De esperanzas

A veces, la vida te da sorpresas. Unas negativas y otras positivas. Tengo que reconocer que en lo últimos tiempos han sido muy positivas y eso me ha hecho alejarme del mundo virtual en el que tan cómodo me movía. Apartarme de este rincón, en el que tantas veces amenazo con volver, y centrarme en otras cosas: mi mujer, mi familia, mis amigos o mi trabajo. También, no lo voy a negar, en otro tipo de escritos. Hasta hace relativamente poco, con mi Tesis doctoral, ahora con mi nueva novela.

Pero sé que le debo mucho a este pequeño rincón. Aquí comencé a publicar mis historias, mis anécdotas, presentes y pasadas, de una vida que se asemejaba bastante a la mía. Aquí me fui forjando como escritor, aunque esa palabra siga quedándome muy grande. Por eso, ahora que emprendo un nuevo proyecto profesional y que escribiré algunas entradas para el blog de Sur Tour me he propuesto volver aquí de forma más o menos seriada. No será diario como siempre hice, pero si de forma semanal. 

Tampoco será el mismo rincón de hace un año (¡yo no soy el mismo!) y variará lo narrado. Seguiremos mostrando algo de Historia (si todo sale bien, me veréis la cara, sino seguirá siendo escrito), historias cotidianas que no necesariamente me habrán ocurrido a mi, y algo de patrimonio.

Así que hoy, no hago más que desear que, realmente, pueda cumplir mi cometido. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Nihil cognitum quin praevolitum

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera

Corona o Reino de Aragón