Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2018

De libertad y elecciones

Estamos en una época extraña, en la que la sociedad de polariza escudándose en en izquierdas y derechas. Así, vivimos un tiempo en el que las redes sociales se llenan de improperios e insultos al que no piensa igual que uno. Pero, ¿realmente hay alguien que piense exactamente igual que su vecino? Yo lo tengo claro: cada cual es cómo es y nada puede hacerlo cambiar. Y nada debe hacerlo cambiar, habría que decir.

Tratar de imponer nuestras ideas propias a terceros (o segundos, tanto da) es caer en la intolerancia más profunda. La que afecta al ser mismo de la persona. La que coarta lo único que realmente nos hace libres: la capacidad de pensar y tener nuestras idas. Porque las opciones a elegir nos las pueden coartar. Nos pueden impedir coger un camino u otro. Comprar tal o cual cosa también es sencillo de prohibir. Pero entrar en nuestras mentes e impedirnos pensar es imposible.

Sin embargo, en estos días, vemos cómo se trata de anular ciertas ideas e ideologías con el uso de la viole…

De la Sororidad

En estos días, se leen muchas barbaridades entorno a una nueva palabra aceptada por la RAE: Sororidad. Reconozco que desconocía qué era la sororidad hasta su aparición y tras escuchar definición me pareció, cuando menos, curiosa. Pero, desde luego, una de las mejores inclusiones que ha tenido nuestro vocabulario. Sin embargo, es una palabra que parece no agradar a todos y son muchos los que se arrancan acusando a la RAE de caer en la presión del feminazismo. Y eso lleva a leer afirmaciones tan absurdas como la que sigue:

En ella se mezclan churras con merinas y Cataluña con igualdad. Lo peor, es que muchos creen que se trata de un término de nuevo cuño y no están de acuerdo con que se emplee sororidad para hablar de la fraternidad entre mujeres. "Para eso, ya existe hermandad", dicen doctos e indignados. Sin darse cuenta de dos cosas: que la palabra no es nueva (luego hablo de eso); y que la sororidad es un gran paso para conseguir que las mujeres (hija, madre, hermana, esp…

Saltar

A veces hay que mirar atrás. Ver todo lo bueno que te ha dado la vida durante años. Respirar hondo y saltar. Saltar hacia delante, buscando un camino que debe abrirse bajo tus pies. Que debes recorrer recordando que cada hecho pasado ha pasado por un motivo. Y que cada uno de esos motivos te han hecho ser cómo eres y te han dado fuerza para caminar seguro sobre este mundo.

Un mundo que no siempre es un camino de rosas. Que en ocasiones se llena de espinos (al fin y al cabo, las rosas tienen espinas para recordarnos que hasta lo más hermoso tiene un precio), pero que se abre con esfuerzo, con apoyo de los que tienes al rededor y con ilusiones.

Y en eso ando ahora, buscando nuevas ilusiones que acompañen a las viejas. Que sustituyan a las que se diluyeron con el tiempo. A los que se han borrado definitivamente hasta convertirse en un borrón en la agenda del año terminado.

Sí. A veces, hay que mirar atrás. Recordar todo lo bueno que la vida te ha dado. Dar gracias por ello, y saltar hacia …