Ir al contenido principal

Cadiz Medieval

Durante mucho tiempo se pensó que la ciudad de Cádiz en la Edad Media no fue más que una villa de pescadores. Nada más lejos de la realidad de una ciudad que, desde mucho antes de la llegada de los cristianos, ya estaba volcada en el comercio. No vamos a negar que la extensión de la vieja Gadir hubiera mermado considerablemente, ni la facilidad de encontrar referencias en las fuentes a sus viejas ruinas y no a su actividad comercial. Pero el desarrollo histórico de la pequeña urbe atlántica nos permite poder decir que, ya en los últimos siglos de dominio musulmán, la ciudad había comenzado a levantar cabeza. Muchos testimonios nos ayudan a pensar así:

Por ejemplo el hecho de que la ciudad se mantenga en poder del reino de Fez, pese a la lejanía y a la frontera natura del Estrecho, hasta que Alfonso X pose sus ojos en ella en 1272. Una ciudad amurallada que decenios antes fue capaz de repeler los ataques de los fogosos caballeros jóvenes que acompañaron a los reyes castellanos en su incursión por el sur peninsular. Y la existencia de esa muralla –que descubrimientos recientes en la zona de San Juan de Dios confirman- y de otros monumentos como los baños o la mezquita –todos documentados por las fuentes literarias- nos permiten hablar de una ciudad más prospera de lo que muchos han querido creer.

Pero mucho más significativa será la pronta presencia de comerciantes genoveses en la ciudad. Que ha llevado a algunos autores, como Rumeu de Armas, a defender una presencia anterior en Cádiz, produciéndose una simple sustitución de población musulmana por otra cristiana. Algo que, cada vez más, creemos correcto como parece deducirse de la pronta incorporación de la ciudad a los circuitos africanos. Son numerosos los testimonios árabes que nos presentan a los genoveses como aliados imprescindibles para el comercio, no así otras poblaciones cristianas, como la castellana, en constante guerra. Por tanto, solo la continuidad de población genovesa en la ciudad puede explicar esa rápida incorporación comercial, sin duda utilizando las mismas rutas ya usadas en época anterior.

Pero, sin lugar a dudas, el verdadero ascenso de la ciudad se producirá con la llegada de Alfonso X. Los privilegios comerciales con los que dotará a la ciudad –y que prácticamente convierten Cádiz en un puerto franco para los vecinos de la villa- abrirán la ciudad al gran comercio. Gracias a ellos, la ciudad comenzará a ejercer un monopolio de facto sobre el comercio con Berbería, que finalmente sería reconocido oficialmente por los Reyes Católicos. Cádiz comenzaba a experimentar lo que posteriormente sería el monopolio americano, y las riquezas y los grandes prohombres se asentaran en la Bahía.

La ciudad gozará en los últimos siglos del medievo de una prosperidad que será la base de los siglos de oro de la historia gaditana. Pero, y eso no debe pasarnos por alto, esos siglos donde Cádiz fue cabeza del mundo gracias al comercio americano, no se hubieran producido jamás sin el desarrollo del comercio y la experiencia acumulada por los gaditanos del medievo.

Por eso, desde esta pequeña ventana intentaremos, cada jueves, iluminar en parte la oscuridad que se asienta sobre la villa medieval. Intentaremos mostrar una realidad social y personal que esconde entre nuestros antiguos vecinos a grandes piratas como Pedro Cabrón; a importantes comerciantes como Polo Batista de Negrón –quién acogió a Cristóbal Colón en El Puerto de Santa María-; soldados como Juan Sánchez que participó activamente en las luchas sucesorias castellanas; conquistadores como Pedro de Vera o Alonso de Quintanilla que acudieron en busca de las riquezas que las Canarias ofrecían; comerciantes como los Fonte cuyo poder les permitió comprar el señorío de la Puente a los duques de Arcos; eclesiásticos como Rodrigo Alfonso de Argumedo, que llegó a ser obispo electo de Cádiz… y otros muchos personajes que conformaron un rico mosaico social y cultural.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Aventuras de Fernán Garces. 1ª Entrada.

I 1488 Arguim El viento azotaba las velas y la nave se movía al vaivén de las olas. Paseé la mirada por la cubierta y vi rostros curtidos que rezaban atenazados por el miedo, pues el mar es madre del marino e igual que arrulla unas veces, castiga los pecados otras muchas. Y aquel día Dios Nuestro Señor parecía dispuesto a castigar los nuestros haciéndonos zozobrar frente a Arguim. La costa se mostraba desafiante, recortada en el cielo de la mañana aparecía grisácea cada vez que La Gitana se alzaba sobre las olas. —¡Maldita la hora en que decidisteis salir, Fernán! —me aferré al timón, ayudando a Jácome para mantenerlo firme. —Era necesario —respondí— Debíamos adelantarnos al resto para realizar esta empresa. —Voto a Dios, Fernán, que la locura de Pedro Cabrón sigue viva en vos. Mi risa fue acallada por el ruido de los truenos y la conversación interrumpida por el fuerte viento que acompañaba la tormenta. Temí por el velamen, pero ya era tarde para recoger el apare

Toledo, una serie que se queda a medias

Ayer vi Toledo, y supongo que seguiré viéndola mientras sea capaz de soportar la calidad ¿interpretativa? de Maxi Iglesias (alguien, algún día, tendrá que explicar porque a este chico se le siguen dando protagonistas con los buenos actores que hay en España). Aunque como historiador, recreacionista y –mal- esgrimista no puedo más que ponerle algunos peros. 1º.- Cuando haces una serie histórica de pretendida calidad tienes que tener cuidado con los personajes reales. En la serie tenemos al Infante Fernando de la Cerda y al príncipe Sancho; el primero rondando los 16-18 y el segundo superando con creces los 20. Pero la realidad es que Fernando es el segundo hijo  de Alfonso X (nace en 1255) y Sancho es el tercer hijo varón  del rey (nace en 1258), con lo que en la serie debería tener 13-15 años. El primogénito, Alfonso Fernández, Señor de Molina y Mesa, es hijo natural y no entra en la línea sucesoria. 2º.- En varias ocasiones se le llama “príncipe” cuando hasta 1388, con el futu

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán. Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real. Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret,