi?! xD...

Por otra parte, me hubieses pedido la version "grande" de la foto, sin pixel :P....

Seguire esperando las siguientes publicaciones ^^

Entradas populares de este blog

Aventuras de Fernán Garces. 1ª Entrada.

I 1488 Arguim El viento azotaba las velas y la nave se movía al vaivén de las olas. Paseé la mirada por la cubierta y vi rostros curtidos que rezaban atenazados por el miedo, pues el mar es madre del marino e igual que arrulla unas veces, castiga los pecados otras muchas. Y aquel día Dios Nuestro Señor parecía dispuesto a castigar los nuestros haciéndonos zozobrar frente a Arguim. La costa se mostraba desafiante, recortada en el cielo de la mañana aparecía grisácea cada vez que La Gitana se alzaba sobre las olas. —¡Maldita la hora en que decidisteis salir, Fernán! —me aferré al timón, ayudando a Jácome para mantenerlo firme. —Era necesario —respondí— Debíamos adelantarnos al resto para realizar esta empresa. —Voto a Dios, Fernán, que la locura de Pedro Cabrón sigue viva en vos. Mi risa fue acallada por el ruido de los truenos y la conversación interrumpida por el fuerte viento que acompañaba la tormenta. Temí por el velamen, pero ya era tarde para recoger el apare

Toledo, una serie que se queda a medias

Ayer vi Toledo, y supongo que seguiré viéndola mientras sea capaz de soportar la calidad ¿interpretativa? de Maxi Iglesias (alguien, algún día, tendrá que explicar porque a este chico se le siguen dando protagonistas con los buenos actores que hay en España). Aunque como historiador, recreacionista y –mal- esgrimista no puedo más que ponerle algunos peros. 1º.- Cuando haces una serie histórica de pretendida calidad tienes que tener cuidado con los personajes reales. En la serie tenemos al Infante Fernando de la Cerda y al príncipe Sancho; el primero rondando los 16-18 y el segundo superando con creces los 20. Pero la realidad es que Fernando es el segundo hijo  de Alfonso X (nace en 1255) y Sancho es el tercer hijo varón  del rey (nace en 1258), con lo que en la serie debería tener 13-15 años. El primogénito, Alfonso Fernández, Señor de Molina y Mesa, es hijo natural y no entra en la línea sucesoria. 2º.- En varias ocasiones se le llama “príncipe” cuando hasta 1388, con el futu

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán. Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real. Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret,