Ir al contenido principal

Y Facebook lo mató...

Desde que facebook llegó a nuestras vidas todo ha cambiado. Pero, significativamente la forma de relacionarnos física o virtualmente. Si antes para lograr ver a alguien necesitabas un número de teléfono, ahora basta con dar tu cuenta de facebook (entre las nuevas generaciones esto se sustituye por instragam). Es más, aunque esa otra persona no te haya dado su cuenta, solo hace falta paciencia y un par de datos para llegar hasta ella. Algo que, por otro lado, me causa auténtico pavor.

Pero peor ha sido lo virtual, donde los blog han ido cayendo en el olvido y los blogueros se han ido trasladando hasta facebook. También yo he caído en ese error y aunque trato de subsanarlo y volver a pasar por aquí, sé que muchos de quienes en otro tiempo me leían hoy ya han dado por perdido.  Y, en cierta forma, es así ya que he perdido la costumbre de escribir —aunque solo sean unas pocas líneas— o de desarrollar en este rincón historias que luego ampliaba y crecían. En cierta forma, Catandur ha sido mi banco de pruebas, en el que testé a Jorge y a Pedro Cabrón; en el que comencé unas leyendas que —prometo— tras la vuelta del viaje de mi vida —allá por octubre— concluiré y prepararé para su publicación. 

Además, del fin de los blogs, se ha producido un daño colateral: desde Facebook y al calor de los [infernales] grupos han surgido nuevas "generaciones" (algunas queriendo asimilarse a las del 98 o del 27) de escritores que se retroalimentan lanzando miles ¡MILLONES! de publicaciones gratuitas o semi gratuitas (¡A un euro, oíga, por un eurito se lleva 300 páginas de la mejor de las mejores historias que jamas de los jamases haya leído! ¡Corran que nos lo quitan de las manos! Edición 3206 y subiendo) Y este es el peor "regalo" que nos ha dejado facebook y Amazón y Kindle.... la opción de que cualquiera que sepa juntar dos letras lance al ciberespacio sus libros como si de grandes obras se tratarán; mientras en facebook, amigos y otros escritores "generacionales" alaban, ensalzan y engrandecen lo creado. Y eso, a la larga, también ha afectado a los blogs, donde antes los autores lanzaban sus textos —algunos realmente buenos— y se basaban en el numero de lectores, en los comentarios o en el tiempo transcurrido en la página por el lector (sí, reconozcámoslo, todos lo hemos hecho) para saber si el texto tenía o no interés. Pero ahora el interés está en tener cuantos más amigos mejor, de esos que te dicen "que bueno eres, monito" pero jamás se leerán una página tuya porque lo que buscan es que tú leas las suyas.

Así que, al final, Facebook remató a los blogs, pero fue como la muerte de César: Brutus asestó la última de las 44 puñaladas; las otras, las dimos nosotros.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Sin comentarios

En este blog no se come por comentario, de hecho eres libre de expresar lo que quieras y opinar lo que quieras mientras no insultes a nadie que no sea yo. Y, quizá, algunos os preguntéis a que viene esto cuando precisamente no son muchos los comentarios que se leen en estas páginas. Y es que no hace referencia a este rincón, sino a esos otros en los que los comentarios son censurados por llevar la contraria al dueño del garito, mientras se permiten insultos fáciles a cualquiera que pase.
Por aquí pueden pasar, comentar si lo desean o no hacerlo si es lo que prefieren. No importa. Lo único que importa es mantener la libertad de expresión en esta red de redes que nos une a lo largo del planeta. Aquí y en todos los demás lugares es nuestro deber defenderla.