Ir al contenido principal

SAS


No sé a ustedes, pero a mi el SAS, o Servicio Andaluz de Salud, me da miedo. Miedo porque más que Servicio Andaluz de Salud, debería ser de Sorpresa. Pero de sorpresa mala. Uno entra en uno de nuestros hospitales y nunca sabe cuando va a salir. Es más. Uno entra sano y, de la espera para cualquier cosa, acaba malo. Y si es verano, ya ni les cuento. Algún día, algún técnico, tendrá que explicarme porque en julio y agosto se cierran la mitad de las camas en un lugar como Cádiz, donde el turismo se dispara en estos meses.

Pero es que, además, el SAS es un caos. Hace dos años sufrí una experiencia traumática. Me partí el dedo gordo de la mano derecha. Sí, ya se que no es nada del otro mundo, pero intente usar un ratón o un teclado con ese dedo escayolado. Imposible. Quince días haciendo de zurdo y un mosqueo enorme que empezó poco después de levantarme del sofá. Porque me partí el dedo levantándome de un sofá. Sí, sí, han leído bien, levantándome, que no levantándolo. Se hundió el cojín con mi dedo en el, y el resultado fue fractura del mismo, y vergüenza del resto de mí. Pese a todo me fui al sitio en el que trabajaba de voluntario diseñando una revista. Pero el dedo comenzó a engordar y mis compañeras –todas de la edad de mi madre- me dijeron que fuese a urgencias. Y allí que me fui. Al ambulatorio que hay en Cervantes, junto a una farmacia. Lo especifico para que no vayan en caso de urgencia.


Allí entré, con aquello más solo que la una. Solo yo y el funcionario.

-¿Qué le ha pasado?

-Me he fastidiado un dedo. El gordo, para ser exacto.

-¿Cómo ha sido?

-Levantándome de un sofá

-Pisha, ya te vale- la primera en la frente, y yo que ya tenía lagrimones en los ojos- dame la tarjeta del SAS

-No la llevó en lo alto, de hecho, creo que no tengo.

-Oju. Pues tu dni

Se lo doy, comienza a teclear en el ordenador, cada vez con peor cara. Y al final dice:

-Lo siento, no existes. No te puedo atender.

-¿Qué no existo?... ¡JODER, SOY BAJO, GORDO Y CALVO, PERO EXISTO!..... Creo....

- Esto dice que no, así que nada, pishita mía, a joderse.

En ese momento salió una doctora jovencita y hermosa de su despacho, o eso me pareció a mi al ver a mi salvadora, a mi princesa azul que cabalagaba hacía mí. Y que al ver el estado de nervios, y mi mano. Decidió atenderme con buenas formas, escayolándome el dedo y esas cosas que se hacen cuando uno se parte algo.

15 días después acudí al Puerta del Mar, y más de lo mismo. Malas formas, negación de mi existencia y finalmente, quitada de escayola con peores formas: golpeando el mostrador para mostrar mi enfado. Después de eso, decidí regularizar mi situación. Casi dos años después, ya tengo mi tarjeta verde. Menos mal que no tuve un accidente de coche en este tiempo. Sino aún estaría tirado en mitad del asfalto.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Te lo explico yo, que no soy técnico pero tengo una madre interina de auxiliar de enfermería.

En verano, el personal del SAS hace lo que todo hijo de buen vecino: cogerse vacaciones para desconectar de su trabajo. Hasta ahí, todo normal.

Como los virus no se van de vacaciones, lo normal sería llamar suficientes interinos como para cubrir las bajas vacacionales. Pero vaya, eso significa gastarse pasta.

Así que lo que se hace es cerrar un buen número de controles, dejando un personal mínimo para atender las necesidades del hospital, y que suele tener que meterse una pechá de currar tremenda. A poco que acuda al SAS más gente de lo normal, quedan desbordados.

¿Por qué los encargados no llaman más gente? Algunos sospechan que hay primas para los encargados de personal que acaban el año y han "ahorrado" dinero en personal. Y entrecomillo ahorrado porque, obviamente, el ahorro lleva parejo un peor funcionamiento, vamos, que no es ahorro alguno, es puro recorte.

Por supuesto, el personal es el primero en quejarse, porque acaba saturado y sin poder cumplir bien su misión. Por no decir que un montón de interinos no son llamados.

¿Tú te imaginas que eso pasara en educación?
"Ey, falta un profesor... ¡en vez de llamar un sustituto hagamos unamos varias clases, total, quien enseña a 30 puede enseñar a 90."

Y aun así, nos podemos dar con un canto en las heridas, porque en Madrid la cosa funciona peor. Aunque claro, allí apoyan de forma descarada la medicina privada. Aquí supongo que lo hacen soterradamente.
Javier Fornell ha dicho que…
Será eso, pero sigue siendo una putada para el enfermo.

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán. Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real. Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret,

De pienso para humanos

Nos volvemos gilipollas. Definitivamente, nos estamos ganado la extinción a pulso. Ejemplo práctico: Me han encargado un artículo sobre una nueva moda que está llegando a Europa: comer a base de pienso (llámalo "Comida en Polvo Nutricionalmente Completa"). Son varias las empresas (Joylent, Huel, KÜiK Mealque o Soylent, entre otras) que venden ese polvo que puede convertirse en batido, con el objetivo de que comamos rápido y sano; y con la mejor opción vegetariana y para cuidar el planeta. No es más que una moda que viene de: La idea postmoderna de que ya no existe tiempo para lo innecesario: comer ya no es un placer; es algo que hay que hacer para vivir y, por tanto, se puede delimitar en el tiempo. Muchos gimnasios, y tiendas asociadas, principalmente vinculadas a culturistas la recomiendan a sus deportistas, junto a otros componentes nutricionales que hinchan los músculos (la apariencia sobre el esfuerzo real, luego pasa lo que pasa) La cultura vegana y el ant

Aventuras de Fernán Garces. 1ª Entrada.

I 1488 Arguim El viento azotaba las velas y la nave se movía al vaivén de las olas. Paseé la mirada por la cubierta y vi rostros curtidos que rezaban atenazados por el miedo, pues el mar es madre del marino e igual que arrulla unas veces, castiga los pecados otras muchas. Y aquel día Dios Nuestro Señor parecía dispuesto a castigar los nuestros haciéndonos zozobrar frente a Arguim. La costa se mostraba desafiante, recortada en el cielo de la mañana aparecía grisácea cada vez que La Gitana se alzaba sobre las olas. —¡Maldita la hora en que decidisteis salir, Fernán! —me aferré al timón, ayudando a Jácome para mantenerlo firme. —Era necesario —respondí— Debíamos adelantarnos al resto para realizar esta empresa. —Voto a Dios, Fernán, que la locura de Pedro Cabrón sigue viva en vos. Mi risa fue acallada por el ruido de los truenos y la conversación interrumpida por el fuerte viento que acompañaba la tormenta. Temí por el velamen, pero ya era tarde para recoger el apare