Ir al contenido principal

De libertad y elecciones

Estamos en una época extraña, en la que la sociedad de polariza escudándose en en izquierdas y derechas. Así, vivimos un tiempo en el que las redes sociales se llenan de improperios e insultos al que no piensa igual que uno. Pero, ¿realmente hay alguien que piense exactamente igual que su vecino? Yo lo tengo claro: cada cual es cómo es y nada puede hacerlo cambiar. Y nada debe hacerlo cambiar, habría que decir.

Tratar de imponer nuestras ideas propias a terceros (o segundos, tanto da) es caer en la intolerancia más profunda. La que afecta al ser mismo de la persona. La que coarta lo único que realmente nos hace libres: la capacidad de pensar y tener nuestras idas. Porque las opciones a elegir nos las pueden coartar. Nos pueden impedir coger un camino u otro. Comprar tal o cual cosa también es sencillo de prohibir. Pero entrar en nuestras mentes e impedirnos pensar es imposible.

Sin embargo, en estos días, vemos cómo se trata de anular ciertas ideas e ideologías con el uso de la violencia (a Dios gracia) verbal por ahora. Pero el problema es cuando se vuelve a escuchar el cara el sol, o que ha llegado la hora de la revancha y dejar otros cuerpos en la cuneta. Y hacerlo por gente que, como yo, no vivió la Guerra Civil. Una guerra que lleva 80 finalizada y de la que ya quedan pocos supervivientes. Pero que sigue viva en el odio y el rencor de niños (sí, niños) de poco más de 20 años que creen que están en una verdadera batalla por la supremacía de sus ideas.

Si en toda Europa crece la extrema-derecha, como antes creció la extrema izquierda, en España no somos menos. Nos gustan los extremos, es algo que la Historia no has enseñado. Como nos gusta matarnos entre nosotros, eso también lo enseña la Historia. Y no importa de que lado se lance la primera piedra, ni el motivo para lanzarla. Al final, hay alguien que esconde el mano después de haber creado el caldo de cultivo necesario para separarnos. 

Para los que, como yo, creemos en el valor de la moderación y la tolerancia y que creemos que cualquier violencia (física y verbal) hace que las ideas pierdan su valor, es complejo ver esta sociedad. Complicado porque veo como se recortan todas nuestras libertades, y también la de pensamiento. Complicado por ver como salen partidos que desean acabar con los derechos del otro (ya sea gay, inmigrante, cazador, cristiano,...) sin ver que los derechos se regulan pero no se cortan. 

Espero de corazón que sigan existiendo redes sociales en las que lanzar eslóganes populistas y violentos. El día que salten a la calle, otro gallo cantará y acabaremos, otra vez, como el rosario de la aurora.

Por cierto: un gobierno de PP-C's-Vox en Andalucía es tan legitimo como el gobierno socialista en Madrid acompañado de todo el espectro de la izquierda española. Es lo que tiene la democracia, que pueden no gustarnos las ideas del otro, pero debemos respetarlas.   

Comentarios

Alejandra (Acabo de Leer) ha dicho que…
Estoy de acuerdo contigo en el 80% de lo que dices, que no es poco. Es importante, y más en esto tiempos, escuchar y respetar al otro e incluso llegar a entenderlo. La violencia verbal lleva, como mucho, a la violencia física y no al entendimiento y teniendo en cuenta nuestro pasado más reciente deberíamos hacer lo posible por evitar toda violencia. Ahora, yo no considero respetable ni me da la gana de escuchar las opiniones que van directamente contra las mujeres, los gays y los inmigrantes, pues no son opiniones son ataques y eso es lo que defiende un partido fascista como el de Vox. Ni lo quiero escuchar, ni lo quiero respetar y, mucho menos, lo quiero entender. Eso no quiere decir que vaya a atacarlos verbalmente pero si que voy a hacer una oposición brutal y si digo que Santiago Abascal es un subnormal, es porque así lo pienso. Y sí, es un gobierno legítimo porque así lo dicen las urnas y la gente, pero que también es un error mastodóntico lo veremos y bien poco, pues cuando se dejan a cuatro chiflados en el poder, después pasa lo que pasa.
Javier Fornell ha dicho que…
Sí, pero no. Yo no voy a defender esas ideas. Y desde luego no soy partidario de VOX. Pero hay que respetar lo que han dicho las urnas. Exactamente igual que tengo que respetar que el gobierno nacional se apoye en Bildu (cuyas ideas tampoco me gustan). Lo mejor de la democracia es que puede canalizar esas ideas extremas para moderarlas o acallarlas. Al menos, eso espero yo.

Entradas populares de este blog

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

La casa de los Espejos

En la Alameda, justo frente al monumento al Marqués de Comilla, hay una casa hoy restaurada y convertida en viviendas de lujo. Una casa señorial, con su torre mirador mirando al mar. Buscando en silenciosa soledad el regreso del antiguo dueño. Un capitán abnegado, obligado a partir continuamente para buscar el bien de su familia. De su mujer y su hija. Al pasear por la Alameda no puedo más que mirar a sus ventanas, hoy nuevas, buscando aquel visillo que hace años se movía con el viento que atravesaba el viejo caserón, mostrando el reflejo del sol sobre los viejos cristales que cubrían su pared. Alguna vez miré a la torre, esperando ver allí a la joven hija, oteando el horizonte, deseando que su padre regrese y, tal vez, le traiga un nuevo espejo.

Porque cuenta la leyenda que el capitán amaba a su hija y la mimaba creyendo, tal vez, que al cumplir sus deseos cubriría su ausencia. La hija le pedía a su padre un espejo, y él le traía uno de cada viaje, tantos que al final la casa se cubri…