Ir al contenido principal

El Hetero

El Hetero era un tipo singular desde la infancia. Uno de esos chicos que todos ven como chica. El polvorón de huevo de cada pandilla. Aquel al que se acusaba de sobar en la piscina, o al jugar a las guerras de caballitos en la playa. El que siempre estaba dispuesto a poner la oreja donde hiciera falta, con tal de saber por quién estaba cada cual. Vamos, uno de esos chicos que hay en todo grupo.

Pero el Hetero además era gaditano. Con ese acento que tienen los de aquí, orgulloso de ser viñero y cadista. Carnavalero y caletero. Lo tenía todo para ser un personaje que destacase. ¡Y vaya si destacaba!. Aún recuerdo cuando los niños, con esa veracidad que da la infancia, le insultaban al grito de ¡mariquita! Y él, muy ofendido, volvía los ojos en blanco y se daba la vuelta graciosamente para apartarse de ellos.

Muy pronto el Hetero comenzó a consumir revistar pornográficas, tal vez para demostrar su hombría. Desde el Playboy hasta el Private, pasando por esas revistas que el definía como “de camioneros”. Curiosamente, aquellas que más le gustaban eran las que salían hombres acompañando a las modelos, y cuanto más bruta la imagen, mejor.

-Las otras me aburren, tan artísticas- decía

Además, comenzó a salir con todas las chicas que se cruzaron en su camino. El Hetero tenía un imán para las niñas y eso hacía que todos le envidiáramos, aunque por detrás muchos dijeran que era maricón (en aquella época eso de gay no existía). Hay que decir que no era feo, con su pelo lacio y largo, y esos ojos claros que enamoraban a todas. Su forma de ser, educado y delicado. Romántico como solo él podría serlo. Lo que en boca de otros hubiera sonado como una broma, en la suya parecía lo más normal del mundo. Aún recuerdo un día, cuando ya teníamos 15 años, que llamó por teléfono a una chica:

-Buenas, señora, ¿está su hija?

-Sí, un segundo, en seguida se pone.

-Hola ¿María?. Solo llamaba para decirte que esta noche he soñado contigo vestida de blanco caminando entre flores rojas. Y bueno, solo quería que lo supieses porque, amada mía, eres la mujer de mi vida. ¿Vienes esta noche al cine conmigo?


Como se pueden imaginar nuestra cara, allí pegados al cristal de la cabina telefónica, era todo un poema. Si hubiera sido otro el que llamase, seguramente nos hubiéramos reído. Siendo él sabíamos que esa tarde, en el Multicines Nuevo, el Hetero le metería mano a María hasta donde quisiera.

Aunque todo esto, su forma de ser, su imán, nuestras envidias, no evitó que el Hetero fuese uno más del grupo. No excesivamente listo, no excesivamente tonto. Lento en algunas cosas, siempre era el último en coger los chistes o en darse cuenta de las cosas. Y eso hizo que el Hetero estuviera en el centro de muchas historias. Algunas de las cuales podrán leer aquí. Pero, permitánme que no dé datos de su persona, que no diga donde ni cuando lo conocí. Si en el colegio, en la Universidad, en Cádiz, o en Las Calas. Quienes lo conocen sabrán de quién hablo. El resto, disfrutará con sus historias... espero.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
ni puta idea de quien es....
Gaby
Javier Fornell ha dicho que…
jajajaja.... No te creas Gaby, puede que lo conozcas....

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán. Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real. Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret,

De pienso para humanos

Nos volvemos gilipollas. Definitivamente, nos estamos ganado la extinción a pulso. Ejemplo práctico: Me han encargado un artículo sobre una nueva moda que está llegando a Europa: comer a base de pienso (llámalo "Comida en Polvo Nutricionalmente Completa"). Son varias las empresas (Joylent, Huel, KÜiK Mealque o Soylent, entre otras) que venden ese polvo que puede convertirse en batido, con el objetivo de que comamos rápido y sano; y con la mejor opción vegetariana y para cuidar el planeta. No es más que una moda que viene de: La idea postmoderna de que ya no existe tiempo para lo innecesario: comer ya no es un placer; es algo que hay que hacer para vivir y, por tanto, se puede delimitar en el tiempo. Muchos gimnasios, y tiendas asociadas, principalmente vinculadas a culturistas la recomiendan a sus deportistas, junto a otros componentes nutricionales que hinchan los músculos (la apariencia sobre el esfuerzo real, luego pasa lo que pasa) La cultura vegana y el ant

Aventuras de Fernán Garces. 1ª Entrada.

I 1488 Arguim El viento azotaba las velas y la nave se movía al vaivén de las olas. Paseé la mirada por la cubierta y vi rostros curtidos que rezaban atenazados por el miedo, pues el mar es madre del marino e igual que arrulla unas veces, castiga los pecados otras muchas. Y aquel día Dios Nuestro Señor parecía dispuesto a castigar los nuestros haciéndonos zozobrar frente a Arguim. La costa se mostraba desafiante, recortada en el cielo de la mañana aparecía grisácea cada vez que La Gitana se alzaba sobre las olas. —¡Maldita la hora en que decidisteis salir, Fernán! —me aferré al timón, ayudando a Jácome para mantenerlo firme. —Era necesario —respondí— Debíamos adelantarnos al resto para realizar esta empresa. —Voto a Dios, Fernán, que la locura de Pedro Cabrón sigue viva en vos. Mi risa fue acallada por el ruido de los truenos y la conversación interrumpida por el fuerte viento que acompañaba la tormenta. Temí por el velamen, pero ya era tarde para recoger el apare