Ir al contenido principal

El boquetito

Aquel día teníamos que estar muy aburridos, sobre todo Cocom, Armando y yo. Porque comenzamos a excavar en la arena, con nuestras propias manos, un pequeño boquete. Nade del otro mundo, lo típico que cualquier chaval de 14 años se pone a hacer en la playa. Claro que nosotros lo hicimos en la parte de arena seca, sentados en círculo y hablando de vete a saber qué: posiblemente de rol y niñas en bañador –entonces no había tanto bikinis como ahora-.

Casi sin darnos cuenta, el círculo había crecido y nosotros tres estábamos sentados en él, dentro de él, mientras continuábamos hablando y la montaña de arena a nuestro alrededor seguía creciendo. Debo decir que yo debía estar por aquel entonces en buena forma física -algo que se entreve en la foto, donde estoy con las piernas por alto- porque cuando por fin nos cansamos de excavar, el fondo ya tenía agua y pudimos tumbarnos los tres a refrescarnos. ¡Imagínense la anchura del boquete!.

Pero lo mejor fue la cara de Rambo cuando, recién llegado a la playa, se asomó al orificio para soltar un taco y preguntar por nuestra locura. Había visto la anchura desde la escalera, pero no podía imaginarse que allí dentro estuvieran tres personas tiradas y, menos, que al levantarnos del suelo nos fuese imposible llegar con nuestras manos hasta la parte alta.

Eso si fue un mal trago, ver que teníamos que hacer escalones y, por tanto, tapar algo de nuestro boquete para poder salir. Con ayuda externa, todo hay que decirlo. Y, sobre todo, el trabajo de tener que volver a taparlo completo cuando el socorrista nos dijo que alguien podría caerse en el por la noche, tal vez nuestros hermanos buscando un rincón tranquilo para beber y ver las estrellas como nosotros haríamos un par de años después.

Así que tapamos el boquete, aunque durante todo el verano la zona quedó más hundida que el resto de la playa. Y eso, enterrarlo, fue más pesado y aburrido que abrirlo. Pero ¡que nos quiten lo excavado!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán. Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real. Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret,

De pienso para humanos

Nos volvemos gilipollas. Definitivamente, nos estamos ganado la extinción a pulso. Ejemplo práctico: Me han encargado un artículo sobre una nueva moda que está llegando a Europa: comer a base de pienso (llámalo "Comida en Polvo Nutricionalmente Completa"). Son varias las empresas (Joylent, Huel, KÜiK Mealque o Soylent, entre otras) que venden ese polvo que puede convertirse en batido, con el objetivo de que comamos rápido y sano; y con la mejor opción vegetariana y para cuidar el planeta. No es más que una moda que viene de: La idea postmoderna de que ya no existe tiempo para lo innecesario: comer ya no es un placer; es algo que hay que hacer para vivir y, por tanto, se puede delimitar en el tiempo. Muchos gimnasios, y tiendas asociadas, principalmente vinculadas a culturistas la recomiendan a sus deportistas, junto a otros componentes nutricionales que hinchan los músculos (la apariencia sobre el esfuerzo real, luego pasa lo que pasa) La cultura vegana y el ant

Aventuras de Fernán Garces. 1ª Entrada.

I 1488 Arguim El viento azotaba las velas y la nave se movía al vaivén de las olas. Paseé la mirada por la cubierta y vi rostros curtidos que rezaban atenazados por el miedo, pues el mar es madre del marino e igual que arrulla unas veces, castiga los pecados otras muchas. Y aquel día Dios Nuestro Señor parecía dispuesto a castigar los nuestros haciéndonos zozobrar frente a Arguim. La costa se mostraba desafiante, recortada en el cielo de la mañana aparecía grisácea cada vez que La Gitana se alzaba sobre las olas. —¡Maldita la hora en que decidisteis salir, Fernán! —me aferré al timón, ayudando a Jácome para mantenerlo firme. —Era necesario —respondí— Debíamos adelantarnos al resto para realizar esta empresa. —Voto a Dios, Fernán, que la locura de Pedro Cabrón sigue viva en vos. Mi risa fue acallada por el ruido de los truenos y la conversación interrumpida por el fuerte viento que acompañaba la tormenta. Temí por el velamen, pero ya era tarde para recoger el apare