Ir al contenido principal

Con papel de fumar


En mi tierra hay un dicho, que es común en media España, y que viene al pelo con la cuestión: "Cogérsela con papel de fumar". Y eso es lo que andamos haciendo en la actualidad, empeñados en lo políticamente correcto, en el lenguaje inclusivo no exclusivo y en la incorporación de etiquetas para diferenciarnos cada vez más en este patriarcado del correctismo.

El siglo XXI se ha convertido en la época de la guerra del internet. Este siglo en el que los blogs dejaron paso a Facebook para luego saltar a Twitter. En el que instagramers y youtubers se rifan la popularidad entre los jóvenes y se vuelven influencers. Todo muy en inglés para parecer más cool (¿o eso ya estará anticuado?). Pero lo que de verdad vivimos es el triunfo de la estupidez.

Una estupidez que lleva a censurar Harry Potter por apología de la magia. Que cubre los genitales de las obras de Egon Schiele por considerar pornografía su pintura. Que retira los cuadros de ninfas por considerarlos denigrantes para la mujer y dar una visión sexualizada de la misma. Esa misma estupidez que lleva a boicotear una película infantil, porque  el conejo protagonista acaba con su enemigo lanzándole bayas con un tirachinas aprovechándose de su alergia.

Estamos en un siglo en el que hemos pasado de la censura franquista a la censura de lo políticamente correcto. Un momento en el que cualquier cosa dicha puede ser utilizada en tu contra. En el que hemos dejado atrás la libertad de expresión para acabar en los juzgados a la primera de cambio. Y todo por no ofender.

Y ese es el gran problema. Somos tan pobres de espíritu que una ofensa nos hunde, como nos hunde el fracaso escolar. Por eso, hay que evitarlo a toda costa. Hay que lograr la felicidad ficticia, la impuesta casi. Esa que se muestra en las redes sociales pero que no se refleja en los ojos. Estamos en la época del parecer sin importar ser. Y eso nos destroza como sociedad.

Tanto es así, que nuestros derechos se diluyen y ya ni libertad de expresión tenemos. Pero no esa que se usaba para poder atacar al otro, no. La que perdemos es la real, la de poder decir lo que pensamos sin miedo a que nos ataquen los trolls. Esos que antes vivían bajo puentes en los cuentos de fantasía y que ahora se esconden detrás de teclados en asociaciones de todo índole y color.

Aunque traten de hacernos creer que estamos mejorando, una sociedad que desconoce que es una ofensa acaba muriendo por su propio peso. Por eso: sed incorrectos, pensad como deseís y exponerlo abiertamente. Nadad contra corriente. Hay que ser individuos libres y únicos y no convertirse en una oveja más del redil de lo correcto.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Tú no eres de Cádi' ni na'

Esto que voy a decir no es muy usual en mi tierra. Pero es mi realidad, única e intransferible. Soy gaditano, sí. He nacido en esta tierra y la amo como pocos. Me gusta su historia, su cultura y su gastronomía. Su mar y su monte, su bahía y su provincia. Hasta soy cadista de corazón y carnet: pero no me gusta el carnaval. No, al menos, el que ahora vivimos.

Me gustaba cuando íbamos a escuchar coplas, sabiendo que estos tres días eran los únicos en los que podríamos hacerlo. Me gustaba cuando el Carnaval era Carnaval y no una especie de cáncer que se ramifica por el día a día de mi ciudad hasta cubrirlo todo. Desde batallas de coplas en agosto, hasta el carnaval de julio, pasando por festivales de jazz carnavalesco. Que hay una boda, carnaval. Que hay una fiesta: carnaval. Que toca flamenco, seguro que algún carnavalero sabe cantar y aunque sea buen cantaor sacamos su lado comparsista.
Por eso, este año, decidí que solo saldría en carnavales si el trabajo me empujaba a ello. Pero el d…