Preguntas

¿Nunca te has preguntado por qué haces lo que haces? Yo sí. Más de una vez, de hecho. También me he preguntado muchas veces si merezco todo lo que me ha ocurrido y, claro, no tengo respuesta.

Con el tiempo, uno mira atrás y medita los pasos dados. Cada uno de ellos nos ha traído hasta aquí, sin importar si el camino que elegimos entonces fue correcto o no. Todas y cada una de las bifurcaciones que hemos cogido nos han hecho llamar hoy a esta puerta.

Al final, no te queda más respuesta que darte, que haces lo que haces simple y llanamente porque la vida te ha conducido hasta aquí. A veces, pocas, tienes suerte y ese encargo vital obligado te gusta y lo disfrutas (es mi caso); otras muchas, es un castigo cuasi divino impuesto por no sé sabe que mal cometido.

Pero si una cosa tengo clara, es que, haga lo que haga, el cometido más importante que tenemos cada uno de nosotros es buscar la felicidad. La nuestra y la de quienes nos rodean.

Un día escuche decir: "si cada uno limpiase la puerta de su casa, el mundo estaría limpio" y yo no puedo más que pensar que "si cada uno sonriese a la puerta de su casa, el mundo sonreiría"

Comentarios

Entradas populares de este blog

Nihil cognitum quin praevolitum

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera

Corona o Reino de Aragón